Marisa Paredes, la rebelde dama almodovariana que no quiso pasar por el altar
  1. Famosos
cumple 75 años

Marisa Paredes, la rebelde dama almodovariana que no quiso pasar por el altar

La actriz cumple tres cuartos de siglo conservando la elegancia de siempre. Actriz de carácter con éxitos internacionales en su haber, vive feliz junto a su pareja, Chema Prado

placeholder Foto: Elegante como siempre en el estreno de 'Dolor y gloria' del Festival de Cannes. (EFE)
Elegante como siempre en el estreno de 'Dolor y gloria' del Festival de Cannes. (EFE)

Becky del Páramo, Amanda Gris... Los nombres de los personajes que Marisa Paredes encarnó en el cine de Pedro Almodóvar (en 'Entre tinieblas', 'Tacones lejanos' o la icónica 'La flor de mi secreto') la han convertido en historia viva de nuestro cine. Su elegancia, su voz madura, a veces quebrada, han dado minutos de gloria a un cine español que la reconoció con el Goya de Honor en 2018.

La Marisa Paredes que no es actriz, la persona, es tan fascinante o más que el rosario de personajes que ha encarnado y que la han llevado, incluso, a formar parte del reparto de éxitos internacionales como 'La vida es bella'. Pocos saben, por ejemplo, que es capaz de cantar y que a punto estuvo de grabar un disco con canciones de Luis Eduardo Aute. Tampoco se sabe mucho acerca de las razones por las que nunca ha querido casarse. Este sábado cumple tres cuartos de siglo siendo soltera y una adelantada a su tiempo, como muestran muchas de sus discretas vivencias personales.

Pese a los reportajes de la revista 'Fotogramas' anteriores a la Transición, en los que mostraba un atrevido erotismo, Peredes nunca ha querido desvelar demasiado de su vida más íntima. De ella se conoce su compromiso político en unos inicios profesionales que tuvieron lugar a mediados de la década de los 60, cuando en España bullían las ansias de libertad. También que es enamoradiza, según ha confesado ella misma en varias ocasiones.

El periodista Manuel Román apuntaba, en uno de sus perfiles de estrellas patrias, que el comentarista cinematográfico Juan Francia destapó algunos de los gustos más íntimos de la actriz, que le confesó cómo le gustaba "hacer el amor" con los hombres por los que se sentía atraída en algún hotel. La propia Marisa dijo haber vivido un momento así en el Ritz de Madrid. Sin embargo, siempre fue muy cauta a la hora de manifestar sus romances en sus primeros años de carrera.

placeholder Marisa Paredes, como Leo en 'La flor de mi secreto' de Pedro Almodóvar, 1995. (Foto: Jean-Marie Leroy/El Deseo)
Marisa Paredes, como Leo en 'La flor de mi secreto' de Pedro Almodóvar, 1995. (Foto: Jean-Marie Leroy/El Deseo)

También contaba Román que Marisa es hija de la portera del número 13 de la plaza Santa Ana y de un trabajador de la fábrica de cervezas El Águila. El teatro, desde luego (el Español, situado en esa misma plaza) lo tenía muy cerca. De ahí que fantasease desde siempre con lo de ser actriz. Una vez lo fue, la prensa pudo saber algo más de su corpus amoroso. Por ejemplo, que vivió un romance con el actor de fotonovelas J.A. Mayans. También que mantuvo una relación duradera con una leyenda del cine español: el director y productor Antonio Isasi-Isasmendi. Comenzó a salir con él en la década de los 70 y ambos tuvieron una hija, María Isasi, que también se dedica al cine y la televisión. Lo de la actriz e Isasi-Isasmendi duró más bien poco (unos siete años) y, ya fuese por él o por ella, nunca derivó en matrimonio.

placeholder La actriz, en el Festival de Cannes de 2019. (EFE)
La actriz, en el Festival de Cannes de 2019. (EFE)

Hoy por hoy, Marisa es feliz junto a Chema Prado, exdirector de la Filmoteca Nacional y su pareja desde 1983. Con él tampoco ha sentido la necesidad de casarse que sí tuvieron otras muchas mujeres de su generación. La actriz y su pareja ofrecieron, hace un par de años, un reportaje en la revista 'AD' mostrando el apartamento de él en Torres Blancas, uno de los emblemas arquitectónicos de la capital.

En las entrevistas, Prado siempre ha contado que conoció a la actriz gracias a Pedro Almodóvar. "Acababa de rodar 'Entre tinieblas' y yo le pedí que me la presentara. Fue en Venecia", recordaba en 'La Voz de Galicia'. En esa misma charla, confesaba que Marisa y él suelen ejercer de anfitriones con grandes amigos como Jim Jarmusch. A menudo incluso les obsequian con una tortilla de patatas cocinada por ellos. "Marisa y yo hemos hecho varias para gente como Malkovich o Bertolucci, adictos a los pimientos de Padrón", aseguraba en uno de los pocos momentos en los que la pareja habla de su rutina.

placeholder La actriz y Chema Prado, en 2019. (CP)
La actriz y Chema Prado, en 2019. (CP)

Con pareja o sin ella, Marisa Paredes ha sabido mantenerse fiel a sus principios y también ha cultivado una elegancia que le ha valido elogios dentro y fuera de la pantalla. En el amor, siempre ha hecho lo propio. Para ella misma se queda la respuesta de si alguna vez pronunció aquello de "¿existe alguna posibilidad, por pequeña que sea, de salvar lo nuestro?".

Marisa Paredes Pedro Almodóvar
El redactor recomienda