Simoneta Gómez-Acebo tiene una joya de reina que debería ser de Letizia
  1. Casas Reales
CURIOSIDADES REALES

Simoneta Gómez-Acebo tiene una joya de reina que debería ser de Letizia

La condesa de Barcelona decidió entregar una de sus alhajas del lote de joyas de pasar a su nieta Simoneta como regalo de bodas y no a la reina heredera

Foto: Simoneta Gómez-Acebo, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Simoneta Gómez-Acebo, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Las últimas voluntades de la reina Victoria Eugenia dejan claras sus intenciones. "Dado en Lausanne, a 29 de junio de 1963. Yo, doña Victoria Eugenia de Battenberg y Windsor, Reina que fui de España por mi matrimonio con el Rey Alfonso XIII, de cuyo enlace subsistieron al presente cuatro hijos, llamados Don Jaime, Don Juan, Doña Beatriz y Doña Cristina, por el presente testamento ológrafo ordeno mi última voluntad según las siguientes cláusulas…". Así da comienzo un testamento al que se sumaron dos codicilos ("conjunto de disposiciones de última voluntad [...] que no requiere las formalidades de un testamento y a menudo es una modificación del mismo").

En uno de ellos, aparecen descritas las que son las joyas de pasar: "Las alhajas que recibí en usufructo del Rey Don Alfonso XIII y de la misma infanta Isabel, que son: una diadema de brillantes con tres flores de lis, el collar de chatones más grande, el collar con treinta y siete perlas grandes, un broche de brillantes del cual cuelga una perla en forma de pera llamada La Peregrina, un par de pendientes con un brillante grueso y brillantes alrededor, dos pulseras iguales de brillantes, cuatro hilos de perlas grandes, un broche con una perla grande gris pálido rodeada de brillantes y del cual cuelga una perla en forma de pera, todas ellas, desearía, si es posible, se adjudicase a mi hijo Don Juan, rogando a este que las transmita a mi nieto Don Juan Carlos. El resto de mis alhajas, que se repartan entre mis dos hijas", decía el texto.

Estas joyas están destinadas a ir pasando de reina en reina, tal como dejó escrito Victoria Eugenia. Y así ha sido. Tras la proclamación de Felipe VI en junio de 2014, doña Letizia asumió la titularidad del lote y en estos años ya ha lucido muchas de ellas. Sin ir más lejos, la tiara de la Flor de Lis que estrenó en su visita de Estado a Argentina y la ha lucido también en otras ocasiones que han requerido de la pomposidad y ornamentación de una pieza de brillantes tan emblemática e histórica.

Además, la hemos podido ver con las llamadas pulseras gemelas, de sus favoritas y que, a diferencia de la reina Sofía, Letizia suele lucirlas en la misma muñeca, salvo en casos extraños; también ha lucido el broche con perla grande en gris pálido rodeada de brillantes que ha llevado para actos como la Pascua Militar; el collar con treinta y siete perlas grandes que eligió para un almuerzo con el presidente de Alemania hace un par de años; o el par de pendientes con un brillante grueso y brillantes alrededor por el que se ha decantado en muchas y grandes ocasiones como cenas de Estado y también en actos de menos envergadura, como entregas de premios. Sin embargo, hay una alhaja mencionada por la reina Ena en su testamento que muy difícilmente acabará en el joyero de la actual Reina de España.

placeholder Simoneta Gómez-Acebo, con un broche. (Gtres)
Simoneta Gómez-Acebo, con un broche. (Gtres)

Hablamos del "broche de brillantes del cual cuelga una perla en forma de pera llamada La Peregrina". La condesa de Barcelona, quien recibió las joyas por ser ella la mujer del heredero al trono, cumplió con las voluntades de su suegra, pero no del todo, ya que decidió entregar el broche -sin la Peregrina- a su nieta Simoneta Gómez-Acebo, tal como revela la página de Instagram Joyas Reales, a la que Simoneta da su apoyo con likes, una prueba de la veracidad de la información.

La reina Victoria Eugenia tenía especial cariño a este broche, que lució en actos tan importantes y simbólicos como la boda de Isabel II. Al heredar el broche, María de las Mercedes también lo llevó, siempre con la Peregrina colgando de él. Pero en 1990 decidió regalárselo a su nieta Simoneta con motivo de su boda con José Miguel Fernández Sastrón. Desde entonces, Simoneta ha llevado el broche del lazo en distintos eventos, como en el enlace de su hermano Beltrán o la cena previa a la boda de don Felipe y doña Letizia, cuando lo lució prendido del pelo.

La historia de la Peregrina

placeholder La Peregrina de Elizabeth Taylor, cuando salió a subasta. (EFE/Gustavo Cuevas)
La Peregrina de Elizabeth Taylor, cuando salió a subasta. (EFE/Gustavo Cuevas)

La que sí está en poder de doña Letizia es la Peregrina, que tiene una larga historia a sus espaldas, y es una de las joyas más polémicas a nivel mundial. Su inusual tamaño y forma ha suscitado grandes leyendas y ha pasado de mano en mano de importantes e influyentes personalidades a lo largo de la historia. El problema llegó cuando se puso en manos de una joyería británica que llamó a Alfonso XIII para saber si le interesaba que las reinas de la familia real española pudieran volver a lucir la Peregrina, pero no llegaron a un acuerdo.

Al parecer, el monarca se habría hecho con una perla similar para regalársela a su esposa Victoria Eugenia. El problema llegó en 1969, cuando la Peregrina salió a subasta en Nueva York y la Casa Real Española negó que se tratara de la perla original, pues afirmaban que la que ellos guardaban en su joyero era la verdadera. A pesar de los problemas iniciales, el 23 de enero la exclusiva gema fue vendida por 37.000 dólares a Richard Burton, quien se la regaló a su esposa, la actriz Elizabeth Taylor. Sin embargo, la polémica no terminó ahí. El portavoz de Victoria Eugenia apareció diciendo que la perla que habían subastado era falsa y que la verdadera estaba en su poder. A día de hoy, Casa Real sigue manteniendo que la suya es la original.

Familia Real Española Simoneta Gómez-Acebo
El redactor recomienda