Logo El Confidencial
ÚLTIMA VOLUNTAD SIN SORPRESAS

Abierto el testamento de la duquesa de Alba

Tras la reunión que tuvieron los hijos y el viudo el 16 de diciembre con motivo de la apertura del testamento, la vida cotidiana ha vuelto al palacio madrileño de Liria

Foto: La duquesa de Alba acompañada de su marido, Alfonso Díez, en una imagen de archivo (Gtres)
La duquesa de Alba acompañada de su marido, Alfonso Díez, en una imagen de archivo (Gtres)

Tras la reunión que tuvieron todos los hijos y el viudo Alfonso Díez el pasado 16 de diciembre con motivo de la apertura del testamento que se realizó en una de las dependencias del palacio, la vida cotidiana ha vuelto a Liria. Carlos, el primogénito y actual duque de Alba, es ahora quien se encarga de tomar las decisiones domésticas, aunque, como dicen las amistades de toda la vida, “Liria y Dueñas tienen ya una estructura organizada por Cayetana donde no hace falta cambiar el día a día porque así funciona perfectamente”. De hecho, el día que abrieron las últimas voluntades no hubo novedades, igual que tampoco con su contenido, como informaba este fin de semana LOC. Alfonso Díez recibía su cuota viudal como exige la ley. Aunque en este punto tampoco habrá sorpresas, ya que Díez es un hombre poco ambicioso.

La apertura del testamento la realizó Emilio Ramírez, albacea, contador y partidor que también se encarga de todas las cuestiones patrimoniales y empresariales de la familia, así como de la marca Casa de Alba que puso en funcionamiento Cayetano Martínez de Irujo. Solo en este palacio constan 69 NIF distintos, según revelaba El Confidencial en la información en la que se daba cuenta de la investigación que Hacienda realizaba sobre las cuentas de la duquesa en Suiza. El abogado tiene una zona de trabajo en Liria y por eso no hizo falta que los hijos salieran de la casa. Todo se resolvió en menos de una hora.

El viudo y los hijos de la duquesa de Alba durante su funeral en Sevilla (Gtres)
El viudo y los hijos de la duquesa de Alba durante su funeral en Sevilla (Gtres)

Respecto a la herencia, la duquesa de Alba lo dejó todo atado y bien atado con la donación previa que hizo a sus hijos el 4 de julio de 2011, que ascendía a 206 millones de euros. Según publicó El Confidencial, la duquesa declaró en 2010 un total de 21 inmuebles, cuya actividad económica ascendía a 18 millones de euros, que obtuvieron un rendimiento neto reducido declarado de 62.000 euros, lo que representa el 0,003430% del valor catastral de los citados inmuebles. En 2011, los rendimientos netos declarados de esos mismos inmuebles fueron de 159.000 euros, que supone el 0,008763% del valor catastral. Sin embargo, en 2012, una vez realizada la donación a sus hijos, la Agencia requirió justificantes y documentación acreditativa de no haber tributado rentas inmobiliarias. Como contestación, la escritura de donación, de la que los bienes descritos son: “1. Bienes inmuebles señalados con los números del 1 al 26 y 20 al 32, por su valor total de 75.200.776 euros (este valor es muy superior al que se desprende de los datos proporcionados por el catastro). 2. Acciones, por valor de 2.494.340 euros. 3. Bienes muebles, 1.794.891, más 8.500.000 euros”.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios