El último discurso del Rey don Juan Carlos I: de su "buf" al desmayo de su jefe de prensa
  1. Casas Reales
UN ANTES Y UN DESPUÉS

El último discurso del Rey don Juan Carlos I: de su "buf" al desmayo de su jefe de prensa

El de 2014 fue un discurso de casi 6 minutos plagado de errores que marcó un antes y un después en la monarquía española. "Me dio una lipotimia", admitió Javier Ayuso

Foto: El rey Juan Carlos I en la Pascua Militar de 2010. ( EFE/Manuel H. de León)
El rey Juan Carlos I en la Pascua Militar de 2010. ( EFE/Manuel H. de León)

Fueron casi 6 minutos de discurso que se hicieron eternos. Eternos para los invitados y eternos para el protagonista de la alocución, el rey Juan Carlos I. Era el 6 de enero de 2014, día de la Pascua Militar y congregados en el Salón del Trono del Palacio Real había decenas de militares, altos cargos, además de periodistas y miembros de la sociedad civil.

El todavía rey Juan Carlos I acababa de cumplir 76 años y su estado de salud preocupaba a muchos. Su discurso llegaba con el runrún de su posible abdicación sobrevolando el ambiente y nada de lo que hizo sirvió para rebajar la tensión.

placeholder Los Reyes Felipe y Letizia en 2018 ante el Rey emérito. (Reuters/Gabriel Bouys)
Los Reyes Felipe y Letizia en 2018 ante el Rey emérito. (Reuters/Gabriel Bouys)

Don Juan Carlos había pasado la jornada anterior de celebración. Pegado al teléfono hasta altas horas de la madrugada, charlaba con amigos con los que compartía la alegría de su aniversario. Lo contaba Javier Ayuso, responsable de comunicación de la Casa Real por aquel entonces, en una inédita entrevista concedida al premiado podcast ‘XRey’.

El impacto

Porque el impacto de aquel discurso fue enorme. Durante parte de su disertación, el Rey resopló, intercaló sus frases con expresiones de cansancio como “buf” y le costó terminar aquellos largos minutos en los que balbuceó parte del tiempo. “Me dio una lipotimia y me tuvieron que sacar a escondidas”, declaró Javier Ayuso en el citado documental. Hay que tener en cuenta, añadía, que don Juan Carlos había celebrado su cumpleaños el día anterior y “se había acostado a las tres de la madrugada respondiendo wasaps”.

Foto:

En este podcast, firmado por Eva Lamarca y Álvaro de Cózar, periodistas que han realizado un audiodocumental de The Story Lab para Spotify, hablaron los principales actores de aquellos días. “Yo no era el jefe de Comunicación, yo era el jefe de los bomberos”. Con esta contundente frase inicia Ayuso su entrevista, en la que detalla lo complicados que fueron aquellos días para él.

“Había incendios en la familia, con la princesa, la infanta… Bueno, bueno, estábamos todo el día apagando incendios. Incendios absurdos que creaban ellos”. Así fue, Ayuso se pasaba el día al teléfono y tuvo que controlar todo lo que salía sobre la Casa Real en los tiempos en los que la popularidad de la monarquía era como “unos dientes de sierra, cada vez más agudizados”.

Un antes y un después

Porque recuerda que a cada acción que les daba buena imagen, sucedía algo que les volvía a los índices más bajos. Y en todo ese contexto, la crisis económica apretaba. “La crisis acabó afectando muchísimo a la Corona”, admitía Ayuso. Y aquel discurso de la Pascua Militar fue decisivo para lo que sucedería después: en abril de ese mismo año, el Gobierno anunciaba la abdicación de Juan Carlos I.

Foto: La reina Letizia en la celebración de la Pascua Militar. (LP) Opinión

Llegábamos a este punto tras años de crisis, cierto. Al viaje de Botsuana y el ‘destape’ de Corinna Larsen como ‘amiga entrañable’ del monarca, se sumaban las numerosas operaciones a las que se había sometido don Juan Carlos. Y la estruendosa caída que había sufrido en agosto de 2012 durante su visita al Estado Mayor de Defensa. No era la primera, pero sí una de las más sonadas. Porque aquel año fue el primero en el que se habló de su posible abdicación.

Llega la abdicación

El 15 de abril de ese año, José Antonio Zarzalejos había publicado un impactante artículo en El Confidencial, Historia de cómo la Corona ha entrado en barrena, en el que se exponía la fuerte crisis por la que pasaba la Monarquía en aquel momento. Meses después, el 22 de febrero de 2013, el mismo autor publicaba por primera vez, y de forma documentada, la posible abdicación del Rey.

Foto: Leonor y Sofía, besando a su abuelo. (Getty)

Efectivamente, el rey Juan Carlos había planteado al jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, en otoño de 2012, la posibilidad de abdicar. Su planteamiento daba, según relató el propio Spottorno en ‘XRey’, “un margen amplio” para “empezar el proceso de cómo se lleva a cabo una abdicación”. Así pues, el jefe de la Casa Real preparó, junto a sus antecesores Rafael Almansa y Alberto Aza, todos los flecos que podía presentar esa situación en un documento en el que se abordaban tres cuestiones fundamentales: la vertiente política, la jurídica y la familiar.

El proceso se alargó, como vemos, durante meses, y parecía que se eternizaba hasta aquel impactante discurso de la Pascua Militar. No fue inmediato, tal como relata Spottorno en el citado podcast, sino que fue “a mediados de febrero” de ese año cuando le volvió a comunicar su intención, esta vez como “definitiva”.

Desapareció de la web

Nadie era entonces más consciente que él de la compleja situación en la que se encontraba. Aquel 6 de enero había perdido el hilo en varios momentos de su discurso, no pudo terminar sus frases y todo ello generó duras críticas. La Casa Real omitió incluso en su página web la intervención, cuando siempre colgaban todas sus intervenciones.

Foto: Don Juan Carlos en el restaurante Beker 6. (Instagram)

No era la primera vez que sucedía algo parecido. En la apertura del Año Judicial, en septiembre de 2013, Zarzuela había omitido el vídeo en el que el Rey se equivoca al confundirse de orador y ser corregido por Alberto Ruiz-Gallardón, ministro de Justicia, al dar la palabra al Fiscal General del Estados, Eduardo Torres-Dulce, cuando el turno de palabra era para el presidente del Tribunal Supremo, Gonzalo Moliner.

Lo decíamos, la abdicación llegó con meses previos cargados de errores y malos momentos. Y el discurso del Rey fue lo que prendió la mecha que provocó el incendio que terminó con los casi 40 años de reinado de Juan Carlos I.

El redactor recomienda