Es noticia
Menú
¿Cuándo se entregan las invitaciones para una boda?
  1. Novias
MODUS OPERANDI

¿Cuándo se entregan las invitaciones para una boda?

Dependiendo de dónde y cuándo vayas a celebrar tu boda, el envío y la entrega de las invitaciones, varía y descubrir cuál es el momento adecuado es primordial

Foto: Elegir el momento adecuado para su entrega es importantísimo. (Fotografía de Annie Spratt para Unsplash)
Elegir el momento adecuado para su entrega es importantísimo. (Fotografía de Annie Spratt para Unsplash)

Cuando una pareja está decidida a dar el paso y su compromiso es oficial, uno de los primeros detalles a tener en cuenta en materia de organización, además de determinar una fecha concreta o escoger el lugar de sus sueños, apunta directo a las invitaciones. No solo se trata de atinar con la cantidad y el número de invitaciones a imprimir, o elegir una temática que sirva como hilo conductor para toda la papelería imprescindible de la boda.

Una vez que los sobres y los tarjetones correspondientes estén en poder de los novios, se deben establecer el cuándo y el cómo hacer la entrega a sus invitados tras un primer aviso de palabra. Es una de las dudas más frecuentes que surgen de manera natural en las conversaciones íntimas de los futuros matrimonios y el desvelo en sus primeras noches como prometidos, contestar a la pregunta del millón: ¿con cuánto tiempo se envían las invitaciones para una boda?

Según el protocolo, la respuesta es muy sencilla: unos tres meses antes de la boda, ese es el momento justo para hacerlo. Lo cierto es que la vida real y las particularidades intrínsecas de cada enlace, hacen que, en la práctica, esta solución no siempre sea la adecuada y en ocasiones, ese tiempo, insuficiente para llevar a cabo la entrega. Es en este punto cuando entran en juego varios condicionantes: dónde será la boda, cuál es el origen de la gran mayoría de los invitados, en qué mes y época del año va a celebrarse, etc.

Nada tiene que ver una pequeña boda íntima con los familiares y amigos más allegados de los novios en su ciudad o pueblo natal, sin desplazamientos ni cambios de última hora; a un macro evento nupcial fuera del lugar de residencia habitual de los novios y los asistentes que, de manera impepinable, necesite una pronto confirmación de asistencia para su perfecta organización.

Por ejemplo, si el vuestro es el primer caso, una celebración con pocos invitamos y en la más estricta intimidad, con esos tres meses de antelación que marca el protocolo nupcial para el envío de las invitaciones, serán más que convenientes. Podréis incluso realizar una entrega tradicional en mano de puerta en puerta y aseguraros así en primera persona de que todos los seres queridos que queréis tener a vuestro lado en una fecha tan importante puedan reservar sin problema el día elegido.

La fecha límite cambia y el plazo para el envío de las invitaciones se incrementa si vuestro enlace es similar al segundo ejemplo, una boda en otra ciudad con todo lo que eso conlleva: desplazamientos, reserva de hospedajes, diferentes looks y como no, un desembolso económico por parte de los asistentes. En este caso, nuestro consejo es avisar con al menos seis u ocho meses de antelación, ese sería el momento idóneo para hacer la entrega y siempre vía correo ordinario o electrónico, y como no puede ser de otra forma, incluir, junto a la invitación, sugerencias para el transporte y el alojamiento in situ.

Otra idea previa para asegurar que en el día señalado os acompañarán vuestros imprescindibles, es decantaros por el envío del 'save the date', algo así como reserva esta fecha, entre los 7 y los 9 meses previos al enlace y que consta básicamente de contar a tus invitados los datos básicos: fecha y ubicación, nada más. Una práctica que en la actualidad está ya muy extendida y que suele realizarse mediante una plataforma digital, el papel se queda para uso exclusivo de la invitación oficial, la tradicional de toda la vida.

Independientemente del cuándo y el cómo que, creemos queda aclarado en este artículo, es fundamental que en la invitación quede clara toda la información de vuestra boda: el día, el lugar, la hora y si es complicado encontrar el sitio, añadir un mapa o una pequeña explicación de cómo llegar tanto a la ceremonia como al lugar de la celebración.

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí

Cuando una pareja está decidida a dar el paso y su compromiso es oficial, uno de los primeros detalles a tener en cuenta en materia de organización, además de determinar una fecha concreta o escoger el lugar de sus sueños, apunta directo a las invitaciones. No solo se trata de atinar con la cantidad y el número de invitaciones a imprimir, o elegir una temática que sirva como hilo conductor para toda la papelería imprescindible de la boda.

Bodas Tendencias
El redactor recomienda