Logo El Confidencial
DE PACO GONZÁLEZ A MARÍA ESCARIO

Cuando tu mayor fan es tu peor enemigo

Pasar de una vida privada a la pública no siempre es fácil. Son muchos los que sueñan con lograr la fama pero hay quienes el éxito les juega una mala pasada

Foto: Cuando tu mayor fan es tu peor enemigo

Pasar de una vida privada a la pública no siempre es fácil. A pesar de que son muchos los que sueñan con lograr la fama, hay quienes el éxito les juega alguna mala pasada. Aunque la popularidad cuesta, lo cierto es que en ocasiones ésta se convierte en un arma de doble filo si no se maneja bien. Sin embargo, son a veces los seguidores quienes hacen de esa fama una obsesión que llega, incluso, a ser incontrolable.  Esto es lo que sucedió el pasado miércoles cuando Laura Gallego Fernández, de 25 años, apuñaló varias veces a Mayte, la mujer de Paco González, con la clara intención de matarla. María, la hija del periodista deportivo, también resultó herida leve después de que lograra huir para pedir ayuda.

La obsesión de esta joven, que llegó a contratar los servicios de un sicario búlgaro para acabar con la vida de la esposa de Paco González, además de amenazarle -“Te voy a arruinar la vida”, dijo en uno de los varios mensajes que le envió-, es el último ejemplo de cómo un seguidor puede acosar a un famoso hasta límites insospechados.

Mark David Chapman, asesino del cantante John Lenon
Mark David Chapman, asesino del cantante John Lenon
Sin embargo, el periodista no es el único que ha sufrido la ceguera de una seguidora. El caso más famoso y uno de los más lejanos en el tiempo es el de Mark David Chapman, que asesinó el 8 de diciembre de 1980 a John Lennon en Manhattan con el único deseo de buscar la fama y la notoriedad. “Sentí que matando a John Lennon me convertiría en alguien y en vez de eso me convertí en un asesino y lo asesinos no son alguien”, dijo en una entrevista concedida a los funcionarios encargados de otorgarle o negarle la libertad condicional en el año 2000. “Fue una decisión terrible por acabar con la vida de otro ser humano. (…) Tenía una lista de personas y él estaba en el tope. Me parecía el más accesible”, confesó. En dicha lista se hallaban los nombres de Ronald Reagan, Paul McCartney o Elisabeth Taylor. 

Bastante más suerte tuvo Mónica Seles, que el 30 de abril de 1993 fue apuñalada ante 6.000 espectadores por un fanático que truncó una de las carreras más brillantes del tenis mundial. Enfermo mental, Günter Parche, un alemán de 38 años, nunca pudo perdonar a Seles que ganara a la también tenista Steffi Graf, con la que estaba obsesionado, en el último partido y le arrebatara el número uno mundial.

Mónica Seles siendo atendida después de que un fanático le apuñalara en 1993
Mónica Seles siendo atendida después de que un fanático le apuñalara en 1993

Madonna es otro. La cantante estuvo durante años recibiendo cartas de amor de un seguidor obsesionado con ella y que entró en su casa en tres ocasiones con la intención de cortarle el cuello “de oreja a oreja”. Catherine Zeta-Jones, que fue acosada por Dawnete Knight, una mujer que conoció en una fiesta y que se obsesionó con ella hasta el punto de amenazarla con “cortarla en finas lonchas para dárselas a comer a sus perros” y el director Steven Spielberg, que a punto estuvo de ser secuestrado por un fan obsesivo que entró en su casa con esposas, cinta aislante, cloroformo y un cúter, son otros ejemplos.

La actriz Sara Casanovas en 2010 (I.C.)
La actriz Sara Casanovas en 2010 (I.C.)
En el terreno patrio, el caso que más portadas ocupó fue el de la actriz Sara Casasnovas, que a la salida del teatro Reina Victoria de Madrid en 2009, donde representaba la obra La noche de la iguana, sufrió un intento de agresión con una ballesta por un alemán nacionalizado en Angola, Arndt M., que disparó una flecha que se clavó, por suerte, en la chaqueta de un trabajador del teatro. Obsesionado con la actriz desde el 2008, Casasnovas declaró que llevaba varios meses recibiendo cartas en las que el agresor le declara su amor después de haberla visto en el Canal Internacional de Televisión Española. 

Nombres como María Escario o Juanma Castaño también han sido blanco de ataques por parte de seguidores que han llevado su admiración por ellos a límites que rozan lo enfermizo. En el caso de la periodista de TVE, tuvo que denunciar a uno de sus seguidores después de que éste le amenazara de muerte. “La pena es que no te matara el ictus… Volveremos a intentarlo…”. Por ese mismo calvario pasó también su compañero de profesión después de confesar que durante un mes y medio estuvo recibiendo amenazas como “vamos a asesinar a ese gusano” o “vete preparando tu ataúd, mierda seca. Cada vez te queda menos. Voy a por ti y a por los tuyos”. El periodista llegó a sentir pánico.

La cómica y presentadora de la gala de los Premios Goya durante dos años, Eva Hache, también fue amenazada de muerte en Twitter. “Puta, voy al teatro y te apuñalo delante de todo el mundo. (…) Yo que tú no saldría sola de casa”, escribió un usuario de esta red de microblogging, casualmente el mismo usuario que meses antes había insultado y amenazado a Andreu Buenfuente.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios