Logo El Confidencial
en un año delicado para la familia real

Letizia, muy cerca de su familia, no tanto de la su marido, al llegar a los 46

La Reina cumple años después de 12 meses en los que ha dado mucho que hablar, sobre todo por su relación con su suegra, la reina Sofía

Foto:  Letizia, en una imagen de archivo. (Getty)
Letizia, en una imagen de archivo. (Getty)

Hay tanta leyenda urbana y, en ocasiones, tanto hermetismo en lo que rodea a los reyes Felipe y Letizia, que muchas de las cosas que se dan por cierto quizás no lo son. Y otras que se pasan por alto tal vez tengan más importancia de lo que parece. Por ejemplo, nada se sabe de con quién celebró su cumpleaños ni trascienden muchas más imágenes que sus actos oficiales, el comienzo de las clases de sus hijas y posados muy poco frecuentes. Así que, a menor información, más crecen las especulaciones.

La reina Letizia llega a los 46 este 15 de septiembre en un año en el que ha habido evidencias de que algo no funcionaba bien entre ella y su suegra, la ahora reina emérita Sofía. La culpa la tuvo un inesperado y sorprendente vídeo filtrado de una tradición que se repite como una fotocopia año tras año (solo varía en el número de ausentes).

Nos referimos a la Misa de Pascua en Palma, que este año dio lugar para todo tipo de habladurías e incluso a memes que proliferaron en las redes sociales y pasaban de whatasapp en whatsapp. En efecto, en esta ocasión algo había cambiado en una jornada que se prometía plácida e incluso, si quieren, rutinaria. Se había acabado con el 'status quo', al menos aparentemente.

[LEE MÁS: La reina Letizia cumple 46 años: repasamos en vídeo estos 12 meses]

La actitud de la reina Letizia, que se interponía entre la reina Sofía y los fotógrafos, para impedir una imagen de la mujer de Juan Carlos I con sus nietas, fue seriamente criticada y, en general, medios y comentaristas se posicionaron a favor de la emérita. Incluso Marie-Chantal Miller (sobrina política de los anteriores reyes) se permitió cuestionar a la mujer de Felipe VI a a través de Twitter.

Con la reina Sofía, en Mallorca. (Getty)
Con la reina Sofía, en Mallorca. (Getty)

Era un fuego mediático que convenía apagar cuanto antes, así que el paso por el quirófano (el taller, diría el monarca) de Juan Carlos I, para reemplazar una prótesis de rodilla, unos días después, era la ocasión idónea para demostrar que si había habido diferencias eran coyunturales y no de fondo. Así que vimos a la reina Letizia, muy solícita, abriendo la puerta del coche en el que se desplazaba su suegra. Sofía se pudo hacer todas las fotos que quiso con sus nietas y se mandó un mensaje implícito a los medios: aquí no ha pasado nada.

No fueron pocos los que cuestionaron este encuentro a las puertas del hospital privado Sanitas La Moraleja, en San Chinarro, que calificaron de 'escenificación' y encontraron algo forzado y poco natural. Ya habría más ocasiones de luchar contra esta idea preconcebida...

Unas plácidas vacaciones

En efecto, después de acudir juntas a ver un musical en mayo, del que hablaremos más adelante, las ocasiones llegaron este verano, en las tradicionales vacaciones de Marivent, en las que saltaban las alarmas cuando la reina Sofía tardaba en llegar, cuando otros años era la primera en hacerlo. ¡Falsa alarma! La emérita llegó sola, eso sí, sin el rey Juan Carlos, a quien una inesperada lesión de muñeca en pleno escándalo por los audios de Corinna le impedía en el último momento participar en la Copa del Rey de Vela, como se había anunciado con gran entusiamo. Una medida también puesta en cuesitón por la delicadeza del momento para el emérito, situado de nuevo en medio del debate público.

[LEE MÁS: El 'verano de la concordia' de Letizia y Sofía: estrategia mediática sengún la prensa gala]

Ambas reinas nos tenían preparada una sorpresa: irían juntas al mercado con Leonor y Sofía, una imagen un tanto insólita a la que la prensa extranjera también le generó suspicacias. Sea como fuere, durante esos días vimos a una nueva Letizia, que iba con las niñas a ver a su marido al Puerto de Palma, encantada con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y su mujer, y mas expuesta que nunca ante los medios.

Foto de familia en la comunión de la infanta Sofía. (Getty)
Foto de familia en la comunión de la infanta Sofía. (Getty)

Mucho se ha escrito y dicho sobre la supuesta animadversión de Letizia hacia la isla, que, en el fondo es lo de menos, porque hay mucha 'literatura' sobre temas de más calado: la relación que mantiene con su familia política.

[LEE MÁS: Letizia, inesperada visita a Felipe con sus hijas en las regatas]

Se da por hecho que Letizia no adora precisamente a su suegro, el rey Juan Carlos, y que ha sido muy beligerante para mantener a la Familia Real apartada de la infanta Cristina, por su implicación en el Caso Nóos (cuando coincidieron en la celebración del 50 aniversario de la muerte de Pablo de Grecia, padre de la reina Sofía, apenas se hablaron), pero tampoco es habitual verla con la infanta Elena, con quien sí mantendría una relación más cordial.

Los Reyes, con sus hijas en los Picos de Europa. (Getty)
Los Reyes, con sus hijas en los Picos de Europa. (Getty)

Esta distancia respecto a la infanta Cristina e iñaki Urdangarin no parece haberse hecho extensible a sus hijos, ya que el verano pasado fueron a cenar con Juan, Pablo, Miguel e Irene, a un restaurante de Palma de Mallorca, y ya este año, en mayo, Letizia acudió a ver el musical 'Billy Elliot' en Madrid, con su suegra, Victoria Federica y Cristina de Borbón Dos Siclias, gran aliada de Cristina.

Con ellas estaba Paloma Rocasolano, quien mantiene una estrecha relación con su hija, al igual que su exmarido, Jesús Ortiz, quien hace tan solo una semana viajaba a Covadonga para acompañarlas en un día trascendental para la princesa de Asturias, en su primer viaje oficial. Allí se encontraron con Menchu Álvarez del Valle, abuela paterna de Letizia, quien, lejos de parecer tener algún problema de salud, se mostraba muy sonriente y estupenda a sus 90 años.

[LEE MÁS: Paloma Rocasolano, la otra abuela real]

Sobre quien menos información disponemos es sobre su hermana, Telma Ortiz, quien, como se recordará, demandó a unos 50 medios de comunicación en 2008. Un juicio multitudinario celebrado en Toledo como pocos se recuerdan que perdió, pero que sirvió para el propósito que buscaba: conseguir pasar a un segundo plano, después de que algunos la hubieran calificado como la Pippa Middleton española, hermana de la mujer de Guillermo de Inglaterra.

Las últimas declaraciones suyas de las que disponemos se remontan al rifirrafe entre su hermana y la reina Sofía. Cuando los reporteros le preguntaron si Letizia merecía comprensión tras lo sucedido, manifestó un escueto: "Absolutamente". Eso sí, ni se quitó el casco de la moto ni las gafas que llevaba. Conseguir imágenes de ambas hermanas juntas parece haberse convertido en una 'misión imposible'.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios