Iñaki Urdangarin nunca eligió el aislamiento: lo que desvela el nuevo auto del juez
  1. Casas Reales
FAMILIA DEL REY

Iñaki Urdangarin nunca eligió el aislamiento: lo que desvela el nuevo auto del juez

el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Castilla y León con sede en Valladolid ha aprobado la propuesta de la Secretaría General de Instituciones

Foto: Iñaki Urdangarin. (Getty)
Iñaki Urdangarin. (Getty)

Muchas veces se ha dicho que la elección de Iñaki Urdangarin de pasar sus cinco años y diez meses de condena en la cárcel de mujeres de Brieva le había 'librado' de tener que interactuar con otros presos y de alguna situación comprometida. El hecho de ser el único preso varón del centro penitenciario le ha obligado a vivir su condena prácticamente en soledad, sin más compañía que los funcionarios que trabajan en el centro, sus estudios, el deporte y sus salidas para realizar labores de voluntariado en el Hogar Don Orione.

En marzo, justo antes de la pandemia, el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Castilla y León (con sede en Valladolid) decidió mantener su clasificación en segundo grado, pero aplicarle "el principio de flexibilidad del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario" de forma que, además de los permisos correspondientes, pudiera disfrutar de dos salidas de fin de semana cada mes. La Fiscalía se opuso a esta decisión y el juez de la Audiencia de Palma de Mallorca reaccionó rápidamente revocando pocos días después las salidas de fin de semana.

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, en uno de sus permisos. (EFE)
La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, en uno de sus permisos. (EFE)

No es la primera vez que las autoridades judiciales dejan ver sus desencuentros en torno a Iñaki Urdangarin. Ahora, el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 'ha vuelto a la carga' y ha aprobado la propuesta de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias para aplicar al Iñaki Urdangarín un régimen de flexibilidad basado en la aplicación de ese artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario que permitirá al recluso salir del centro un fin de semana al mes "con el fin de paliar la situación de aislamiento en la que vive en la cárcel de Brieva (Ávila), no por voluntad propia sino por imposición de Prisiones por razones de seguridad". A la propuesta de Instituciones Penitenciarias, ahora validada por el Juzgado, se ha opuesto la Fiscalía.

En este nuevo auto del juez, que ya ha sido notificado a las partes, el magistrado cita un informe emitido por el Centro Penitenciario de Ávila en el que se detalla cuál es el procedimiento que se sigue cuando ingresa en el mismo un varón, hecho que es habitual a pesar de ser un centro de mujeres, ingresos tanto voluntarios como por orden judicial, desde la apertura del centro en 1989. Según tal protocolo, los reclusos varones que ingresan son trasladados inmediatamente, tras unos trámites administrativos, al Centro Penitenciario de Segovia por decisión de la Administración penitenciaria. Esto no ha ocurrido con Iñaki Urdangarin, que permanece aislado en el módulo de hombres de Brieva.

Iñaki Urdangarin, entrando en el Hogar Don Orione. (EFE)
Iñaki Urdangarin, entrando en el Hogar Don Orione. (EFE)

El director general de Ejecución Penal y Reinserción Social explica en otro informe incorporado al expediente que el cuñado del Rey no ha sido traslado a un centro penitenciario de hombres como en otros casos anteriores "por razones de seguridad, más fácilmente controlables, y de mejor manera en el centro penitenciario en el que se encuentra ingresado".

Estos documentos, que no se habían incorporado hasta ahora al expediente, confirman el criterio recogido en anteriores resoluciones del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Castilla y León y de la Audiencia Provincial de Ávila, frente a lo resuelto por la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca y el Ministerio Fiscal en sus anteriores informes y recursos, que sostenían que el recluso Urdangarin permanecía en el Centro Penitenciario de Ávila por voluntad propia y no por razones de seguridad.

La resolución no es ejecutiva hasta que no sea firme.

Iñaki Urdangarin
El redactor recomienda