Logo El Confidencial
CASAS REALES

El primo 'enfermo' del Rey reaparece en la corte

En el peor momento de la monarquía española, justo cuando se ha abierto la veda con respecto a las supuestas correrías extramatrimoniales de Su Majestad y con el

Foto: El primo 'enfermo' del Rey reaparece en la corte
El primo 'enfermo' del Rey reaparece en la corte
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    En el peor momento de la monarquía española, justo cuando se ha abierto la veda con respecto a las supuestas correrías extramatrimoniales de Su Majestad y con el ‘caso Urdangarin’ en carne viva, Carlos de Borbón-Dos Sicilias, duque de Calabria, ausente de la órbita mediática desde hace muchos meses, ha reaparecido en la vida de la corte. El primo del Rey Juan Carlos, uno de los preferidos por Don Juan, acudió este lunes, invitado por el monarca, a la entrega del Toisón de Oro a Nicolas Sarkozy, presidente de la República Francesa. Allí coincidió con otros caballeros como Javier Solana, Víctor García de la Concha, Constantino de Grecia o Simeón de Bulgaria.

    Pero su reentré ha venido a abrir viejas heridas del pasado. En marzo de 2011, el noble, que fue nombrado infante de España por Don Juan Carlos en 1994, alegó una enfermedad mental degenerativa ante un posible embargo relacionado con sus responsabilidades como miembro del consejo de administración de Viajes Marsans, la empresa de la que era propietario Gerardo Díaz Ferrán. “Tiene lagunas en su memoria y dificultades para hablar y para moverse que le han obligado a recibir tratamiento especializado”, dijo en su lugar Pedro López Quesada y Fernández-Urrutia, casado con su hija Cristina, durante la vista celebrada en el Juzgado de lo Mercantil número 12. Pese a ello, este lunes se le vio charlar animadamente con el resto de invitados y no necesitó de ayuda alguna para desplazarse.

    De nuevo, uno de los miembros más cercanos de la camarilla juancarlista se veía en apuros con la Justicia, como mucho antes lo habían estado otros íntimos reales como el príncipe georgiano Zourab Tcokotua, el empresario Javier de la Rosa, el tesorero Manuel Prado de Colón y Carvajal o el amiguísimo Alberto Alcocer, por el que el Rey llegó a pedir el indulto. Desde que se conoció la situación del duque de Calabria, en la que incluso entró en peligro ‘La Toledana’, la finca familiar de miles de hectáreas en La Mancha, su vinculación con la Casa Real se volvió menos intensa que en el pasado, a la que incluso llegó a representar, y tan sólo se dejó ver en el funeral de Fernando Moreno de Borbón, hijo de los marqueses de Laula, donde coincide con el príncipe Felipe.
     
     
    Ahora, mientras muchos ponen en tela de juicio su estado de salud, el duque, jefe de la Casa Real de Borbón-Dos Sicilias, vuelve a la vida social. En cambio, lo que nunca abandonó fueron sus respectivas sillas en los consejos de Cepsa, del que es vocal, o la inmobiliaria Reyal Urbis, en las que todavía sigue figurando como consejero. Ni tampoco las cacerías en época de berrea lo mismo en la finca de Abelló que en la de cualquier otro empresario pudiente, lo que ha levantado todavía más polémica si cabe. Su esposa, Ana de Francia, quien fuera cuñada de la famosa Beatriz de Orleans e hija de los condes de París, también ha abandonado su aspecto taciturno. Durante la entrega del Toisón a Sarkozy, se dejó fotografiar con la mejor de las sonrisas junto a Margarita Gómez-Acebo, Zarina de Bulgaria y esposa del rey y ex primer ministro búlgaro Simeón de Sajonia Coburgo, y la princesa Letizia. 
     
    A pesar del mal momento por el que atravesaban los Calabria y el escarnio público tras las diferentes informaciones que aparecían publicadas en los medios de comunicación, los príncipes de Asturias siempre han apoyado a la familia. En especial a Cristina, la hija mayor del matrimonio Borbón-Dos Sicilias, y el marido de ésta, Pedro López de Quesada, con los que se han dejado ver en numerosas ocasiones acudiendo al cine o alguna reunión privada en la capital. Además, Victoria, la hija del matrimonio, ejerció de paje en la boda de Felipe y Letizia en 2004. 
     

    Nota al pie: Un portavoz de los abogados de Alberto Alcocer ha precisado que el Rey nada tiene que ver con sus reiteradas absoluciones judiciales en un caso que ha cumplido ya dos décadas, y si algunos amigos o conocidos del Monarca tienen problemas con la justicia demuestra la igualdad de todos los españoles ante la ley, no algo contrario. Alcocer ha sido absuelto en cuatro sentencias judiciales, no indultado. La causa de esa anulación de una sentencia condenatoria fue porque los varios socios minoritarios que se querellaron contra él y su primo Cortina después de convertirse en multimillonarios gracias a que los primos vincularon el proyecto Urbanor con el de Cartera Central esperaron cinco años a presentar la denuncia. Así, esos exsocios se garantizaban la prescripción fiscal de las enormes plusvalías, que lograron gracias al proyecto de Cartera Central (en el que tales socios no participaban), mientras pretendían que la justicia negara los derechos de sus querellados. En consecuencia, Alcocer no fue indultado, sino que los tribunales aplicaron similar criterio para denunciantes y denunciados, primero la Audiencia de Madrid, luego el Constitucional y por ultimo dos sentencias del Supremo. 

    Casas Reales
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    3 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios