Logo El Confidencial
FAMILIA REAL BRITÁNICA

Sophie de Wessex, a los 55: los 9 datos más interesantes de la nuera favorita de Isabel II

La esposa del príncipe Eduardo cumple este lunes 55 años, postulada como uno de los miembros de la familia real más trabajadores y respetados por la ciudadanía británica

Foto: Sophie de Wessex. (Getty)
Sophie de Wessex. (Getty)

Sophie Rhys-Jones, convertida en condesa de Wessex desde que se casara con el príncipe Eduardo de Inglaterra, cumple este lunes 55 años. Y lo hace considerada como la favorita de la reina Isabel II, pero también postulada como uno de los miembros más respetados de la familia real, gracias a su discreción, capacidad de adaptación y trabajo a lo largo de estos 20 años. Es uno de los Windsor que más viajan a otros países para representar a la monarca, especialmente a zonas en vía de desarrollo, aunque también ha representado a la reina Isabel en bodas reales, como la de Federico y Mary de Dinamarca o la de Victoria de Suecia.

En su biografía, marcada por la discreción, sus orígenes humildes y el trabajo, encontramos datos muy interesantes y que nos dan una idea de que su vida no ha sido tan fácil como podría corresponder a un miembro -aunque sea por matrimonio- de la mismísima monarquía británica.

1. Sophie fue la primera mujer que llegaba a la familia real que no procedía ni de la realeza ni de la aristocracia, como sí fue el caso de Diana de Gales o Sarah Ferguson, sus antecedentes más cercanos. Su padre era vendedor de neumáticos y su madre era secretaria. Su vínculo con el príncipe Eduardo se dio en una fiesta que ella, relaciones públicas de profesión, había organizado.

Sophie Rhys-Jones y el príncipe Eduardo, el día de su boda. (Cordon Press)
Sophie Rhys-Jones y el príncipe Eduardo, el día de su boda. (Cordon Press)

2. Su segundo nombre es Helen, en honor a una tía materna que falleció en un accidente de tráfico diez años antes de que ella naciera.

3. Aunque la imagen de Sophie actualmente es prácticamente impecable, no siempre fue así. Dos años después de casarse, protagonizó una agria polémica que puso en un gran apuro a la familia real. Un periodista se hizo pasar por un posible cliente que quería contratar los servicios de relaciones públicas de su empresa. Sophie no sabía que estaba siendo grabada y habló tanto de la familia real como del primer ministro, en unas conversaciones que salieron a la luz, tras lo que la condesa de Wessex decidió dar carpetazo a su carrera y dedicarse única y exclusivamente al trabajo relacionado con la Corona.

4. Tampoco convertirse en madre fue un camino de rosas. Sufrió un embarazo ectópico en 2001, lo que le hizo replantearse su estilo de vida y costumbres alimentarias. Dos años después, tuvo lugar un nuevo susto, que pudo acabar en tragedia. Estando embarazada de su primera hija, se desprendió la placenta y dio a luz a Louise de forma prematura. No solo perdió gran cantidad de sangre, sino que su hija sufrió graves problemas de salud, especialmente en la visión, que arrastra aún hoy.

5. Tanto el complicado nacimiento de Lady Louise como el fallecimiento de su madre, en 2005, le hicieron acercarse mucho a la reina Isabel, convirtiéndose en una de sus grandes confidentes. Es habitual verlas juntas paseando a caballo por los campos de Windsor e incluso Sophie se refiere a su suegra como "mama".

Sophie de Wessex y la reina Isabel, en una imagen reciente. (Bukingham Palace)
Sophie de Wessex y la reina Isabel, en una imagen reciente. (Bukingham Palace)

6. Sophie de Wessex también tiene una estrecha relación con Kate Middleton. Es más, la esposa del príncipe Eduardo ha ejercido en varias ocasiones de intermediaria con las marcas favoritas de ambas, encargando prendas que consideraba que iban a ser del gusto de su sobrina política.

7. En la vida institucional de la condesa de Wessex también hay espacio para las anécdotas y recuerda especialmente una relacionada también con la reina Isabel, minutos antes de que comenzara un banquete de gala: "No olvidaré su mirada cuando yo no podía encontrar mi silla y ella estaba tratando de pronunciar su discurso. Decidí que debía estudiar las notas un poco más cuidadosamente la próxima vez".

8. Ninguno de sus dos hijos, Louise y James, ostentan el título de príncipes, aunque por nacimiento ambos tienen derecho. Eduardo y Sophie anunciaron que no se utilizaría ni el título ni el tratamiento de Alteza Real, y que recibirían el tratamiento como hijos de condes. Por tanto, su hija mayor es lady Louise, mientras que el pequeño es el vizconde James.

9. Cuando se anunció su compromiso con el príncipe Eduardo, las comparaciones con la princesa Diana fueron inevitables, especialmente por el cierto parecido físico y el peinado. Una similitud que incluso detectó la propia Diana, tal como recogen las memorias que escribió su mayordomo, Andrew Norton: "Es una copia de mí, se nota que la monarquía está buscando quien me reemplace. Todo esto, tras un encuentro de ambas con los Windsor como testigo, en el que incluso Lady Di hizo llorar a la prometida del príncipe Eduardo, al preguntarle por su vida y comentar sus orígenes humildes de forma despectiva.

Sophie de Wessex en 2006 / Diana de Gales en 1995. (Getty)
Sophie de Wessex en 2006 / Diana de Gales en 1995. (Getty)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios