Logo El Confidencial
FAMILIA DEL REY

Urdangarin, tras 15 meses 'a la sombra': "Se ha echado cinco años encima"

Desde que Iñaki Urdangarin ingresara en la cárcel, el 18 de junio de 2018, han pasado un año y tres meses. Hoy ha vuelto a saborear el aire libre y a sonreír públicamente. Así ha pasado el tiempo por él

Foto: Iñaki Urdangarin llega al Hogar Don Orione. (Cordon Press)
Iñaki Urdangarin llega al Hogar Don Orione. (Cordon Press)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Quince meses justos. Es el tiempo que ha pasado desde que Iñaki Urdangarin ingresara en la cárcel de Brieva, el 18 de junio de 2018. Esta mañana volvía a saborear el aire libre al poder salir de prisión para cumplir con un programa de voluntariado en el Hogar Don Orione de Pozuelo de Alarcón. Salió de Brieva minutos antes de las 9:00 de la mañana en un vehículo color gris junto con su escolta, la que tiene por ser miembro de la familia del Rey. Imaginamos los 103 kilómetros del trayecto entre la cárcel y el centro social, tan diferentes de aquella madrugada del 18 de junio. Al salir del coche, apenas una hora después, el marido de la infanta Cristina no podía menos que sonreír. Se dirigió a la prensa, tranquilo, dijo "buenos días" y se metió en Don Orione.

[El uso del móvil, quién pagará la escolta... Los detalles de las salidas de Urdangarin]

El director del centro había explicado poco antes a los medios allí congregados que aún no tenían una misión encomendada al exbalonmanista. El primer paso era ese: hablar con él, ver qué aptitudes podrían servir al día a día de estos enfermos y dónde podría ayudar mejor. Después, a la tarea.

Dos cosas han llamado la atención de este 'regreso' de Iñaki Urdangarin a la vida pública. Una, su tranquilidad, su amplia sonrisa. Otra, el cambio físico experimentado por el cuñado del Rey en estos quince meses que ha pasado 'a la sombra'. Urdangarin lucía la misma camisa azul con la que fue a recoger el auto de ingreso en prisión a la Audiencia de Palma, la última vez que le vimos. Pero su cabello ha encanecido, tiene calvas (síntoma habitual del estrés), sus ojos acusan la falta de sueño, los surcos de su cara hablan de un hombre que a sus 51 años está más avejentado que nunca. En su mano derecha, la pulsera que lucen también su esposa, sus hijos y la infanta Elena, y que conmemora la obra religiosa del sacerdote jesuita Kike Figaredo en Battambang (Camboya).

Inaki Urdangarin, el 13 de junio de 2018, tras recoger el auto de su ingreso en prisión. (Getty)
Inaki Urdangarin, el 13 de junio de 2018, tras recoger el auto de su ingreso en prisión. (Getty)

"Se ha echado cinco años encima". Era el comentario generalizado entre los miembros de la prensa y los curiosos que estaban esperándole en Pozuelo de Alarcón. Según distintas informaciones, el día a día de Urdangarin en prisión transcurre entre el deporte (cuenta con una bicicleta estática), un máster en Psicología que está estudiando en la Universidad a Distancia, la religión y el cuidado de algunas macetas. Fuentes de su entorno aseguran a Vanitatis que el reo se encuentra bien dentro de las circunstancias, pero el juez de Vigilancia Penitenciaria no opina lo mismo.

Urdangarin, a su entrada a Don Orione este jueves. (José Martín)
Urdangarin, a su entrada a Don Orione este jueves. (José Martín)

El juez, en contra del criterio fijado por Instituciones Penitenciarias y del informe del fiscal, accedió a la petición de Urdangarin de poder salir de la cárcel para cumplir con un programa de voluntariado. El auto describe a un Iñaki "deshumanizado" y "destruido" como individuo como consecuencia de su régimen de aislamiento, y explica que solo un programa como el que seguirá Iñaki puede garantizar su vuelta a la sociedad sin haber sido triturado (esto no es literal) por la prisión. Hay que recordar que Urdangarin escogió voluntariamente la cárcel de mujeres de Brieva para cumplir su condena de cinco años y diez meses de prisión.

Urdangarin regresó a Brieva a primera hora de la tarde. Está previsto que acuda al Hogar Don Orione todos los martes y los jueves, hasta que ya no sea noticia y no haya prensa en la puerta. De hecho, si todo va bien, en un futuro el centro querría contar con su nuevo e ilustre voluntario de forma diaria.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios