Logo El Confidencial
el 25 de enero de 1990

30 años sin Ava Gardner, la superestrella de Hollywood que hizo arder Madrid

La actriz falleció manteniendo una pasión especial por nuestro país que fue reflejada en la serie de Paco León 'Arde Madrid'

Foto: Ava Gardner, en 'La condesa descalza'. (Cordon Press)
Ava Gardner, en 'La condesa descalza'. (Cordon Press)

Por su estilo de vida, nadie daba un duro porque Ava Gardner llegase a anciana. Cuando murió de neumonía a los 67 años soltó su última gran carcajada ante los que la cuestionaron por su vida alegre. Aquello ocurrió un 25 de enero de 1990, hace ahora treinta años. Tres décadas después de su muerte, no solo se ha puesto en valor la diferencia de Ava, el 'animal más bello del mundo', sobre el resto de estrellas de su quinta. También se ha valorado su relación con España, expuesta en la serie de Paco León 'Arde Madrid'.

Mujer fatal en 'Forajidos' y gran estrella de la Metro Goldwyn Mayer en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, Gardner nunca fue una actriz del calibre de Bette Davis o Katharine Hepburn. Pero el carisma que derrochó en películas como 'Mogambo' o 'La condesa descalza' está al alcance de muy pocas. También su capacidad para hacer de la vida una fiesta, como demuestra su paso por Madrid.

Ava Gardner, en una imagen de los años 40. (Cordon Press)
Ava Gardner, en una imagen de los años 40. (Cordon Press)

En la citada serie de Paco León ya se contaba cómo la protagonista de 'Mogambo' y su asistenta, Ana Mari, fueron un dúo que representaba, respectivamente, la España de la modernidad y la que se caía de rancia en pleno franquismo. El Museo Chicote, esa coctelería madrileña que albergó los momentos de diversión de algunas de las personalidades más grandes del siglo XX, fue el escenario de muchas de las correrías de Ava. Rubén Gómez, uno de los socios actuales del local, narraba hace unos años a este medio que la actriz "se bebió Chicote. Era la clienta más excesiva y la más fiel. Cada noche estaba aquí".

Ava Gardner y Luis Miguel Dominguín, en una imagen de archivo.
Ava Gardner y Luis Miguel Dominguín, en una imagen de archivo.

La pasión de la estrella por España comenzó en 1953, cuando vino a recuperarse de un aborto. Tres años atrás, había conocido nuestro país durante el rodaje de 'Pandora y el holandés errante', una onírica cinta grabada en la Costa Brava. Pese a que rodaba en Italia una nueva película, la secular 'La condesa descalza', Ava volvió a España en la Navidad del 53. Su acercamiento a Luis Miguel Dominguín se acabó convirtiendo en una relación entre copas de vino, taconeos en tablaos flamencos y locuras insospechadas que incluyen, entre otros objetos, hasta un camión de la basura. “Un día, después de una borrachera, salió a la calle y se apoyó, sin darse cuenta, en el camión de la basura, que la acabó llevando hasta Callao”, contaba Gómez. El torero y la estrella se habían conocido tiempo atrás en otra fiesta con sabor cañí. Tanto ella como Dominguín estaban invitados a la inauguración del Castellana Hilton y no pasó mucho tiempo hasta que tuvieron un primer encuentro sexual. Las historias sobre lo que el torero dijo de la primera noche que pasó con la actriz van desde lo literario a lo dantesco. “¿A dónde vas?”, parece que dijo ella al verle salir de la cama al día siguiente. “A contarlo”, replicó él.

Con torero o sin él, la actriz celebró fiestas hasta el amanecer en la España franquista junto a Lola Flores, que incluso llegó a enseñar a tocar las palmas a Orson Welles en su presencia. No todo fue tan feliz, ya que también se vivieron escenas de celos por parte del propio Dominguín. Una de las noches en las que Sinatra, también bastante asiduo a perderse en la noche madrileña, visitó Chicote. "Fue capaz de pedir que no entrase Frank Sinatra una noche en la que Dominguín venía a Chicote y se lio bien gorda en la puerta. Al final, ella cedió, el torero entró y hubo reconciliación en la mesa que ella presidía y que a día de hoy le está dedicada", narraba Gómez.

Frank Sinatra y Ava Gardner, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Frank Sinatra y Ava Gardner, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

La unión de Ava y Madrid dependía mucho de su relación con Dominguín, pero cuando rompieron porque al torero le apetecía regularizar su vida (y lo hizo, pero con Lucía Bosé), ella mantuvo su romance español. España fue el refugio de la protagonista de 'La noche de la iguana', el lugar donde el ‘animal más bello del mundo’ pudo alejarse de las imposiciones de Hollywood y vivir su particular capea con un matador; un país que tuvo en su corazón hasta aquella noche que cerró los ojos para siempre.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios