Logo El Confidencial
LA SUBASTA FUE EL MIÉRCOLES EN LONDRES

La misteriosa familia que está subastando las joyas de la corte española

Hace 110 años que la pieza está en manos de la familia, que hace unos meses vendió un collar de chatones en Christie's. Chávarri fue dama de honor de la reina Victoria Eugenia

Foto: La tiara Meander.
La tiara Meander.

Tenía un joyero solo comparable al de la reina. Esperanza Chávarri Aldecoa, condesa de Villagonzalo, tenía buen gusto y una maestra de la que aprender. Fue dama de honor de la reina Victoria Eugenia, esposa de Alfonso XIII, monarca con un joyero espléndido.

Ahora, más de un siglo después de su nacimiento, los herederos de la condesa se están desprendiendo del joyero real. La última pieza en venderse ha sido una tiara que se compró el miércoles en la casa de subastas Bonhams por 184.420 euros. Dedicados a sus explotaciones agrícolas, los herederos del título están emparentados con los Gil de Biedma, los Sartorius y los Gómez-Acebo.

Esperanza Chávarri con su collar de chatones.
Esperanza Chávarri con su collar de chatones.

Hija de los primeros marqueses de Chávarri, Esperanza murió en 1982 en Madrid. La dama de honor de la reina Ena estuvo casada con el VIII conde de Villagonzalo, Fernando Maldonado Salabert, gentilhombre del rey Alfonso XIII, grande de España. El VIII conde murió en 1936 en un aparatoso accidente que relató en su momento 'ABC', tal y como se puede consultar en su hemeroteca. El aristócrata falleció de una congestión tras rescatar a su hija que se bañaba en el Tormes unos días antes de comenzar la guerra civil española. Le sucedió su hijo, Juan Andrés Maldonado Chávarri.

Chávarri y Maldonado tuvieron seis hijos y 17 nietos. El XIX conde de Villagonzalo fue José Andres Maldonado Chávarri, casado con Teresa Muguiro y Gil de Biedma. La pareja tuvo dos hijos: Fernando y Teresa. El varón es quien ostenta en la actualidad el título nobiliario. Así, el X condado recae ahora en uno de los nietos: Fernando Maldonado Muguiro es conde desde 1995, según los datos oficiales del Gobierno.

Explotación ganadera

El actual conde de Villagonzalo tiene dos hijos, Fernando y Clemencia. A sus 64 años se dedica a sus negocios y en la actualidad tiene una explotación ganadera que registra beneficios, una empresa en la que su hermana, Teresa Maldonado, también está implicada.

Agropecuaria Aldealgordo, dedicada a la explotación de ganado y de la que es único socio y administrador, tuvo 134.529 euros de ingresos y 37.574 euros de beneficios netos en el ejercicio de 2017. La empresa de su hermana, Teresa, es Maldone Muguiro, destinada a dar apoyo a actividades de la agricultura. La familia posee una finca en Ávila. Toda la familia tiene gran vinculación con el campo y entre sus amigos se cuenta a Bertín Osborne, también un enamorado de la naturaleza y los animales.

La tiara Belle Époque de la condesa de Villagonzalo vendida por Bonhams.
La tiara Belle Époque de la condesa de Villagonzalo vendida por Bonhams.

Teresa Maldonado se casó con José Sartorius Álvarez de las Asturias Bohorques, con quien tuvo dos hijos: Juan y Teresa. Juan se ha casado con Victoria Gómez-Acebo, entroncando una familia noble con otra, como si fueran otros tiempos. Pero las cosas han cambiado y ahora una tiara doble con diamantes estilo Belle Époque de poco sirve a una familia con aficiones camperas y otras necesidades. Y han puesto a la venta el joyero.

Tiara en venta

Es la primera vez que la tiara salía al mercado, tal y como ha informado Bonhams, pues llevaba en manos de la familia de la aristócrata más de 110 años. Diseñada como una diadema doble puede desprenderse para formar dos tiaras separadas, una de las cuales está concebida para convertirse posteriormente en una gargantilla.

Es una de las piezas de joyería que se vendió más cara el miércoles en Londres. La casa Bonhams sacó a la venta varios lotes y la tiara de la condesa de Villagonzalo se vendió por 182.420 euros. La espectacular diadema de brillantes es desmontable y se convierte en dos piezas individuales, lo que la hace casi única.

Elaborada hacia 1900 por la madrileña casa Ansorena, de la calle Alcalá, la tiara es una joya de la Belle Époque. La parte superior tiene motivos griegos, flores nomeolvides y hojas de laurel en representación del auténtico amor. La parte inferior está realizada con imágenes de puntillas y lacitos, todo alrededor de un brillante cortado en forma de rosa.

Pieza única

“Esta tiara tiene una factura impecable y el elegante diseño de coronas y flores de diamantes de estilo Luis XVI posee una ligereza y una calidad de encaje única, solo posible gracias a la libertad técnica y la innovación de trabajar en platino, un metal tan liviano como sólido. Los joyeros solo comenzaron a entender cómo explotar realmente el platino alrededor de 1900, por lo que es particularmente interesante que esta tiara aparezca en los archivos de Ansorena como concebida ya en 1890”, según Johann Leibbrandt, consejero delegado de Bonhams en Madrid.

La reina Victoria Eugenia, o Ena de Battemberg, poseía maravillosas joyas de Ansorena y su famosa tiara flor de lis de diamantes es una de las piezas más significativas del joyero de la Corona española, una corona que lució la reina Letizia por primera en febrero de 2017 (aquí puede ver a la actual Reina y todas las tiaras que ha lucido).

Las joyas, signo elitista

La condesa de Villagonzalo gozó del privilegio de acompañar a la reina, algo a lo que solo accedían las mujeres que poseían el título de grande de España. Esa condición, la del título nobiliario y, sobre todo, la de dama de la reina, confería a las ‘amigas’ de la monarca el acceso a propiedades especiales. Como las joyas, de las que ahora su familia se está desprendiendo poco a poco.

La reina Victoria Eugenia en una imagen de archivo.
La reina Victoria Eugenia en una imagen de archivo.

El pasado 13 de junio, la casa Christie’s de Londres puso a subasta un collar de chatones de doble vuelta valorado 110.000 euros y 206.000 euros, según informa la propia casa de subastas. La joya sigue la línea de los chatones de Ena de Battenberg, de la que Pilar Eyre escribió en 2009 'Ena, la novela' (La Esfera). La pieza está confeccionada en un degradé típico de las casas de joyas de Madrid, como la clásica Ansorena.

El collar de chatones que perteneció a la condesa de Villagonzalo.
El collar de chatones que perteneció a la condesa de Villagonzalo.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios