Comida dominical en familia... y en un palacio
  1. Gastronomía
planes gastro

Comida dominical en familia... y en un palacio

Domingo. Salida familiar para comer con la chiquillería. ¿Te imaginas disfrutar de una comida de primera en un entorno palaciego... y sin que los chavales te den la vara? Sigue leyendo

Foto: Gastronomía y planes para un domingo diferente.
Gastronomía y planes para un domingo diferente.

El domingo comemos fuera. ¿Qué sientes al oír esta frase? Posiblemente sea un recuerdo nostálgico -de un tiempo en el que nos repeinaban con colonia y nos vestían de bonito para estas ocasiones-, pero también puede que, en tu memoria, esas comidas familiares sean un tostón de campeonato. O que ahora que ya no eres hijo, sino padre, ya no se te ocurra qué plan hacer para entretener a unos chavales que no encuentran vida más allá del Whatsapp.

Así se hace nuestra vida, de momentos, y para ayudar a que tanto chicos como mayores disfrutemos de esos momentos en que nos reunimos, traemos hoy una propuesta diferente. Se trata de una experiencia gastronómica, pero también de una aventura artística y cultural (y de un tiempo de relax para que los adultos vivamos una sobremesa en calma).

El entorno. Nos vamos al jardín renacentista del hotel Gran Melía Palacio de los Duques, en pleno barrio de los Austrias. Se trata de un palacio del siglo XIX que cuenta con un protagonista que se cuela por todos los espacios: Velázquez. Este entorno palaciego se pone a disposición de los clientes, que, sobre todo ahora que comienza a restallar la primavera, refrescarán vista y oído en el espacio verde y mágico de este jardín

La comida. La propuesta es un menú foodie que comienza más que bien con un trolley de vermús que nos llega acompañado de botánicos y cítricos. Vale, hasta aquí el plan es solo de adultos, pero enseguida llega el resto: desde jamón -con un maestro cortador allí mismo- a cinco tapas frías y cinco calientes (sí, tapas tapas, que hablamos de bocadillo de calamares, mejillones, pulpo…) del restaurante Coroa Gallery Lounge & Gardens del hotel. Y después, el plato de los domingos familiares por excelencia: paella. Una paella que se hace allí mismo, a la vista del personal. Rematamos con el candy bar, un carrito de dulces y tartas.

La chiquillería. Aquí son bienvenidos los niños, a los que no se reñirá por corretear por el jardín. Como es fácil que, dado que no les regañan, se cansen, se han organizado unas clases de pintura creativa en lienzo tradicional y lienzo electrónico, dirigidas por un profesor especializado e impartidas en el jardín. De dos a tres horas sin niños. No digo más. Bueno, sí: el hotel cuenta con un Kids Corner, con juegos y decoración especial.

Si te animas, piensa que, en los meses de primavera y verano, podrás disfrutar del verano desde media mañana hasta la caída de la tarde. El precio, 45 euros por persona; 25 euros niños de 5 a 12 años; y gratuito para niños hasta cinco años.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Planes con niños Restaurantes de Madrid Tendencias gastronomía Gastronomía
El redactor recomienda