Logo El Confidencial
'VANITATIS' HABLA CON ASTRID KLISANS

La esposa de Baute tras su aborto: "Estoy recuperada y quiero volver a intentarlo"

El embarazo de cuatro semanas de Astrid Klisans no llegó a término. Para la pareja ha sido un gran disgusto, del que la modelo y experta en doma se ha restablecido

Foto: La esposa de Carlos Baute, Astrid Klisans, en una imagen de archivo (Gtres)
La esposa de Carlos Baute, Astrid Klisans, en una imagen de archivo (Gtres)

El embarazo de cuatro semanas de Astrid Klisans, la mujer de Carlos Baute, no llegó a término. Para la pareja ha sido un gran disgusto del que la modelo y experta en doma clásica ya se ha restablecido. "Físicamente ya estoy recuperada y emocionalmente también. Soy muy joven. Ahora a volver a intentarlo", explica Astrid a Vanitatis. Y añade: "Hay que mirar hacia adelante. Tengo muchos proyectos para este 2015 y por supuesto el principal es formar mi familia".

El cantante Carlos Baute, junto a su mujer, Astrid Klisans (Gtres)
El cantante Carlos Baute, junto a su mujer, Astrid Klisans (Gtres)

Una de las facetas menos conocidas de Astrid es su dedicación a la hípica, deporte en el que concursa en la categoría de doma clásica con excelentes resultados sin ser profesional. "Es una disciplina que requiere mucho entrenamiento y dedicación. Se ve muy fácil y es superduro y supercomplicado. Yo entreno todos los días y por eso muchas veces no puedo acompañar a Carlos en sus viajes de trabajo. Además, montar a caballo es mi pasión desde pequeñita", asegura ella a este respecto.

Astrid tiene sus propios caballos. "Tengo dos. Uno me lo regaló Carlos el día de nuestra boda y está recuperándose en el campo, porque se lesionó concursando. Y el otro es con el que ahora entreno. Lo conseguí a través de la familia Peralta".

Todos los ejercicios con el caballo van acompañados de música y espera que algún día su marido le componga un tema para sus exhibiciones. Dice Astrid que en esta disciplina olímpica la música ocupa un lugar importante a la hora de que los jueces evalúen el trabajo conjunto de jinete y caballo. "Hay que adecuar los pasos, el baile a los ritmos y es muy complicado. Hacer esos arreglos es carísimo. Yo tengo la inmensa suerte de que lo tendré gratis. Mi sueño sería entrar a concursar con la música de mi marido. Solo con pensarlo me muero de la emoción”, concluye la joven.

De momento Astrid tendrá que esperar para cumplir sus dos sueños: el de triunfar en la doma y el de ser madre. Por su parte Carlos Baute ya es padre. Tiene un hijo con otra mujer, hasta hace poco ‘secreto’.

 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios