Cristina Valls Taberner se queda sin viaje de novios
  1. Noticias
NOTICIAS

Cristina Valls Taberner se queda sin viaje de novios

Francisco Reynés y Cristina Valls Taberner, que se casaron en la Toscana el pasado 4 de mayo ante tan sólo veinte invitados, se han quedado sin

Foto: Cristina Valls Taberner se queda sin viaje de novios
Cristina Valls Taberner se queda sin viaje de novios

Francisco Reynés y Cristina Valls Taberner, que se casaron en la Toscana el pasado 4 de mayo ante tan sólo veinte invitados, se han quedado sin viaje de novios. Las obligaciones profesionales de ambos, más la vida familiar del consejero de Abertis, que tiene tres hijos en edad escolar, ha hecho imposible que la pareja hiciera efectivas sus vacaciones nupciales. Lo dejarán para más adelante, coincidiendo con el fin de curso de los hijos. También tienen pendiente la fiesta de boda con los amigos y familiares que no acudieron a la ceremonia organizada en la Villa Castiglione della Pescaia, un lugar idílico donde pudieron mantener su privacidad. Parece que la reunión, prevista para unos 400 invitaos, tendrá lugar en la casa que Francisco Reynés tiene en la Costa Brava. Aunque no es vinculante, podría ser que se retrasara hasta que Enrique Lacalle, tío de Cristina, se recupere tras un susto de salud.

Lo que sí ha hecho el matrimonio ha sido una especie de presentación oficial en Madrid. La pareja acudió al Open de Tenis que se celebra estos días en la Caja Mágica. La empresa en la que Reynés es consejero delegado, Abertis, forma parte de los patrocinadores de la competición deportiva y de ahí que fuera la excusa para esta aparición pública en un lugar repleto de fotógrafos y redactores que dan buena cuenta de los vips que acuden a cualquier hora. Y más si ocupan palcos como fue su caso.

El matrimonio eligió el partido que enfrentaba a Murray contra el francés Gilles Simon. Aparecieron a última hora seguramente para llamar la atención lo menos posible, aunque a diferencia de otras veces pasar desapercibidos no era esa noche la cuestión más importante. Cristina, que sigue manteniendo su piso de soltera en el barrio de Salamanca, se ha adecuado perfectamente a su nueva vida en Barcelona, donde se instaló una vez que su relación con Reynés pasó de la amistad a un noviazgo en toda regla. El consejero de Abertis, de 53 años, viudo y con tres hijos, tenía su vida organizada, a la que se acopló sin problemas la empresaria.

Un matrimonio de empresarios

El matrimonio tiene muchos puntos en común además de una formación y currículo muy completo. Francisco Reynés Massanetes es un ejecutivo, licenciado en Ingeniería Industrial por la Universitat Politècnica de Catalunya y con un máster en Administración y Dirección de Empresas por el IESE. Fue director general de Gas Natural, consejero delegado de la cementera Uniland, responsable de la textil Dogi y directivo en empresas como Volkswagen y Johnson Controls. En la actualidad es consejero delegado de Abertis, empresa de infraestructuras que gestiona el 59% de las vías de peaje de España.

Por su parte, Cristina Valls Taberner, hija de Lluís Valls Taberner, el que fuera presidente del Banco Popular, estudió Cunef, tiene varios másteres y sabe inglés y francés, este último idioma como lengua materna. Cuando terminó la universidad pasó temporadas en Suiza, Londres y Nueva York haciendo sus prácticas primero y después como contratada de lujo gracias a su preparación. Ha dirigido sus propia empresa Cris&Cris y también se encarga de sus inversiones financieras y de las de algunos miembros de su familia. Es también consejera de un banco en Brasil.

Cristina Valls Taberner