Los 7 tipos de cola del vestido de novia según tu estilo y silueta
  1. Novias
Para todos los gustos

Los 7 tipos de cola del vestido de novia según tu estilo y silueta

Bodas elegantes o sencillas, clásicas o desenfadadas, todas son especiales y para todas ellas hay una cola perfecta que hará que la novia se sienta una princesa

Foto: Tipos de cola de vestido de novia según estilo y silueta. (Kate para Unsplash)
Tipos de cola de vestido de novia según estilo y silueta. (Kate para Unsplash)

Hay novias discretas, novias glamourosas, algunas prefieren la sencillez y otras optan por añadir mucho brillo su gran celebración… y para todas ellas hay un tipo de cola que puede ser perfecta para su vestido nupcial. No siempre resulta sencillo saber qué vestido puede resultarnos más favorecedor según nuestra figura o nuestro estilo, pero conocer las opciones que existen seguro que hace que sean un poco más fácil descubrir cómo es el vestido de nuestros sueños.

Si no tenemos muy claro qué tipo de boda queremos organizar, encontrar el vestido de novia perfecto puede ser clave para ayudarnos a configurar el resto de la boda, porque si hemos quedado enamoradas de un traje de aire minimalista, una decoración que siga esta estela seguro que es una buena ideal. Eso sí, si tenemos claro que la cola del vestido no es negociable, mejor saber qué nos ofrece cada diseño y cómo podemos diferenciarlas.

Una de las más espectaculares, la que primero nos viene a la mente gracias a los cuentos de hadas, es la cola real. No solo la hemos visto gracias a las historias de princesas, también es muy habitual en las Bodas Reales y princesas como Victoria de Suecia o la reina Letizia han optado por estos diseños para sus vestidos nupciales. Suele medir más de tres metros de largo y la ayuda para llegar hasta el altar es indispensable. Alguno de los invitados de honor podrá cumplir con la misión de que luzca perfecta en todo momento.

Ideal para celebraciones que tienen lugar en espacios amplios es la cola de novia estilo catedral, que se extiende hasta los dos metros o dos metros y medio. Suelen emplearse en los vestidos de corte princesa, diseños voluminosos que ven en esta parte del vestido una continuación a su esencia. Como hemos apuntado, es ligeramente más corta que la cola real (aunque no hay límite para esta última), pero eso no hace que la novia pueda prescindir de cierta ayuda, sobre todo si quiere que el vestido luzca siempre bien y en todo su esplendor.

Siguiendo el orden establecido hasta ahora, de más largas a menos, la siguiente opción que encontramos es la cola capilla. La novia seguirá sintiéndose como una princesa gracias al metro y medio de cola (medido desde la parte baja de la cintura), pero es mucho más sencillo de manejar. Es vistosa sin llegar a ser molesta y una opción majestuosa y elegante para las novias que opten por una ceremonia un poco menos formal que las anteriores.

Reduciendo tamaño, pero no estilo, encontramos la cola de la corte, que recibe ese nombre porque se asocia a las prendas que solían llevar las damas de la corte. Es una de las más usadas, porque la novia puede manejarla cómodamente ella misma, sobre todo a la hora del baile o de la fiesta, donde conviene haber pensado la forma de recogerla para evitar que el vestido pueda estropearse. Perfecto para bodas civiles, es un poco más corta que la anterior y van desde los 30 centímetros hasta el metro de longitud, una vez más midiendo desde la parte baja de la cintura.

La última de las opciones más tradicionales en la cola barrida, ideal para los vestidos de corte imperio y aquellos más ligeros. Es esa cola que está diseñada para cubrir los pies de la novia y deslizarse sobre el suelo muy levemente. Tiene la elegancia que aporta la cola, pero sin limitar los movimientos, lo que hace que sea ideal para las novias que planean pasárselo bien junto con sus invitados sin tener que estar pendientes del vestido.

Una forma muy práctica de tenerlo todo es apostar por las colas desmontables. Vestidos con truco que nos permiten tener el paseillo de nuestros sueños, convertidas en princesas de cuento, pero con los que luego podremos disfrutar de la velada de forma ligera y desenfada. A menudo se acopla en la parte trasera del vestido, por lo que es decisión de la novia quitárselo o no, esta es una buena solución para aquellas mujeres que quieran lucir una segunda opción durante la boda, pero hayan quedado demasiado enamoradas de su vestido como para pensar en cambiarlo.

Cada vez en más frecuente buscar diseños originales, únicos y especiales, por eso las colas watteau son una opción tan apetecible. En lugar de formar parte del vestido o partir desde la parte trasera, este tipo de colas parte desde los hombros o la espalda, como una suerte de capa que puede caer hasta el suelo o llegar un poco más lejos, en función de los deseos de la novia. Suelen escogerse telas muy ligeras por lo que en ocasiones casi se confunden con un velo.

Todas las novias pueden llevar la cola que más les guste, aunque sí suele recomendarse que las mujeres bajitas opten por colas no demasiado largas, esto favorecerá su figura. Practica la forma de recoger la cola antes del gran día y recuerda, siempre hacia delante, caminar hacia atrás con este tipo de vestidos está desaconsejado, porque es muy probable que acabes tropezando.

Vestido Bodas
El redactor recomienda