El subidón de Joaquín Reyes: estajanovista de la comedia y superhéroe para sus hijos
  1. Famosos
rey de la cultura pop

El subidón de Joaquín Reyes: estajanovista de la comedia y superhéroe para sus hijos

El popular humorista manchego no deja de trabajar en cine, televisión y teatro, y ahora encima debuta en una nueva faceta profesional: la de novelista

Foto: Joaquín Reyes, en una foto de archivo. (Getty)
Joaquín Reyes, en una foto de archivo. (Getty)

Salieron de Castilla-La Mancha y lograron que las expresiones que usaban sus abuelos en el pueblo de Ciudad Real o Albacete las sigamos incorporando hoy en día en nuestro día a día. Un hito solo a la altura de Chiquito de la Calzada que también consiguieron los Chanantes.

Joaquín Reyes es todavía hoy la cara más visible de una pandilla talentosa que sigue dando mucha guerra como Ernesto Sevilla, Raúl Cimas, Carlos Areces, Julián López o Pablo Chiapella. Este revolucionario del humor y adalid de la imitación chusca se licenció en Bellas Artes y arrancó su carrera profesional en el legendario programa 'La hora chanante'.

Allí Joaquín, además de actuar y dirigir, diseñó los decorados, hizo las animaciones y la cabecera del programa. Luego encabezaría otros momentos clave del humor reciente en nuestro país como 'Muchachada nui' o 'Museo coconut', series, películas y obras teatrales. También ha presentado programas en televisión y radio, ha publicado libros de ilustraciones y hasta obras para niños en la añorada colección El Barco de Vapor.

Su estajanovismo en estas dos últimas décadas le ha hecho omnipresente en todos los formatos de la cultura y da la impresión de que no deja de trabajar un solo momento, aunque él reconoce que no tiene tanto curro. "Voy encadenando proyectos, la gente sigue confiando en mí, pero no son tantos y los escaleto bien", aseguraba recientemente en 'El Mundo'.

Pero este hijo y nieto de maestros que reconoce que escribe, actúa y dibuja "de manera digna" asegura que él de pequeño solo quería dedicarse a pintar la mona. "Yo quería ser ilustrador, vivir de dibujar. Eso ya hubiera sido la leche, que te pagaran por hacer dibujos me parecía una bicoca", confesaba en la misma entrevista.

Sumamente discreto en lo que atañe a su vida personal, su presencia en las redes sociales es escasa. De hecho, en Instagram, en vez de aparecer con su nombre y apellidos, se oculta tras uno de sus personajes más conocidos, Enjuto Mojamuto.

Foto: Joaquín Reyes, como Puigdemont en 'El intermedio'. (Antena 3)

Casado con su novia de toda la vida, una educadora infantil, tiene dos hijos para los que reconoce ser todo un superhombre. "Les encanta que me dedique a hacer reír a la gente, hace que me vean como una especie de superhéroe, porque el mío no es un trabajo típico de un padre, dedicarse a decir cosas graciosas. Muchas veces les he llevado al teatro conmigo para que vieran que hacer reír no deja de ser un trabajo", afirmaba en la revista 'Ser Padres'.

Criado en el seno de una familia donde se reían mucho y las bromas eran habituales, ha logrado trasladar un humor que nos recuerda a los mejores tiempos de Faemino y Cansado o los Monty Python a toda una generación de españoles y más lejos aún, contagiarlo a varios sucesores como los Venga Monjas o Miguel Noguera.

Además, lo que tiene más mérito, él y el resto de Chanantes lo han hecho sin apenas meterse en jardines. Nunca se han criticado entre ellos y poquísimas son las controversias que se les pueden atribuir. Si acaso, su criticada aparición como presentadores en la infausta gala de los Goya en 2018.

placeholder Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla, en la gala de los Goya. (Getty)
Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla, en la gala de los Goya. (Getty)

'Las chorradas de Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla hunden los Goya' o 'Espectáculo bochornoso, sin gracia, sin ritmo, sin precisión, sin humor y llena de fallos' fueron algunos de los titulares que se pudieron leer tras la ceremonia.

"Yo me fui a dormir convencido de que lo habíamos hecho bien", decía Joaquín al día siguiente en 'El Periódico'. Pero cuando empezó a recibir demasiados mensajes en el móvil, se empezó a preocupar. "Me preguntaban cómo estaba, como si me pasara algo. Cuando leí un mensaje de mi primo que me decía 'os están cayendo muchas hostias, pero a mí me gustó', me di cuenta de que algo había fallado".

Con aquel disgusto enterrado en el pasado, el manchego debuta en la novela con 'Subidón' (Blackie Books), una lectura frenética y desternillante sobre la vanidad y la hipocresía en el mundo de la farándula y sobre nuestras dudas más íntimas, a la que traslada su pasión por la literatura rusa más sesuda para demostrarnos que el humor es en realidad una cosa muy seria.

Joaquín Reyes Ernesto Sevilla
El redactor recomienda