Logo El Confidencial
Durante el velatorio de Kardam de Bulgaria

Las lágrimas de Doña Sofía por Kardam versus la ausencia de la Reina Letizia

Salvo en dos ocasiones, jamás se la había visto llorar en público a Doña Sofía. Este martes, en el tanatorio donde se velaba el cuerpo de Kardam de Bulgaria, volvía a mostrar sus sentimientos al abrazar a un amigo que acaba de perder a un hijo

Foto: La Reina Doña Sofía abrazando a Simeón de Bulgaria en el entierro de su hijo Kardam
La Reina Doña Sofía abrazando a Simeón de Bulgaria en el entierro de su hijo Kardam

La primera vez que la vimos llorar en público fue en el entierro de su suegro, el conde de Barcelona. Tan solo una vez más se vio a Doña Sofía mostrar su sufrimiento en público, durante el funeral por las víctimas del 11M. Este martes, las lágrimas volvieron a aparecer en los ojos de la Reina emérita durante el velatorio de Kardam de Bulgaria, hijo del rey Simeón.

La sala número 1 del tanatorio de San Isidro recibía a muchos amigos y familiares del príncipe Tirnovo (ver imágenes). El primer miembro de la familia del Rey que apareció fue la infanta Elena, quien, muy cariñosa, estuvo más de media hora arropando a la viuda y a los hermanos de Kardam. Más tarde, sobre las diez de la noche, minutos antes de que la capilla se cerrara, llegaban miembros de seguridad de la Casa Real para preparar la visita de la Reina Sofía. Unos minutos después la madre del Rey accede al hall del tanatorio, donde es recibida por los reyes de Bulgaria, Miriam de Ungría y sus hijos, Boris y Beltrán. En ese momento, el protocolo pasaba a un segundo plano. Doña Sofía se abrazaba a la viuda, quien, a pesar del momento que estaba viviendo, no dejó de cumplir con las normas e hizo una genuflexión.

La relación entre ambas familias reales siempre ha sido excepcional. Su vínculo ha sido el de la amistad por encima del protocolo. Por ello, la Reina emérita estaba sensiblemente emocionada. Así, fue abrazar al rey Simeón y romperse del todo. Una vez más, Doña Sofía se permitió soltar unas lágrimas, un momento acompañado por un silencio absoluto solo roto por el sonido de los flashes de las cámaras que retrataron el momento. Ella estaba de espaldas a los fotógrafos, por lo que no se pudo captar un primer plano de su rostro. Sí pudieron ver las reales lágrimas aquellos que se situaban a un lado de la sala. Acto seguido, saludó a los hijos de Kardam, Boris y Beltrán, y entró en la sala donde esperaban el resto de miembros del ‘clan K’. Allí permaneció unos minutos, para luego ser escoltada del brazo de Boris, el hijo mayor de Kardam y nuevo heredero de la casa real búlgara. “Es una mujer muy cariñosa. No esperábamos menos de ella”, comentaba un miembro de la familia.
 

Ausencia de la Reina Letizia

Después de la visita de la Reina Sofía, eran muchos los que esperaban que este miércoles hiciera acto de presencia la Reina Letizia, aunque solo fuera en representación del Rey Felipe, que se encuentra fuera de España, en el Líbano.

Una ausencia que llama la atención más si cabe pues Konstantin de Bulgaria, hermano del fallecido, es padrino de su hija, la infanta Sofía. Desde Zarzuela señalan que no tenía ningún acto oficial. Por eso, por la amistad que une a las dos familias y por tratarse de un miembro de una familia real europea, aunque sea depuesta, era más que esperada su presencia en el funeral.

Este miércoles, la infanta Margarita, la infanta Elena y Juan, Fernando y Simoneta Gómez-Acebo eran los únicos familiares del Rey que asistían a una misa ofrecida por el obispo ortodoxo, religión de la familia. Sobre las 13:30 el cuerpo de Kardam de Bulgaria era enterrado en el cementerio de San Isidro (Madrid) en un acto íntimo, al que solo acudieron miembros de la familia.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios