Logo El Confidencial
ESTA SEMANA TIENE CINCO ACTOS PROGRAMADOS

El Rey retoma su agenda tras el verano

Tras las vacaciones estivales don Juan Carlos retoma su actividad oficial con cinco actos esta semana seis meses después de su operación

Foto: El Rey este martes en la Universidad de Alcalá de Henares. (I.C.)
El Rey este martes en la Universidad de Alcalá de Henares. (I.C.)

Tras las vacaciones estivales el Rey retoma, poco a poco, su actividad pública. Desde que fuera operado de una hernia discal el pasado mes de marzo, han sido muy pocas las veces en las que don Juan Carlos se ha dejado ver en actos oficiales tanto dentro como fuera del Palacio de la Zarzuela.

A pesar de que el monarca ya estrenó su agenda postestival el pasado martes 3 de septiembre durante una audiencia con el presidente de Bolivia, Evo Morales, esta no fue su última aparición oficial, ya que el 22 de agosto acudió al Santiago Bernabéu junto al jefe de Casa Real, Rafeal Spottorno, para ser testigo del homenaje que el Real Madrid rindió a Raúl González Blanco, con que el Rey se abrazó en el palco de autoridades. Eso sí, entró por el garaje para evitar el contacto con la gente.

* El Rey junto al exmadridista en el palco de honor

Aún así, esta semana es cuando su actividad institucional comenzará a funcionar a pleno rendimiento. Por ello, este martes a mediodía se ha trasladado hasta la Universidad de Alcalá de Henares para entregar el V Premio de Derechos Humanos Rey de España que este año recae en México, galardón que tiene una dotación económica de 30.000 euros. Para este acto, el centro universitario no ha dotado al recinto de ninguna medida para facilitar el libre movimiento del monarca, que sigue andando con la ayuda de dos muletas, algo que demuestra el buen camino por el que va su recuperación. Por la tarde, y a partir de las 19:15 horas, don Juan Carlos mantendrá un encuentro en La Zarzuela con algunos miembros de la delegación de la candidatura olímpica de Madrid 2020, que han tenido como presidente de honor al Príncipe de Asturias.

Coincidiendo con el inicio del curso judicial, el Rey se reunirá este miércoles en Zarzuela con el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, al igual que hizo el año pasado cuando recibió el primer ejemplar de la memoria de la Fiscalía correspondiente a 2011.

Un día después, el jueves 12, recibirá a un grupo de generales de división y vicealmirantes y al ministro de Asuntos Exteriores de Portugal, Rui Machete, designado en la nueva remodelación del Gobierno de Passos Coelho.

En cuanto a la agenda exterior, don Juan Carlos la retomará el próximo 18 de octubre para asistir en Panamá a la Cumbre Iberoamericana, siendo éste el segundo viaje oficial que realice tras la operación después de su viaje a Marruecos el pasado 15 de julio junto a todos los ministros de Exteriores de la democracia además de cinco miembros del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Sin embargo, el acto que más destaca de la agenda es el almuerzo de trabajo que ofrecerán los Reyes y los Príncipes de Asturias el próximo miércoles 18 de septiembre con Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda, siendo su primera visita desde que fueron entronizados el pasado mes de abril.  

El atípico verano del Rey

La cara y la cruz. Así es como los medios de comunicación ven cada vez más a los reyes, sobre todo tras un verano en el que los miembros de la Familia Real han llegado con cuentagotas. Si bien la Reina fue la primera en llegar a Mallorca, don Juan Carlos fue el último. Entre medias llegaron don Felipe, las infantas Elena y Cristina, que lo hicieron después que su hermano, y con sus hijos y Letizia con Leonor y Sofía, que fueron las penúltimas en llegar y, tal vez, las más esperadas por la prensa.

Viajará a Panamá el próximo 18 de octubre, su segundo viaje oficial tras MarruecosEl Rey sólo estuvo cinco días en la isla, del 5 al 9 de agosto, donde continuó con su agenda oficial pero sin renunciar a su ocio privado a pesar de que este verano no ha podido hacer uso del Fortuna, el yate insignia de la Familia Real. El viernes 9, y tras reunirse con el presidente del Gobierno en el Palacio de Marivent, el monarca volvió a Zarzuela para proseguir con su rehabilitación. Ese mismo día, las infantas Leonor y Sofía también viajaron a Madrid, aunque en un avión diferente al de su abuelo por motivos de seguridad.

Durante su corta estancia el Rey sólo ha coincidido con doña Sofía, la infanta Elena, los Príncipes de Asturias, Leonor y Sofía, por lo que no ha tenido la oportunidad de ver reunidos a sus nietos como sí pudieron hacer el resto de miembros reales.  

* Durante la cena con las autoridades baleares este verano

‘Envía’ a la infanta Cristina a Ginebra

Ni tan siquiera el Rey supo medir las consecuencias que el estallido del caso Palma Arena tendría para la Corona. Después del desgaste de la imagen de la Jefatura del Estado y de la profunda herida abierta en el seno de los duques de Palma, el monarca decidió que era necesario poner tierra de por medio para retomar la buena sintonía familiar y, sobre todo, procurar la estabilidad emocional de sus cuatro nietos, sin importar el estado anímico en el que pudiera encontrarse Iñaki Urdangarin.

Don Juan Carlos ha velado por la infanta y sus cuatro nietos sin importarle el estado anímico de UrdangarinCon el objetivo puesto a arropar a su hija, el Rey organizó una auténtica defensa legal encaminada a evitar que la infanta Cristina fuera imputada, algo que, finalmente consiguió gracias a la inestimable ayuda del expolítico y abogado Miquel Roca.

Después de tentar algunas amistades para que le ofrecieran a Urdangarin un puesto de trabajo sin apenas éxito, el Rey no dio su brazo a torcer y continuó sondeando a sus contactos hasta que el príncipe Karim Aga Khan, amigo íntimo del monarca desde su juventud, le tendió la mano ofreciéndole a la duquesa de Palma un puesto de trabajo creado a su medida. Aunque continuará en La Caixa, doña Cristina será el nexo entre la entidad bancaria y el departamento de Bienestar Social y de Comunicación  de la organización Aga Khan Development Network (AKDN), donde trabajará mano a mano con la princesa Zahra Aga Khan, hija del gran amigo de su padre.

De esta manera, don Juan Carlos no sólo busca que su hija esté alejada de los focos, sino que consiga una estabilidad familiar y económica, esto último fácil de conseguir ya que su traslado a Ginebra va acompañado de dos sueldos: el de la Fundación La Caixa (300.000 euros) por coordinar los proyectos que tiene con la ONU y del que recibirá por su labor en la Fundación Aga Khan (entre 300.000 y 450.000 euros). Un buen colchón que suavizará sus problemas.  

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios