Logo El Confidencial
DE NUEVO, EN EL PUNTO DE MIRA

Luis Miguel cumple 50: grandes misterios y leyendas urbanas de una vida hermética

Se está preparando la segunda temporada de la serie de Netflix sobre el cantante mexicano, en la que se abordarán nuevos capítulos de su vida

Foto: Luis Miguel, en un concierto en Las Vegas en 2019. (Getty)
Luis Miguel, en un concierto en Las Vegas en 2019. (Getty)

Luis Miguel va a celebrar este 19 de abril su 50 cumpleaños sin su familia, confinado en su yate en Miami. Esa es la tesis que mantiene la edición mexicana de '¡Hola!', que dedica la portada de su último número al artista, quien ha logrado relanzar su carrera después de unos años erráticos que no hacían presagiar nada bueno por sus supuestos problemas de salud y financieros, de los que parece completamente recuperado.

La serie sobre su vida de Netflix fue crucial en la revitalización de un mito que sigue siendo considerado por muchos el Frank Sinatra mexicano, un artista que, por cierto, le invitó a su 80 cumpleaños en noviembre de 1995, un impresionante homenaje musical en el que él fue el único artista latino. Lo que nos da, sin duda, la magnitud de su estrellato, que pese a lo poco prolífico que es discográficamente hablando, sigue siendo casi imbatible en Hispanoamérica. Previsiblemente, el intérprete de 'Suave' y 'La bikina', cuyo último disco '¡Mexico por siempre!' vio la luz hace tres años, pasará estos días con su novia, Mollie Gould, de 20 años, pero, según la mencionada revista, estará lejos de su familia y sus amigos.

Aunque muy en su línea de no hacer declaraciones, Luis Miguel fue descubierto el pasado mes de febrero en el tren automático subterráneo que conecta las terminales del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas acompañado por su novia. Uno de los detalles que más poderosamente llamó la atención es que, aparentemente, viajaba sin equipo de seguridad, aunque lo cierto es que nada perturbó su tranquilidad. De hecho, fue muy consciente de que le estaban haciendo fotografías y no hizo nada por impedirlo. Algo insólito en una personalidad como la suya, tan poco dada a hacer concesiones de cara a la galería.

No debemos perder de vista tampoco que Luis Miguel, cuya biografía sigue rodeada de un halo de misterio, alimentado por él mismo, siempre ha sido reservado con los medios y muy hermético respecto a sus aspectos más íntimos, como la desaparición de su madre. Por eso, ni que decir tiene que sorprendió mucho que aceptara llevar su vida a la pequeña pantalla y, por supuesto, dio el visto bueno a los guiones, como lo ha hecho también para la segunda temporada, cuyo rodaje se ha visto interrumpido por la pandemia del coronavirus.

[LEE MÁS. El biógrafo de Luis Miguel: "La madre está muerta y los indicios apuntan al padre"]

Son muchas las partes afectadas por esta segunda temporada, sobre la que no han trascendido demasiados detalles, entre ellas, su hija mayor, Michelle Sallas, fruto de su relación de juventud con Stephanie Salas. La actriz dejaba claro hace unos meses que los productores no le han preguntado al respecto: "Que hagan lo que quieran, de por sí ya lo han hecho".

Michelle hacía alusión con estas contundentes declaraciones a que su madre ya habría aparecido en la primera temporada, solo que con otro nombre, Sofie, y su relación se habría tocado de pasada. Hay quienes creen que el enfoque que se dio a este asunto (que Luis Miguel había tenido un encuentro de una noche por despecho por su maltrecha relación con la fotógrafa Mariana Yazbek) habría sido el detonante de que padre e hija se hubieran distanciado.

Michelle Salas. (EFE)
Michelle Salas. (EFE)

Como decimos, la relación padre e hija no fue precisamente fácil puesto que, aunque era vox populi y el parecido físico, abrumador, el Rey Sol solo la reconoció legalmente cuando ya tenía 20 años. Un hecho diferencial que, sin embargo, lograron subsanar una vez que el cantante admitió lo que era evidente y que era sabido por la opinión pública mexicana, que siempre se ha mostrado muy indulgente hacia uno de los mayores astros de su país.

Ha habido tanta literatura al respecto (y filtraciones, algunas de ellas apócrifas) que a veces cuesta discernir entre la realidad y la leyenda urbana. Uno de los asuntos que más ríos de tinta hizo correr fue la ruptura profesional de Luis Miguel con su mánager español Alejandro Asensi, amigo también desde la infancia y su mano derecha, que atribuyeron a la supuesta relación entre este, hijo a su vez del periodista José Asensi Blasco, y la propia Michelle, a la que doblaba la edad.

Aracely Arámbula. (EFE)
Aracely Arámbula. (EFE)

La ironía es que había sido el propio Alejandro quien habría realizado las gestiones para que el cantante reconociera legalmente a su hija, quien en 2005 en la revista 'Quien' manifestaba: "Yo no quiero que me compadezcan por ser la hija no reconocida de Luis Miguel. No le pido una vida, solo quiero que me dé cinco minutos para que me explique sus razones".

Una vez resueltas las cuestiones legales de filiación, en 2008, Michelle Salas se mudó a Los Ángeles con su padre, entonces unido sentimentalmente a la actriz Aracely Arámbula, madre de sus otros dos hijos, Miguel y Daniel, nacidos en 2007 y 2008. Una convivencia que se rompió posteriormente, pero que ha dejado una buena relación entre los tres hermanos, de lo que la primogénita de Luis Miguel ha dejado constancia en las redes sociales.

Una gran saga familiar

Stephanie Salas, que se quedó embarazada de Luis Miguel con solo 17 años, crió a su hija en solitario, algo que subrayaba hace unos meses: "Yo he sido muy trabajadora. Siempre he tenido el ejemplo de mi familia de como mujer salir adelante, no depender de nada ni de nadie. Y, sobre todo eso, trabajar", manifestaba la nieta de la mítica Silvia Pinal, protagonista de 'Viridiana', de Luis Buñuel, y también sobrina de la cantante Alejandra Guzmán.

La mítica musa de Buñuel, Silvia Pinal. (EFE)
La mítica musa de Buñuel, Silvia Pinal. (EFE)

La madre de los dos hijos menores de Luis Miguel, Aracely Arámbula, toda una estrella de telenovelas, dio mucho que hablar cuando se la vio en febrero del año pasado con Luis Miguel en Acapulco, lo que, como era de esperar, generó especulaciones sobre una improbable reconciliación. La actriz ha dejado entrever a lo largo de los años que el cantante no está con sus hijos todo lo que a ella le gustaría: "Están muy bien porque tienen una mamá que se preocupa por ellos. Estoy al día con ellos y al 100 por 100", manifestaba en una entrevista. El pasado mes de febrero se mostraba mucho más explícita: "No necesito pedir una pensión. Mis hijos están económicamente bien, viven de mi trabajo".

Sobre la posibilidad de que su figura apareciera en la segunda temporada de la serie de Netflix, Aracely lo tiene claro: "No, no vamos a salir. No está autorizado mi nombre ni mucho menos el de mis hijos. No quiero que su tranquilidad esté expuesta y los perturbe. El señor canta divino, pero que cante, pero no hay necesidad de exponer tanto una vida. (...) A mí no me interesa. Yo tengo mi carrera. Que saquen hasta antes de que me conociera y listo. Será un éxito también".

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios