El incierto futuro de la tiara Marichalar, la joya que la infanta Elena recibió de su familia política
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

El incierto futuro de la tiara Marichalar, la joya que la infanta Elena recibió de su familia política

La duquesa de Lugo recibió con motivo de su boda una joya que fue bautizada con el apellido de su ahora exmarido

Foto: La infanta Elena, con la tiara Marichalar. (LP)
La infanta Elena, con la tiara Marichalar. (LP)

Fue el 23 de noviembre de 1994 cuando el Palacio de la Zarzuela hizo publico el siguiente comunicado: "Sus Majestades los Reyes tienen la satisfacción de anunciar el compromiso matrimonial de su hija, Su Alteza Real la Infanta Doña Elena, con Don Jaime de Marichalar Saénz de Tejada. La boda se celebrará en Sevilla el 18 de marzo de 1995". La noticia se convirtió en un auténtico bombazo, pues era la primera boda real celebrada en España en décadas.

Hubo muchas especulaciones sobre quién vestiría a la novia -finalmente el elegido fue Petro Valverde- y qué tiara coronaría su look nupcial, y se hicieron incluso apuestas, tomando como referencia el joyero real. Lo que nadie esperaba aquel 18 de marzo de 1995, hace hoy 26 años, es que la infanta Elena apareciera en la catedral de Sevilla del brazo de su padre luciendo una joya hasta entonces nunca vista, la que ha sido bautizada como tiara Marichalar.

Hablamos de una diadema de estilo neoclásico realizada en platino y diamantes con tres partes diferenciadas: la base está decorada con círculos de metal -de los que Elena prescindiría años más tarde-; en el medio encontramos hojas de laurel engarzadas; y en la parte superior, una franja con claves griegas, una clara referencia a los orígenes de la Infanta a través de su madre, la reina Sofía. Según los expertos en la materia, el precio de mercado de la tiara rondaría los 80.000 euros.

placeholder La boda de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, en 1995. (Getty)
La boda de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, en 1995. (Getty)

La duquesa de Lugo utilizó exclusivamente esta tiara para los eventos de gala tras su boda. Aunque en su juventud había optado por la floral o la prusiana, durante sus años de matrimonio la vimos siempre con la Marichalar, ya que era de su propiedad. Sin embargo, cuando en 2007 se anunció el "cese temporal de la convivencia" entre Elena y Jaime y dos años más tarde se firmaron los papeles del divorcio, quedó la duda de qué ocurriría con dicha joya.

Un enigma que pareció resolverse el 19 de junio de 2010. Una duquesa de Lugo de lo más castiza apareció en Estocolmo en el enlace de Victoria de Suecia y Daniel Westling con un vestido de Lorenzo Caprile que coronó con la tiara Marichalar, por lo que se entendió que, a pesar del divorcio, la pieza seguía siendo propiedad de la Infanta, ya que, según lo publicado en su momento, fue un regalo, no un préstamo.

Sin embargo, con el paso de los años hubo otro giro. Y es que tanto Blanca como Inés, hijas de Amalio de Marichalar, hermano mayor de Jaime de Marichalar, y Amalia de Corral, la lucieron en sus respectivas bodas. Existen dos teorías que podrían explicar esto: la primera es que Elena se la prestara a sus exsobrinas para su gran día, y la otra que la tiara nunca dejara de ser Marichalar y que Elena tuviera el usufructo durante sus años de casada y también ocasionalmente. Puestos en contacto con los Marichalar, prefieren no hablar públicamente sobre el asunto.

Ahora queda por saber qué ocurrirá cuando Froilán y Victoria Federica pasen por el altar, si es que finalmente dan el paso. ¿Veremos a la nueva generación de los Marichalar Borbón luciendo la tiara familiar?

Infanta Elena