Logo El Confidencial
FAMILIA DEL REY

Iñaki Urdangarin finaliza su primer día en libertad con una sonrisa

Después de un año y tres meses en la prisión de Brieva, el jueves disfrutó de su primer día fuera de la cárcel. "El guapete alto lo quiero para mí", le dijo uno de los internos

Foto: Iñaki Urdangarin, saliendo del centro. (J. Martín)
Iñaki Urdangarin, saliendo del centro. (J. Martín)

Iñaki Urdangarin salía a la calle por primera vez este jueves 19 de septiembre, tras un año y tres meses en la prisión de Brieva. La misma sonrisa que acompañaba al marido de la infanta Cristina por la mañana cuando salía a saborear el aire libre le acompañó también al regresar a la que ha sido su casa en los últimos quince meses. Según los presentes, por la tarde, a la salida parecía especialmente "relajado y contento". Lo normal cuando uno se relaciona con otras caras tras meses de aislamiento.

Urdangarin empleó el día cumpliendo con un programa de voluntariado en el Hogar Don Orione de Pozuelo de Alarcón. Salió a las 9 de la mañana de la prisión en un vehículo color gris junto con sus escoltas y a primera hora de la tarde le vimos abandonar el centro en el que prestó sus servicios. Un pequeño día para nosotros, un gran día para el cuñado del Rey.

Iñaki Urdangarin, saliendo del centro. (José Martín)
Iñaki Urdangarin, saliendo del centro. (José Martín)

Aunque a primera hora de la mañana Paco Sánchez, el director del centro, explicó a los medios allí congregados que aún no tenían una misión encomendada, poco después se pudo saber que la tarea del exbalonmanista sería la de ayudar, con uniforme de voluntario (pantalón y camiseta), a tareas de fisioterapia. Esa fue la decisión a la que se llegó tras una entrevista en la que se determinaron sus aptitudes. "Puede recibir visitas, pero no es lo normal", aclaró el director, quien, preguntado sobre si podría salir a comer con su familia, dijo: "¿Por qué no? Sin ningún problema. Aquí viene porque quiere", subrayó, aunque reveló que, por el momento, "no ha pedido permiso para que vengan su mujer y sus hijos".

La camiseta del nuevo uniforme de Urdangarin. (José Martín)
La camiseta del nuevo uniforme de Urdangarin. (José Martín)

Respecto a las tareas que desarrollará en el recinto, finalmente se ha decidido que Urdangarin preste apoyo a las "unidades de movilidad", que son las encargadas de la "psicomotricidad y la fisioterapia". "Se juega y se hace deporte para usuarios que necesitan moverse", explicó el director del centro, antes de destacar que en estas actividades siempre hay un técnico.

El marido de la infanta Cristina llevó de la prisión dos manzanas y un plátano para comerlas a media mañana. Aunque podría haber salido a comer fuera del centro, el cuñado del Rey prefirió comer con el personal del centro, que cuenta con un servicio de catering, y estuvo acompañado por otros voluntarios y trabajadores.

También fue el director del Hogar Don Orione quien desveló que a Urdangarin le había gustado el "kit del voluntario", que consiste en una identificación y una camiseta con una viñeta de Forges. "Le ha gustado el lema que tiene, un gran corazón", desveló. El cuñado del Rey deberá llevar puesto este uniforme mientras esté trabajando en el centro.

El que fuese duque de Palma recorrió los 103 kilómetros que separan la prisión de Brieva del centro con la única compañía de dos escoltas. Desde el momento en el que salió de la cárcel empezaron a contar las ocho horas (como tiempo máximo) permitidas por el juez de vigilancia para que permanezca en el Hogar Don Orione, algo que se repetirá durante dos días a la semana. Dicho juez accedió a la petición de Urdangarin en aplicación del artículo 117, dirigido a los condenados que aún están en segundo grado y no presentan riesgo de fuga.

Urdangarin abandona el centro de Pozuelo. (José Martín)
Urdangarin abandona el centro de Pozuelo. (José Martín)

Durante estos periodos de dieciséis horas semanales, nadie seguirá los pasos del exduque de Palma. La compañía de los escoltas está justificada por ser familia directa de Felipe VI. Los detalles que rigen su salida de prisión son los mismos que rigen las de otros presos. Asimismo, podrá utilizar el teléfono móvil una vez que esté en la calle, ya que su uso está prohibido dentro de prisión.

El trato con todo el mundo fue "muy cordial". Urdangarin agradeció al centro "que le haya acogido" y se mostró "muy colaborador", ha explicado Paco Sánchez. A su llegada al hogar se produjo una de las anécdotas del día, cuando algún interno le dijo con simpatía: "El guapete alto lo quiero yo para mí".

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios