Logo El Confidencial
LA OTRA FARAONA

Suzanne Mubarak: lujos y excesos de la que fuera poderosa primera dama de Egipto

Su marido, Hosni Mubarak, ha fallecido hoy a los 92 años tras ser apartado del poder y encarcelado en 2011

Foto: Suzanne y Hosni Mubarak, junto a Carlos y Camilla en Egipto. (Getty)
Suzanne y Hosni Mubarak, junto a Carlos y Camilla en Egipto. (Getty)

Con una breve alerta, el canal de televisión público de Egipto informaba de la muerte del que fuera presidente del país durante casi 30 años, Hosni Mubarak, tras haber sido sometido a una operación y haber permanecido un mes en cuidados intensivos. El político y militar renunció a su cargo en 2011 tras las protestas multitudinarias que sacudieron el país y fue condenado a cadena perpetua, aunque consiguió la libertad en 2017.

Pese a que varios rumores han apuntado en más de una ocasión a su mal estado de salud e incluso se ha llegado a informar sobre su presunta muerte, le sobrevive su viuda, Suzanne Mubarak, de 78 años. La que fuera poderosa primera dama de la tierra de los faraones es la hija de un pediatra egipcio y una enfermera galesa.

El fallecido Hosni Mubarak, junto a su hijo Alaa en un juicio en 2018. (EFE)
El fallecido Hosni Mubarak, junto a su hijo Alaa en un juicio en 2018. (EFE)

Amada y odiada a partes iguales, junto a su marido proporcionó a sus dos hijos Alaa y Gamal puestos en el partido y lucrativos negocios, pero, según se cree, su exagerada ambición al tratar de convertir en el sucesor de Mubarak en el poder a su hijo mayor fue una de las principales razones que precipitaron su caída.

“La gente estaba insatisfecha con Mubarak, entre otros motivos, por la actuación de su mujer en los asuntos públicos”, llegó a declarar Amr Musa, exlíder de la Liga Árabe. Con un prominente papel político, además de dedicarse a labores benéficas, también había llegado a impulsar leyes en el Parlamento.

 Suzanne, junto a las reinas Sofía y Rania. (Getty)
Suzanne, junto a las reinas Sofía y Rania. (Getty)

Sin embargo, se ganó el malestar de sus compatriotas por su vida de excesivo lujo. Según publicó 'El País', tras la revolución no solo se supo de sus cuentas multimillonarias en Suiza –se localizaron hasta 320 millones en el país helvético–, sino que sus guardaespaldas tuvieron que sacarla a rastras del palacio presidencial, pues era incapaz de asumir su nuevo estatus.

[Leer más: Hussein de Jordania y el rey Juan Carlos, historia de una amistad (gamberra)]

Entre sus detractores, la primera dama era especialmente criticada por su esnobismo y glamour, que molestaba a un pueblo sencillo y muy lejano de esa mujer sin velo, con falda, siempre perfectamente maquillada y peinada. La viuda del 'último faraón', como llamaban a su marido, llegó a devolver varios millones de dólares robados así como una mansión en El Cairo, a cambio de su libertad.

Junto a Carla Bruni en 2008. (Getty)
Junto a Carla Bruni en 2008. (Getty)

Entre sus defensores estaba por ejemplo Hillary Clinton, que en su libro 'Historia viva' describe a Hosni y Suzanne como "una pareja impresionante", asegurando que ella "tiene una carrera en sociología y siempre ha sido una enérgica defensora de la mejora de oportunidades y educación para las mujeres y los niños de Egipto, a pesar de la oposición que estos esfuerzos despiertan en los fundamentalistas islámicos".

Desde la caída en desgracia de su familia siempre ha mantenido un perfil muy bajo, visitando a su marido e hijos durante su estancia en prisión, y sin aparecer jamás en los medios.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios