Logo El Confidencial

Las anécdotas más desconocidas de la princesa Leonor en su vida escolar

Los menús escolares, las fiestas infantiles, las amiguitas en Zarzuela... Todos los secretos que aún nadie ha contado sobre la vida escolar de la heredera al trono patrio

Foto: Leonor por Limited Pictures.
Leonor por Limited Pictures.

La Princesa de Asturias se ha hecho mayor. El próximo sábado, 8 de septiembre, se estrenará públicamente como heredera de la Corona en su primer acto oficial en el Principado de Asturias. Muy poco se sabe de esta agenda donde el protagonismo de la primogénita del jefe del Estado será el eje central de los tres actos conmemorativos del fin de semana.

[LEER MÁS: El Santa María de los Rosales, un 'búnker de normalidad' para Leonor]

Mientras que es secreto casi de Estado cómo transcurre la intimidad en el recinto familiar de Zarzuela, Vanitatis ha descubierto cómo es la convivencia y las anécdotas relacionadas con la vida académica de la alumna Leonor de Borbón Ortiz. Llegó con tres años y un mes después, el 31 de octubre, cumplía los cuatro. Su primera etapa como infanta de España y ahora como princesa no ha cambiado. Cuando era más pequeña, pensaba que todos los niños vivían en la mismas condiciones y le extrañaba que en sus vidas no hubiera policías como los que la acompañaban a todas partes. Ahora, el despliegue es mucho más reducido y menos visible. A pesar de lo que se dijo en su día, nunca hubo escoltas dentro de la clase. Tanto Leonor como después su hermana Sofía tienen adscrita seguridad femenina en el interior del recinto.

La infanta Sofía, el rey Felipe, la princesa Leonor y la reina Letizia, en la Almudaina. (Limited Pictures)
La infanta Sofía, el rey Felipe, la princesa Leonor y la reina Letizia, en la Almudaina. (Limited Pictures)

Lo que pasa en Zarzuela...

A diferencia de lo que suelen hacer otros padres, que dejan a los hijos en las fiestas de cumpleaños y se marchan para hacer sus cosas, la reina Letizia permanecía en la fiesta vigilando lo que comía Leonor. Una de las veces, doña Letizia se despistó y la infantita se llenó la boca de chucherías. Para que no la regañara, se las guardó en la parte inferior de la boca como hacen los hámsteres. Un padre que se dio cuenta de la situación se puso delante. Por una vez, la Reina no se percató de la inofensiva desobediencia de su hija.

Sofía y Leonor llegaban felices a saludar a su padre. (Limited Pictures)
Sofía y Leonor llegaban felices a saludar a su padre. (Limited Pictures)

Leonor fue creciendo y la espontaneidad que presentaba cuando era más pequeña con profesores y resto de alumnos de su edad o un par de años mayores que coincidían con ella en el comedor o en el patio fue desapareciendo. A esta invisibilidad se unió el aprendizaje diario: la discreción como lema de vida. Su grupo de clase siempre ha sido el mismo y no hay demasiadas filtraciones. Aún no había cumplido los ocho años cuando la Reina -entonces princesa Letizia- la regañó delante de otros niños por comentar que en su casa también tenían esos mismos vasos y platos con muñecos.

A diferencia del resto de compañeros, Leonor y después su hermana tenían muy bien aprendida la lección de sus padres -y sobre todo la princesa Letizia- y la repetían como una letanía desde que empezaron a comprender cuál era su situación en el mundo: "Lo que pasa en casa se queda en casa". Y así ha sido siempre.

Las advertencias tuvieron sus frutos y nunca más hubo indiscreciones de la niña Leonor. Las amiguitas que acudían al recinto de Zarzuela a jugar también sabían que no podían hacer comentarios mas allá del círculo privado de su familia. En esos primeros años escolares, solo estaban invitadas una o dos compañeras. Con el tiempo, a este grupo se fueron añadiendo niños. Solo en una ocasión hubo un niño paparazzi.

El menú del colegio

Pura Sotillos, antigua directora del colegio Santa Maria de los Rosales -que falleció en agosto de 2017-, fue tutora del príncipe Felipe. Fue muy estricta a la hora de que no permitir cambios estructurales en la marcha del colegio con la llegada de la heredera.

Al ser tutora del rey Felipe, estaba acostumbrada a tratar con la reina Sofía, que nunca intervino en los menús que servían en el colegio de sus hijos. Tanto con Felipe como con sus hermanas, Elena y Cristina, la Reina emérita nunca se entrevistó con los encargados de cocina.

La infanta Sofía y la princesa Leonor. (EFE)
La infanta Sofía y la princesa Leonor. (EFE)

La reina Letizia sí lo hizo en un primer momento, pero la directora Pura Sotillos le aconsejó que era mejor no invadir los 'reinos' de la cocina. Lo que sí cambiaron fueron los menús cuando Sotillos se jubiló. Este se envía a los padres a principio de curso y se va repitiendo (A, B, C y D) durante el año.

Desaparecieron los fritos, las grasas y los dulces. Ante el asombro de unas alumnas más mayores, doña Letizia les preguntó si tomaban pan de espelta. Las chicas respondieron: "Tomamos pan de barra, no de esa marca".

Las funciones del colegio

Durante varios años, Leonor daba clases de danza en el colegio como clase extraescolar. La reina Letizia también las recibió, igual que Victoria Federica. Con el tiempo, la Infanta se rebeló y cambió el baile por voleibol. Dejó de acudir al gimnasio a hacer barra frente al espejo para darle a la pelota. Leonor no ha estudiado chino en contra de lo que se dijo en su día.

La prohibición de grabar las funciones del colegio en las que interviniera la niña Leonor también tuvo su repercusión. Hubo padres que se quejaron en un primer momento. Con el tiempo se acostumbraron y suele ser un profesional el que lo hace y después reparte las imágenes editadas a los padres.

Felipe, Letizia y las niñas en una imagen de archivo. (EFE)
Felipe, Letizia y las niñas en una imagen de archivo. (EFE)

Para acudir a estas funciones también existe un protocolo. Solo hay dos puestos para los padres. Estos pueden ceder la silla a otro familiar directo siempre que se avise (en el caso del curso de Leonor y Sofía) con tiempo suficiente por motivos de seguridad. Las primeras veces hubo cierto malestar, pero como sucedía con las grabaciones de las actuaciones el tiempo tranquilizó a las familias.

Los padres que acuden a las funciones del colegio están colocados por orden alfabético. Durante unos años, al lado de los Príncipes estaba el que fuera embajador colombiano y su mujer, cuyas niñas asistían a la misma clase que Leonor y Sofía. El príncipe Felipe y Fernando Carrillo mantienen la amistad gracias a ese nexo de unión una vez que abandonó la embajada de Madrid.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios