Logo El Confidencial
vacaciones de lujo

Los ricos españoles pasean sus yates por las aguas de Baleares

Los dueños de Mango o Pronovias, conocidos empresarios y uno de los abogados con más renombre del país disfrutaron del verano navegando por Ibiza y Menorca

Foto: Algunos de los yates más importantes de España y sus dueños (Gtres)
Algunos de los yates más importantes de España y sus dueños (Gtres)

Yate: dícese de una embarcación de gala o de recreo, según la Real Academia Española. Aunque no recogen más que una acepción del término, también podría decirse que este tipo de embarcación es el sueño de todos los apasionados del mar que juegan a la lotería o el segundo hogar de algunos de los empresarios con más poder del país, que coincidieron en elegir las costas Baleares para descansar este verano.

Según ha podido confirmar Vanitatis, cuatro de los hombres de negocios más importantes de España han disfrutado de sus vacaciones a bordo de su yate por aguas ibicencas. Es el caso del dueño de la firma Mango, Isak Andic, un apasionado del mar que este año ha vuelto a dejar tierra firme para embarcarse en su velero Nirvana Formentera, un barco de 53,5 metros de eslora y 11,5 de manga. Valorado en 30 millones de euros, cuenta con dos comedores (uno en el interior y otro en el exterior de la cubierta) y un camarote principal con sala de estar y despacho. El mobiliario sigue líneas sencillas, y prima la gama de blancos y tierras.

Cubierta de Nirvana Formentera (Vitters)
Cubierta de Nirvana Formentera (Vitters)

Durante su travesía, pudo haberse cruzado con el Wally Tiketitoo de Alberto Palatchi, propietario de Pronovias. Junto a él, ha navegado Jorge Moragas, jefe de gabinete del presidente Rajoy. Diseñado por el argentino German Frers, el navío de 88 pies tiene un diseño futurista en el que lo importante es la aerodinámica. De hecho, en la cubierta apenas cuenta con una mesa y varios sillones, dejando el resto del protagonismo a los timones y la madera del suelo. Junto a su mujer y vicepresidenta de Pronovias, Susana Gallardo, y a sus tres hijos, Alberto, Marta y Gabriela, suelen elegir Baleares como destino vacacional cada año.

Cubierta del yate de Alberto Palatchi, dueño de Pronovias (Wally)
Cubierta del yate de Alberto Palatchi, dueño de Pronovias (Wally)

Curiosamente, Andic y Palatchi guardan muchas similitudes, más allá de su pasión por el mar. Ambos encuentran sus raíces familiares en Turquía y en los judíos sefardíes, y tanto Andic como Palatchi encabezan dos de las empresas textiles españolas que más éxito tienen en el extranjero, con permiso de Inditex y su dueño, Amancio Ortega. Quien, por cierto, también tiene yate. Aunque prefiere dejar a su Valoria, llamado así en honor al pueblo vallisoletano donde nació su madre, descansando en aguas gallegas.

Lejos de los problemas en tierra firme

Cuando Miliki entonaba aquello de “navegar sin temor por el mar es lo mejor”, desconocía el significado que su letra tendría en un futuro para el abogado Emili Cuatrecasas, que este verano ha decidido embarcarse en solitario en su velero de 90 pies de eslora, el Concordia. Desde su divorcio de Mercedes Barceló, con quien solía surcar las azules aguas del Mediterráneo, el letrado ha preferido sacar partido de la soledad en su amado yate, cuya foto le acompañaba en el despacho del prestigioso despacho legal Cuatrecasas, Gonçalves Pereira y que ha estado presente en todos los momentos clave de su vida.

Como, por ejemplo, en la condena por fiscalidad impuesta a Cuatrecasas este año por delitos que se basaban en camuflar como gastos de empresas dispendios tales como servicios domésticos o el yate. Un caso que se inició por un divorcio a medias, ya que fuentes cercanas al abogado aseguran que fue su exmujer quien aportó los datos necesarios para iniciar el proceso. Cuatrecasas aceptó la condena de dos años, una multa de 1,5 millones de euros y además ha tenido que devolver a Hacienda todo lo defraudado, que supera los 4 millones. Sin duda, un duro golpe del que reponerse en alta mar.

Imagen del Tatiana (World Yacht Club)
Imagen del Tatiana (World Yacht Club)

Situación similar atraviesan el empresario Manuel Torreblanca y su mujer, Liliana Godia, una de las mayores fortunas de Cataluña. El matrimonio, que han pagado a Hacienda siete millones de euros por evasión fiscal, ha alquilado para sus vacaciones en Ibiza el yate Tatiana, con 45 metros de eslora y tres pisos. Se trata de una de las embarcaciones más grandes que atracan por la zona, y diversas webs de alquiler de veleros sitúan su valor en unos 150.000 euros semanales. Entre los lujos de los que disfrutó la pareja, se cuentan el wifi, los 15 tripulantes o la sala de cine de la que dispone la embarcación, con capacidad para alojar entre 12 y 14 pasajeros.

Los que nunca fallan

Una de las incondicionales a Ibiza es Carmen Thyssen. La baronesa quiso pasar el verano con tres de sus amores: sus hijas, Carmen y Sabina, y su yate, el Mata Mua. Una herencia de su esposo de 38 metros de eslora con nombre de cuadro de Gauguin, el preferido de Tita. De hecho, los coijnes del sofá del salón están forrados con imágenes del lienzo. El Mata Mua tiene dos tripulaciones, una de verano y otra de invierno. Tiene capacidad para ocho invitados, que pueden repartirse a su gusto por los cuatro coloridos camarotes. Se calcula que el yate cuesta unos 40.000 euros al mes, aunque más valioso aún es lo que cuelga de sus paredes, decoradas con obras de arte del propio Gauguin… Y de la propia Carmen Thyssen.

Carmen Thyssen a bordo del Mata Mua (Gtres)
Carmen Thyssen a bordo del Mata Mua (Gtres)

Menos artístico, aunque igual de sentimental, es el Pitina III, el yate de Florentino Pérez. El presidente del Real Madrid y de ACS bautizó a cada una de sus embarcaciones con el nombre de su mujer, María Ángeles (Pitina) Sandoval, ya fallecida. El puerto base del empresario es Puerto Portals, en Mallorca, donde atraca junto a otros millonarios españoles y extranjeros. Sin embargo, a Florentino no le gusta invitar a mucha gente, como mucho a sus propios jugadores o algunas personalidades de la jet set. Lo cierto es que con el Pitina III sigue una de sus máximas: no ser ostentoso. Por eso, y a pesar de que la embarcación costó 18 millones de euros, no es especialmente amplio. Eso sí, los camarotes son lo suficientemente grandes como para no negarse a unas vacaciones a bordo.

Imagen de archivo de Florentino Pérez y su familia a bordo del Pitina (Gtres)
Imagen de archivo de Florentino Pérez y su familia a bordo del Pitina (Gtres)
Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios