Logo El Confidencial
MULTIMILLONARIOS INTERNACIONALES

Esta es la fórmula secreta de Alberto Vollmer, el rey del ron venezolano

Pertenece a la quinta generación de productores de Santa Teresa. Nos cuenta cómo salvó sus 3.000 hectáreas de hacienda. Casado y con tres hijos, su caso se estudia en Harvard

Foto: Alberto Vollmer, ante unas botellas del ron que produce su empresa familiar.
Alberto Vollmer, ante unas botellas del ron que produce su empresa familiar.

¿Quién le iba a decir a Alberto Vollmer que aquella pasión que adquirió cuando estudiaba en Francia, algo un tanto extravagante para un venezolano, terminaría llevándole a dar conferencias en medio mundo? Como la que el presidente de Ron Santa Teresa, quinta generación de productores, dio este martes en el Círculo Ecuestre de Barcelona que registró lleno total. El rey del ron venezolano se metió a la high catalana en el bolsillo. Y todo con su particular cóctel: dinero, ron, deporte y delincuencia. Y caballerosidad, remarca él, ese es el ingrediente secreto de su éxito.

Alberto Vollmer, con presos de la cárcel Rodeo II después de un partido de rugby.
Alberto Vollmer, con presos de la cárcel Rodeo II después de un partido de rugby.

Heredero de una saga histórica en Venezuela, Vollmer es el responsable de salvar a la empresa familiar de una tremenda crisis y de salvar su finca de ser expropiada. La sede es la Hacienda Santa Teresa, que fue fundada en 1796 por el conde de Tovar, y en la actualidad es un complejo agrícola, industrial, turístico y deportivo. Un lugar casi sagrado para Vollmer, quien cuenta sus historias con un acento encantador y frases lapidarias que uno quiere apuntarse para soltar luego en alguna cena.

Delincuentes en casa

“En lugar de conquistar sus tierras, nosotros conquistamos su mente”. Con esta fórmula empieza un relato que ha terminado estudiándose como caso en Harvard. Hace unos 20 años Venezuela vivía en pleno apogeo del ‘exprópiese’ de Hugo Chávez: el Gobierno retiraba la propiedad a empresas y familias de tierras y negocios cuando consideraba que era necesario. Y en esos días, la Hacienda Santa Teresa fue ocupada por familias sin recursos entre las que había bandas de delincuentes.

La Hacienda Santa Teresa fue ocupada por familias sin recursos.
La Hacienda Santa Teresa fue ocupada por familias sin recursos.

Tras algunos violentos altercados, Vollmer decidió implicarse personalmente y ofreció trabajo a los miembros de una banda que habían atacado en sus tierras. Entonces, recuerda entre risas, estaba soltero y sin hijos, lo que le permitió hacer más locuras de lo que le permitiría ahora su familia. Porque de una primera iniciativa más tradicional acabó surgiendo la idea de formar un equipo de rugby con los delincuentes.

Proyecto Alcatraz es el nombre que dio a su idea: “¿Quieres estar preso en una cárcel como la de Alcatraz o quieres volar como un alcatraz?”, les pregunta a ‘sus delincuentes’. Y la mayoría lo tiene muy claro. Tanto que la provincia de Aragua, donde vive Vollmer, ha pasado de tener un índice oficial de delincuencia de 114 homicidios por 100.000 habitantes (en España es de 2 por 100.000) a tener 4 por 100.000. Es el clásico dicho que todo el mundo merece una segunda oportunidad.

El equipo de rugby del Proyecto Alcatraz, liderado por Vollmer.
El equipo de rugby del Proyecto Alcatraz, liderado por Vollmer.

El mejor guardaespaldas del mundo

Vollmer les da una, dos y las que haga falta y ha logrado que algunos miembros de bandas complicadas hayan abandonado ese camino y sean ahora miembros destacados de la comunidad. Ya son 2.000 niños y jóvenes quienes han podido acceder al programa. Su guardaespaldas mismo es uno de esos delincuentes. "El mejor guardaespaldas del mundo", dice orgulloso. Además, el equipo de rugby disputa campeonatos nacionales e internacionales con reconocidos triunfos.

Con tres hijos, uno de ellos de tan solo dos meses, Vollmer se pasea por medio mundo para contar su historia. Estuvo en Barcelona el martes y viajará por otros países de Europa estos días. De este modo, el rey del ron venezolano presenta también otro de sus proyectos estrella. Porque fue Vollmer quién logró convertir el ron, la bebida de los piratas y los salseros, en un licor que ha entrado en los clubes más selectos del mundo.

Lo hizo el martes en el Círculo Ecuestre de Barcelona, casa de empresarios y miembros de la alta burguesía, como Javier de las Muelas, el mejor coctelero del mundo, y socios del club como los Cardellach, los Puig y los Güell… Todos degustaron cócteles de Santa Teresa Gran Reserva, además del Santa Teresa Selecto, el cuarto ron más vendido del mundo en su categoría. Vollmer Herrera, junto a su hermano Henrique, son también los responsables de elaborar el Santa Teresa 1796, el primer ron del mundo con el método soler, algo que solo se usaba para el brandy y el jerez. En la actualidad, Bacardí se encarga de la distribución de los rones Santa Teresa en 150 países.

Sonriente y divertido, Vollmer insiste en su secreto. Conoció el rugby cuando estudió Ingeniería en Francia, hace más de dos décadas. Y el ingrediente básico del rugby es, dice, “la caballerosidad”. Así ha logrado el rey del ron ese difícil equilibro entre un Gobierno como el de Maduro y un mercado libre internacional.

Una de las entradas a la Hacienda Santa Teresa, propiedad y vivienda de Vollmer.
Una de las entradas a la Hacienda Santa Teresa, propiedad y vivienda de Vollmer.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios