Victoria de Suecia y los pendientes tan valiosos que no se atreve a ponerse
  1. Casas Reales
LAS JOYAS DE LA CORONA

Victoria de Suecia y los pendientes tan valiosos que no se atreve a ponerse

Junto a su madre y su tía, la heredera ha mostrado las joyas reales en un programa de la televisión sueca, contando algunos curiosos secretos familiares

Foto: Victoria de Suecia y los pendientes tan valiosos que no se atreve a ponerse
Victoria de Suecia y los pendientes tan valiosos que no se atreve a ponerse

Victoria y Silvia de Suecia han querido hacer más llevadera la cuarentena mostrando algunos secretos del joyero real de la familia Bernadotte, en el que se incluyen algunas piezas extremadamente valiosas, no solo económicamente, sino por la historia que tienen detrás. Lo hacen en un programa para la SVT que se ha dividido en dos partes, para poder enseñar todas las joyas a las que madre e hija tienen acceso, además de la princesa Magdalena, que por la distancia no ha podido participar en el documental, aunque sí lo ha hecho la princesa Cristina, hermana del rey Carlos Gustavo.

Cada una de ellas ha confesado cuál es la joya por la que sienten una debilidad especial. La reina Silvia lo tiene claro: su favorita es la tiara de zafiros, también llamada de Leuchtenberg, por su color y su versatilidad. La princesa Victoria se inclina por la tiara de los seis botones, una diadema compuesta por seis rosetas de diamantes redondos, rodeadas de otros más pequeños y que tiene un gran valor histórico, ya que procede de la corona que utilizó para su entronización en 1818 el rey Carlos Juan, el primer monarca de la dinastía de los Bernadotte.

La reina Silvia, con la tiara de zafiros. (Cordon Press)
La reina Silvia, con la tiara de zafiros. (Cordon Press)


Pero hay una pieza muy especial y prácticamente única en el mundo, tan valiosa que la princesa Victoria no se atrave a llevar, tal y como confesó a la conductora del espacio de televisión. Se trata de los pendientes Vasa, unos colgantes con un enorme diamante en el centro, rodeado de pequeños brillantes. La peculiaridad de esta joya es que los diamantes están tallados de forma oblicua, una característica que los hace especialmente valiosos, además por la historia que tienen detrás, ya que datan de finales del siglo XVIII y pertenecían a Federica de Baden, esposa del rey Gustavo Adolfo IV.

Ahora bien, parece que ni la princesa Magdalena ni la propia reina Silvia le tienen el respeto que sí confiesa Victoria ya que ambas los han lucido. Cierto es que han sido en pocas ocasiones y muy especiales, ya que la hija pequeña de los reyes suecos los eligió para su boda y, dos años después, para el enlace de su hermano, el príncipe Carlos Felipe.

Madre e hija también contaron en el programa de televisión cuál es el criterio que siguen para ponerse las joyas: "Por supuesto, depende de la ocasión qué nivel de joyería usar. Pero también depende de la ropa: de qué color es el vestido o qué estilo tiene. A veces adaptamos las joyas al vestido, pero otras veces es al revés: escogemos el vestido en función de las joyas". Y un pequeño secreto familiar: la reina siempre habla con sus hijas y su nuera, la princesa Sofía, sobre qué color van a vestir para no coincidir. Además, hay determinadas piezas a las que solo tiene acceso Silvia, ya que solo se las pueden poner las reinas.

La princesa Magdalena, con los pendientes Vasa el día de su boda. (EFE)
La princesa Magdalena, con los pendientes Vasa el día de su boda. (EFE)
Silvia de Suecia Victoria de Suecia
El redactor recomienda