Logo El Confidencial
REALEZA

Las confesiones de la gran duquesa María Teresa de Luxemburgo

Una futura abdicación, el alto precio a pagar por reinar... la esposa del gran duque Enrique abre su corazón como nunca antes en una reveladora entrevista

Foto:  María Teresa de Luxemburgo. (Getty)
María Teresa de Luxemburgo. (Getty)

La gran duquesa María Teresa de Luxemburgo fue la ausencia más destacada en la visita de estado que Felipe y Matilde de Bélgica realizaron hace unos días a su pequeño país, al encontrarse de baja médica tras su operación de rodilla.

Tras la recomendación de los médicos de operar lo antes posible, la monarca no pudo hacer otra cosa que parar temporalmente su agenda, ya que estará varias semanas de baja. Un tiempo que ha empleado por ejemplo para conceder una entrevista “sin tabús” a 'Paris Match'.

"Tener el coraje de abdicar es, en mi opinión, la mejor decisión” dice durante la entrevista la gran duquesa. “Este ha sido el caso recientemente en Bélgica, y esta es también la práctica habitual aquí en Luxemburgo desde la gran duquesa Charlotte. Mi suegro lo hizo por nosotros y, cuando llegue el momento, lo haremos por Guillaume y Stéphanie”.

 La familia real luxemburguesa en una foto de archivo. (Getty)
La familia real luxemburguesa en una foto de archivo. (Getty)

Entre las razones para esa futura abdicación cita primero que “después de una vida de servicio, creo que tenemos el derecho, y a veces el deseo, de apartarnos para vivir unos años más tranquilos” para añadir después que “la posición de príncipe heredero no es la más fácil”.

[Leer más: Cena de gala (con tiaras y muchos brillos) en Luxemburgo y la minipresencia de Letizia]

Operaciones aparte, la gran duquesa está mejor que nunca. A sus 63 años, la cubana ha experimentado un gran cambio físico y está de lo más rejuvenecida. Pero su adaptación al palacio no fue del todo fácil, al no proceder de una dinastía real, aunque sí de una acaudalada familia perteneciente a la alta sociedad cubana.

 Portada de 'Paris Match' con la entrevista.
Portada de 'Paris Match' con la entrevista.

"Hoy en día, se ha convertido en algo común, casi la norma, y a menudo pienso en otras mujeres jóvenes que se enamoran como yo lo hice. Al principio no nos damos cuenta de cuánto significa renunciar a la libertad. Para servir a un país, tienes que sacrificar mucho, muchas veces silenciar tu vida privada, tener prioridades que no son necesariamente las que te gustarían”, confiesa.

“Visto desde afuera, todo es bonito, solo vemos la alfombra roja, pero no es tan sencillo. Sí, llevamos vidas privilegiadas, pero también muy restrictivas”, sentencia.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios