Logo El Confidencial
La intrahistoria de los premios

Fiestas, bocadillos y zapatos apretados: lo que nadie te contó de los Goya 2018

Vanitatis se ha colado en las tripas de una gala, que ha sido bastante vapuleada en las redes, para contarte lo que se vive in situ pero no se ve desde casa

Foto:  El escenario de los Goya una vez terminada la gala. (Gtres)
El escenario de los Goya una vez terminada la gala. (Gtres)

Son frenéticos, todo el mundo corre de aquí para allá y la sensación de no llegar a tiempo es más habitual de lo que parece. Los Premios Goya, celebrados desde hace unos años en el Hotel Auditorium de Madrid, son una experiencia entre lisérgica y verborréica. Todo el mundo sale vivo de ella pero su resaca da para análisis que se salen de lo puramente cinematográfico. Este año, tocaron las sorpresas: 'La librería' se impuso a la favorita, 'Verano 1993'; los Javis demostraron su poder de convocatoria aunque 'La Llamada' se fuese casi de vacío y las mujeres estuvieron en boca de todos. Sin embargo, hubo mucho más que premios.

[LEE MÁS: Premios Goya 2018: 'Handia' arrasa y 'La librería' sorprende]

'Vanitatis' se desplazó hasta el lugar de los hechos para ir un poco más allá y saborear el acontecimiento más mediático (y peculiar) de aquellos que tienen que ver con nuestro cine. Este fue el resultado:

Los vídeos con sello de los Javis:

No se extrañen si, de repente, esta semana las televisiones de nuestro país se llenan de grabaciones de Javier Calvo y Javier Ambrossi. Los chicos revelación de la temporada tuvieron que pasar a la carrera por la parte final de la alfombra roja. ¿La razón? Habían pasado demasiado tiempo grabando vídeos. De hecho, no hubo petición de una sola cámara que no atendiesen. Los creadores de 'Paquita Salas' y 'La Llamada' dieron vueltas sobre sí mismos, bailaron, se besaron y mandaron saludos desde Murcia a Logroño. Solo faltó que les pidiesen bailar jotas pero apostamos lo que sea a que también lo habrían hecho.

Friendship never ends.

Una publicación compartida de Javier Calvo (@javviercalvo) el

Los zapatos apretados de Paco Plaza:

Su 'Verónica' no tuvo mucha suerte entre los premiados, pero es evidente que Paco Plaza es un hombre (y un director) elocuente y que ha conseguido colar el cine de género entre las nominadas a Mejor Película, toda una hazaña en las costuras estrechas de los premios del séptimo arte. Mientras contestaba preguntas en la alfombra roja tuvo tiempo para confesar algo más mundano. Y es que, aparte de estar contento por el sello reivindicativo y feminista de la noche, también le apretaban los zapatos. Ya se sabe, no se puede estar guapo sin sufrir un poco.

 Paco Plaza posando en el photocall. (Gtres)
Paco Plaza posando en el photocall. (Gtres)

El momento 'What the fuck' en la sala de prensa:

Durante la gala, estar en la sala de prensa supuso todo un barómetro para imaginar cómo podía estar reaccionando el público en su casa. El instante que dejó boquiabiertos a los periodistas tuvo que ver con la broma que hizo Isabel Coixet al recoger su premio como mejor directora; una coña que pareció entender solo ella. "No es por nada pero mi madre está mucho más delgada que Julita", afirmó refiriéndose a la (celebérrima) progenitora de Gustavo Salmerón, autor de 'Muchos hijos, un mono y un castillo'. ¿Demasiado nerviosa para articular bien su chanza? No sabemos si a Julita le sentó muy bien que hablasen de sus kilos.

 Momento agobio de Isabel Coixet en la sala de prensa. (Gtres)
Momento agobio de Isabel Coixet en la sala de prensa. (Gtres)

La 'oculta' Beatriz Montañez:

Y hablando de Gustavo Salmerón… pocos recordaban que su mujer (y la nuera de la inefable Julita) era Beatriz Montañez la, entre muchas otras cosas, presentadora fugaz del programa 'Hable con ellas'. El director prefirió dar protagonismo a su madre en la alfombra roja y en los prolegómenos de la gala y no posó junto a su buena esposa. Montañez solo surgió de las 'sombras' una vez estuvo bien sentada en la platea y su marido y su suegra salieron a recoger premio. Fue entonces cuando las cámaras de Televisión Española captaron sus característicos ojos sonrientes.

 Gustavo y su madre recogen el premio mientras Beatriz aplaude desde el patio de butacas. (Vanitatis)
Gustavo y su madre recogen el premio mientras Beatriz aplaude desde el patio de butacas. (Vanitatis)

El hambre de Javier Gutiérrez:

El Mejor Actor de los Goya gracias a su desnuda (sí, de forma literal) interpretación en 'El Autor' llegó con su habitual sencillez y simpatía a la sala de prensa para atender a los periodistas. Cuando le preguntaron cuál era su deseo en esos momentos lo tuvo claro. "Un bocadillo o algo. Me muero de hambre". Fue una compañera de la prensa, bien provista de sándwiches, la que le acabó dando algunos. Y así, con todo el glamur de su Goya en las manos, el inolvidable protagonista de 'La Isla Mínima' también salió de la sala bien provisto de bocadillos. Que por mucho fulgor que de los premios y los trajes de gala que veamos, el hambre es el hambre.

 Javier Gutiérrez posa con su Goya. (Gtres)
Javier Gutiérrez posa con su Goya. (Gtres)

La fiesta más marchosa:

No piensen en la casa de los Javis, no. De todas las celebraciones posteriores a la ceremonia de los Goya, aquellas en las que podemos ver a actores, directores, maquilladores y guionistas en modo desenfadado, la de la distribuidora Warner es la más codiciada. Al menos, esa era la comidilla de todos aquellos que soñaban con compartir un buen baile o una copa con los miembros del cine español. Otras, como la de 'La Librería' (algunas películas tiene su propia celebración, aparte de la general) estuvieron muy concurridas.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios