Camilo Blanes, hijo de Camilo Sesto: reclusión voluntaria y proyectos paralizados
  1. Famosos
APARTADO DE TODO

Camilo Blanes, hijo de Camilo Sesto: reclusión voluntaria y proyectos paralizados

Según nos cuentan en su entorno, no ha abandonado en estos meses la casa que ha heredado de su padre en Torrelodones ni da indicios de querer retomar su carrera

Foto: Camilo Blanes, hijo de Camilo Sesto: reclusión voluntaria y proyectos paralizados
Camilo Blanes, hijo de Camilo Sesto: reclusión voluntaria y proyectos paralizados

Sin noticias de Camilo Blanes. Ya lo avanzábamos en Vanitatis hace unos meses, había decidido guardar silencio y no desvelar ninguno de sus pasos a los medios de comunicación. Una medida preventiva que había servido también para que las preocupantes declaraciones de su madre, Lourdes Ornelas, dejaran de surtir efecto. En efecto, las polémicas remitieron por completo y no volvió a haber ni rastro de madre e hijo en los medios de comunicación.

La entrada en vigor del estado de alarma a consecuencia de la pandemia del coronavirus llegó cuando ya se habían apaciguado las aguas y desde entonces, tres meses después, Camilo Blanes sigue confinado en la casa de Torrelodones que ha heredado de su padre y no se le ha vuelto a ver en público (o al menos no ha trascendido). En su entorno nos dicen que en todo este tiempo no ha mostrado interés alguno por reactivar sus asuntos profesionales ni se comunica para dar directrices de ningún tipo. Cada vez parece más lejano el lanzamiento de su disco, con el que pretendía dar un salto cualitativo en su ya incipiente carrera musical.

El hijo de Camilo Sesto, en octubre en Alcoy. (EFE)
El hijo de Camilo Sesto, en octubre en Alcoy. (EFE)

El hijo de Camilo Sesto parecía habese dado un respiro mientras iba resolviendo todas las cuestiones relativas al legado económico y artístico de su progenitor. En ese sentido, hay que subrayar que ha ido cerrando los frentes que tenía abiertos. Quizás el que más titulares ha generado tras la muerte del artista el 8 de septiembre del año pasado ha sido el museo de Alcoy. Un proyecto que parecía salir adelante una vez se solventaron las enormes diferencias que mantenía con el antiguo administrador de su padre y albacea testamentario, Cristóbal Hueto, y con Eduardo Guervós, quien fuera mánager del intérprete de 'Algo de mí'. Por fin se ponían de acuerdo para determinar los fondos que iban a formar parte de este centro y se cerraba así la puerta a una posible batalla judicial que parecía inevitable si no se acercaban posturas. Sin embargo, la llegada del covid-19 ha supuesto un parón en la puesta en marcha de un proyecto para el que todavía hay que superar numerosas fases: seleccionar un local para albergarlo, adaptarlo a las necesidades y contratar a expertos museísticos para catalogar su legado y diseñar la colección.

Su disco, en un cajón

¿Qué va a pasar ahora con su disco? Esa es la gran incógnita, porque todo parece indicar que Camilo Blanes no tiene ninguna prisa por ultimar los flecos que puedan quedar pendientes. De momento, la pelota está en el tejado de la división mexicana de Universal Music, pues es allí donde lo grabó y donde dio sus primeros pasos musicales. Una de las hipótesis que se contempló hace unos meses es que fuera transferido a la división española de la discográfica, de la que es presidente Narcís Rebollo, marido de Eugenia Martínez de Irujo, pero por el momento parece un escenario poco plausible. Subrayamos este hecho porque no resulta fácil conseguir un contrato con una multinacional de esta magnitud.

Poco antes de que se decretara el estado de alarma, nos comunicaban en su entorno que no quería hacer nada y ahora parece no haber cambiado de opinión en absoluto. Tampoco necesita en la actualidad abordar ningún trabajo, pues dispone de liquidez más que suficiente, ya que se calcula que entre propiedades inmobiliarias y activos financieros podría haber heredado unos ocho millones de euros. Una cantidad que además se ve incrementada periódicamente con el cobro de los derechos de autor devengados por el enorme legado musical de Camilo que, no nos olvidemos, además de intérprete, era autor de sus canciones y también productor.

Adrián Reyes, productor del disco, y Camilo Blanes. (Instagram)
Adrián Reyes, productor del disco, y Camilo Blanes. (Instagram)

Sin embargo, Camilín, que es como se le conocía popularmente, sí dio durante este tiempo algunos pasos significativos que nos hacían creer que su vuelta a la vida pública podría estar cerca. En la primera semana de marzo se ha reabierto la hoja registral de Torrepeñote, la sociedad limitada que creó su padre el 19 de junio de 1990 para albergar "actividades de grabación de sonido y edición musical".

En la mencionada sociedad unipersonal se daba de baja a su padre fallecido y ahora Camilo Miguel Blanes Ornelas es el administrador único y accionista mayoritario. Sus cuentas estaban entonces perfectamente en regla, lo que evidencia la veracidad de las palabras de quienes bien conocían al intérprete de 'Amor.. amar', que había dejado todo muy bien atado y estuvo muy pendiente de sus cuestiones financieras hasta el final. En ese momento hablamos con el entorno de Camilo, que no nos supo precisar a qué se va a dedicar la mencionada sociedad, aunque en un principio parece que se está centrando en la gestión de algunos derechos editoriales.

En un principio, parece que Camilo Blanes se encontraría bien de salud, aunque su madre había alertado meses atrás de supuestos problemas que él mismo había desmentido en Vanitatis, y Eduardo Guervós, también en conversaciones con este medio, nos decía, una vez sellada la paz, que "yo le encuentro bien, normal. Todos lo vemos así. La única persona que piensa que está mal es su madre".

Camilo Sesto
El redactor recomienda