Logo El Confidencial
CASAS REALES

La copiosa cena de los Príncipes de Asturias y Sinde en el Ritz

Imponentes candelabros y flores blancas adornaban las mesas de 12 comensales del lujoso Salón Real del Hotel Ritz. En una de ellas, los Príncipes de Asturias

Imponentes candelabros y flores blancas adornaban las mesas de 12 comensales del lujoso Salón Real del Hotel Ritz. En una de ellas, los Príncipes de Asturias compartían mantel con Pío Cabanillas, director general de Imagen Corporativa y Marketing global de Acciona; Miguel Ángel Aguilar, periodista y secretario general de la Asociación de Periodistas Europeos (APE); Diego Carcedo, presidente de dicho organismo, y el periodista Miguel Mora, que esa misma noche, la del miércoles, recogía, de manos de don Felipe, el premio Francisco Cerecedo que otorga la APE.

Un poco más lejos, la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, daba cuenta de su suculento plato acompañada por otros comensales, mientras los periodistas Pepe Oneto y Fernando González Urbaneja y el jefe del Estado Mayor de la Defensa, José Julio Rodríguez, hacían lo propio en sus respectivas mesas.

A doña Letizia, que eligió para la ocasión un vestido de manga larga en tonos rojos y negros, que acompañó con unos elevados tacones y media melena, debió de agradarle el menú, teniendo en cuenta que el primer plato se componía de ensalada de tomates, vinagreta de 4 aceites y cecina de vaca con denominación de origen de Asturias, un claro guiño a su tierra. Todo ello regado con caldos de Rueda y Rioja, que acompañaron también con el lomo de pez de San Pedro sobre romescu ligera con ajetes frescos que compuso el segundo plato. De postre, cremoso de chocolate relleno de fruta de la pasión y sorbete de frambuesas.

Una cena a la que, en principio, no tendría por qué adjudicársele el adjetivo de copiosa, de no ser por el cóctail que se sirvió previamente, y del que dio buena cuenta don Felipe: canapés de salmón y huevo, lomo ibérico con melón, pasta brick con marisco, jamón ibérico con tomate y delicias de queso, a las que pronto se aficionó el heredero al trono patrio.

Los Príncipes de Asturias llegaron puntuales al Ritz, donde tuvo lugar la entrega del XXVIII premio de periodismo Cuco Cerecedo -galardón que homenajea, por cierto, al corresponsal que falleció en Santa Fe de Bogotá mientras ejercía su trabajo acompañando en una gira por Iberoamérica, en 1977, al entonces secretario general del PSOE y posterior presidente del Gobierno, Felipe González-, y una vez en el interior saludaron a unos y a otros mostrándose de lo más dicharachero con los asistentes al acto. 

Tras el cóctail, y justo antes de la cena, los Príncipes y el resto de invitados disfrutaron de un concierto, a la luz de las velas, de cuatro piezas a cargo del pianista Leopoldo Erice, que sirvió para que don Felipe y doña Letizia compartieran confidencias en varios momentos de la velada, algo que también sucedió durante los discursos de Pío Cabanillas y del premiado Miguel Mora, que en un momento de su intervención hizo alusión a que lo que sentía en ese momento era "como si el Atleti ganara la Liga metiéndole 5-0 al Madrid en el Bernabéu", provocando la risa del hijo pequeño de los Reyes.

La velada no se alargó mucho más para los Príncipes de Asturias, sobre todo teniendo en cuenta que este jueves continúan con su agenda. Doña Letizia presidirá la mesa de cuestación de la Fiesta de la Banderita frente al Ministerio de Asuntos Exteriores, mientras su suegra y su cuñada, la infanta Elena, hacen lo propio frente al Congreso de los Diputados y a la Comunidad de Madrid, respectivamente.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios