Logo El Confidencial
BODA EN LA NUEVA NORMALIDAD

Meghan y Kate consiguen (otra vez) no coincidir: la boda de la que se han librado

Él es uno de los mejores amigos del príncipe Guillermo, además de padrino de Charlotte, mientras que ella es la profesora de la hija de los duquesa de Cambridge

Foto: Kate Middleton y Meghan Markle, en Wimbledon. (Getty)
Kate Middleton y Meghan Markle, en Wimbledon. (Getty)

Hace unos meses, se conocía el compromiso de Thomas van Straubenzee con Lucy Lanigan-O’Keeffe, dos nombres que pueden no decir nada a priori, pero que tienen mucho que ver con los Windsor. Por lo pronto, el novio es el mejor amigo del príncipe Guillermo, además de uno de los padrinos de bautismo de la princesa Charlotte. Pero es que además, la novia es una de las profesoras de la pequeña en Thomas Battersea´s, el colegio donde estudia junto a su hermano mayor desde el pasado septiembre. Por eso, estaba confirmada la presencia de los Cambridge al completo en el enlace, previsto para el pasado mes de abril, con un papel importante de los niños, que iban a ejercer de pajes.

Pero no era la única presencia real que se esperaba en la boda, ya que también se daba por segura la asistencia del príncipe Harry y Meghan Markle, dada la relación que tienen con Charlie, el hermano del novio. No solo el duque de Sussex ejerció de padrino en su boda con Daisy Jenks, sino que el nombre de Charlie van Straubenzee fue uno de los que más sonó como candidato a ser uno de los padrinos de bautismo de Archie. Pero finalmente ni unos ni otros han acudido al enlace, evitando así el esperado cara a cara entre Kate Middleton y Meghan Markle que hubiera tenido lugar si el coronavirus no se hubiera interpuesto en los planes de los novios.

El príncipe Harry y Meghan Markle, en la boda de Charlie van Straubenzee y Daisy Jenks. (Cordon Press)
El príncipe Harry y Meghan Markle, en la boda de Charlie van Straubenzee y Daisy Jenks. (Cordon Press)

Y es que, la boda por todo lo alto que estaba prevista para el mes de abril tuvo que ser pospuesta sin fecha, hasta que la situación de la pandemia permitiera realizar la gran celebración que los novios querían. Pero parece que, finalmente, la pareja cambiaba de parecer y se daba el 'sí quiero' el pasado 24 de julio en una iglesia del barrio londinense de Chelsea, rodeados solamente de los familiares más cercanos, ya que actualmente las restricciones en Reino Unido impiden celebraciones con más de 30 asistentes.

No era la boda que ellos esperaban, pero tenían un buen motivo para no esperar. Y es que, según apuntan varios medios británicos, la pareja está esperando su primer hijo y no querían que nacieran sin haber pasado por el altar. Sea este el motivo o no, lo cierto es que, una vez más, el coronavirus ha hecho que nos quedemos sin el esperado reencuentro de Meghan Markle y Kate Middleton, como ya pasó con la boda de Beatriz de York, que finalmente fue una celebración íntima, por sorpresa y sin grandes fastos.

Los Cambridge y los Sussex en la boda de Eugenia de York. (Reuters)
Los Cambridge y los Sussex en la boda de Eugenia de York. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios