Logo El Confidencial
FAMILIA REAL HOLANDESA

Los hasta ahora desconocidos problemas entre Máxima de Holanda y su suegra

El príncipe Claus, el difunto marido de Beatriz, tuvo que intervenir para intentar convencer a su mujer de la idoneidad de Máxima

Foto: Beatriz y Máxima de Holanda. (EFE)
Beatriz y Máxima de Holanda. (EFE)

Las relaciones entre las suegras y nueras reales no son siempre fáciles. Ejemplos de ello son Sofía y Letizia, quienes justo hace dos años protagonizaban un tenso desencuentro en la catedral de Palma. Tampoco Margarita de Dinamarca se lo puso fácil a su nuera Mary cuando esta empezó su noviazgo con el príncipe Federico. En cambio, las hay que se llevan divinamente, caso de Beatriz y Máxima de Holanda, aunque no siempre fue así.

Y es que a pesar de que ahora se adoran, al principio Beatriz no veía con buenos ojos a la elegida por su primogénito. A pesar de que siempre se ha dicho que fue el Gobierno holandés el que puso más objeciones al noviazgo del heredero con la argentina, por el estrecho vínculo de su padre, Jorge Zorreguieta, con la dictadura de Videla, tampoco a la otrora reina Beatriz le convencía la elección de Guillermo Alejandro.

Los reyes de Holanda. (EFE)
Los reyes de Holanda. (EFE)

Así lo cuenta el diplomático israelí y amigo de la familia Avi Primor en un nuevo documental, 'De zware jas van Beatrix', realizado con motivo del 40 aniversario de la investidura de Beatriz como reina. Primor ha detallado cómo el príncipe Claus, el difunto marido de Beatriz, tuvo que intervenir para intentar convencer a su mujer de la idoneidad de Máxima. Y lo hizo organizando una cena sorpresa en la que las dos mujeres se conocieron.

Al igual que al Gobierno, a la ahora princesa no le hacía ninguna gracia que el padre de su futura nuera hubiera sido ministro en una dictadura. Sin embargo, al conocerla en esa cena todas las dudas de Beatriz se disiparon. Como cuenta Primor, Máxima se mostró como es: sencilla, abierta, divertida y muy cariñosa. Resumiendo, la argentina consiguió en unas horas conquistar a su suegra.

La actitud emprendedora de Máxima también le quitó a Beatriz otras dudas que tenía acerca de su heredero, ya que la vio como la perfecta compañera. Tanto ella como su madre, la reina Juliana, dudaron un tiempo acerca del carácter de Guillermo Alejandro como futuro rey. El carácter algo introvertido del heredero así como su personalidad un tanto débil e infantil provocaron que en más de una ocasión ambas se cuestionasen si estaría preparado algún día para asumir las responsabilidades que conlleva ser el soberano de un país.

En esta incertidumbre se encontraban cuando en el año 2000 apareció en escena Máxima Zorreguieta, una joven argentina a la que el entonces príncipe había conocido en la Feria de Abril de Sevilla y de la que estaba locamente enamorado.

Los reyes de Holanda. (EFE)
Los reyes de Holanda. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios