Astrid de Bélgica o cuando los hermanos 'royals' sí valen la pena
  1. Casas Reales
familia real belga

Astrid de Bélgica o cuando los hermanos 'royals' sí valen la pena

Últimamente, los hermanos de los Reyes y los herederos de las Familias Reales están recibiendo muchas críticas, menos Astrid de Bélgica quien está ejerciendo una gran labor

placeholder Foto: Astrid de Bélgica en una fotografía tomada en su cincuenta cumpleaños (Gtres)
Astrid de Bélgica en una fotografía tomada en su cincuenta cumpleaños (Gtres)

Últimamente, los hermanos de los Reyes y los herederos de las familias reales europeas están dando mucho que hablar, y no precisamente para bien. Magdalena de Suecia, la infanta Cristina o Marta Luisa de Noruega, ocupan los principales titulares de los medios y no por sus logros y proezas sino más bien por todo lo contrario. Mientras estos hermanos perjudican en menor o mayor grado a la institución, una con casos de corrupción y otra hablando con los ángeles, hay otros que se desviven por el correcto funcionamiento de la Corona. Este es el caso de la princesa Astrid de Bélgica quien, desde que su hermano Felipe ascendió al trono en junio de 2013, se ocupa de realizar las misiones económicas a distintos países del mundo.

Su último viaje ha sido a Catar. Con la discreción que la caracteriza desde bien pequeña y con su típica chaqueta de Chanel, Astrid cumplió con numerosos actos oficiales entre los que se encontraba una reunión con la jequesa Mozah bin Nasser al-Missned. Como la princesa belga no es nada mediática, la mayoría de compromisos que atendió pasaron desapercibidos para los medios. No obstante las escasas fotografías facilitadas por la Casa Real belga demuestran que la hermana de Felipe estuvo al pie del cañón, ejerciendo de perfecta embajadora de Bélgica e intentando conseguir contratos con los árabes para que su país pueda contar con excelentes negocios.

Cuando sus padres reinaban, Astrid siempre había quedado relegada en un segundo plano, y tan sólo asistía a los principales eventos familiares como el concierto de Navidad. Sin embargo, cuando Felipe fue proclamado Rey designó a su hermana como la representante de Bélgica en las misiones económicas, pues considera que es una “mujer muy inteligente”. Madre de cinco hijos, algunos de ellos ya bastante creciditos, y casada con el príncipe Lorenzo de Austria-Este, Astrid siempre se ha caracterizado por su discreta educación y su saber estar. Nunca ha protagonizado ningún escándalo y jamás ha mostrado ansias de poder o protagonismo, como sí lo ha hecho su hermano Laurent, ya que entiende que la institución es lo primero.

De momento, y mientras la princesa Elisabeth no cumpla la mayoría de edad, Astrid será la encargada de estas misiones económicas que poco a poco, intentan darle un papel más protagonista a la hermana del monarca. El propio Felipe, quien está muy unido a sus dos hermanos por la dura infancia que pasaron a causa de los continuos escarceos amorosos de sus padres, siempre ha explicado que quiere que tanto Astrid como Laurent, tengan su propia área de trabajo dentro de la Corona y que nunca se sientan innecesarios.

Casa Real Mathilde de Bélgica Bélgica Muere Fabiola de Bélgica Astrid de Bélgica
El redactor recomienda