Logo El Confidencial
EN LO BUENO Y EN LO MALO

Sarah Ferguson y Andrés, en la riqueza y en la pobreza: demandados por impago

Los duques de York han sido denunciados por el antiguo propietario del chalé que compraron en la estación suiza de Verbier en 2014 por una deuda millonaria

Foto: Sarah Ferguson y el príncipe Andrés, en una imagen de archivo. (EFE)
Sarah Ferguson y el príncipe Andrés, en una imagen de archivo. (EFE)

Cuando el príncipe Andrés y Sarah Ferguson se casaron, seguro que pocos pensaban que iban a llevar hasta sus últimas consecuencias aquello de 'en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad', incluso después de divorciarse. Y es que el duque de York y Fergie son, además de expareja, los mejores amigos y compañeros de piso, sin dudar en apoyarse públicamente cuando han venido mal dadas, como ha hecho Sarah con la supuesta vinculación del padre de sus hijas con la trama Epstein. Y ahora también van a poder ser compañeros en los juzgados, ya que ambos han sido demandados por una deuda contraída hace unos meses con el antiguo propietario de la casa que la pareja se compró en Suiza en 2014.

La pareja adquirió este chalé de madera típicamente alpino por 13 millones de libras, unos 15 millones de euros, bajo unas condiciones de pago que implicaban que la pareja tenía que pagar unos 5 millones antes del 31 de diciembre del año pasado, cosa que no sucedió. Al parecer, Andrés y Sarah tenían intención de vender la casa y así poder sufragar la cantidad que quedaba por pagar, pero su oferta no ha tenido el éxito esperado, por lo que están sin dinero suficiente para hacer frente a la deuda y cargando con una casa que está suponiendo un verdadero dolor de cabeza.

Sarah Ferguson y el príncipe Andrés, junto a varios amigos en Ascot. (EFE)
Sarah Ferguson y el príncipe Andrés, junto a varios amigos en Ascot. (EFE)

Se da la circunstancia de que esa deuda de 5 millones de libras ha aumentado estos meses, generando otros 1,7 millones de intereses. Así que el príncipe Andrés y Sarah Ferguson tendrán que responder ante la justicia por más de 7,5 millones de euros, tal y como ha confirmado un portavoz del duque de York, sin dar más detalles del proceso, puesto que están sujetos a un acuerdo de confidencialidad. Buckingham, por su parte, no ha querido hacer comentarios, puesto que aunque se trata del tercer hijo de la reina Isabel, desde noviembre no pertenece de forma oficial a la Casa Real.

Hay que recordar que puede no ser el único proceso judicial al que se enfrente el príncipe Andrés, ya que desde hace unos meses el FBI lleva solicitando su colaboración para la investigación del caso Epstein, que prometió cuando anunció su dimisión. Las intenciones parecían buenas, pero no ha cumplido la promesa. Por eso, el pasado marzo el fiscal que lleva el proceso anunció públicamente que se había negado a cooperar y que el FBI estaba valorando las diferentes opciones que tenía para poder contar con su testimonio. Una amenaza que no le dejaba en muy buen lugar, pero que no parece haberle afectado, ya que de momento no ha cambiado de parecer y sigue sin prestar declaración para ayudar con la resolución de esta trama que le salpicó directamente, poniendo su nombre en entredicho y obligándole a abandonar sus funciones reales para desvincular por completo a Buckingham.

El príncipe Andrés, junto a la reina Isabel  las pasadas navidades. (Reuters)
El príncipe Andrés, junto a la reina Isabel las pasadas navidades. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios