Gabriel Corrado: "Isabel Pantoja me dijo que tenía los ojos parecidos a Paquirri"
  1. Celebrities
ENTREVISTA

Gabriel Corrado: "Isabel Pantoja me dijo que tenía los ojos parecidos a Paquirri"

El actor argentino es uno de los protagonistas de la tercera temporada de 'Riviera', que llega a Movistar+, y estuvo a punto de protagonizar una serie con la tonadillera en los años 90

Foto: Gabriel Corrado. (Cortesía)
Gabriel Corrado. (Cortesía)

El 12 de diciembre cumple 60 años y tiene las mismas ilusiones que cuando empezaba. Por no decir más. Gabriel Corrado es uno de los intépretes principales de 'Riviera', producción británica creada por Neil Jordan (Oscar al mejor guión por 'Juego de lágrimas') que alcanza su tercera temporada con un gran éxito (en España está disponible en Movistar Plus). El actor argentino se conecta por Skype con nosotros desde su casa en Buenos Aires y rezuma entusiasmo desde los primeros compases de la entrevista por esta oportunidad laboral que llegó por sorpresa y que sitúa su carrera en otra dimensión.

Felizmente casado desde 1989 con Constanza Feraud y padre de tres hijos, Corrado alcanzó en los años 90 una enorme popularidad en España al convertirse en una de las estrellas importadas por Tele 5 para dar a la cadena un cariz más internacional. De su paso por nuestro país, de su proyecto frustrado con Isabel Pantoja y de su gratitud hacia Valerio Lazarov y Paolo Vasile, actual consejero delegado de Mediaset, hablamos con el actor, quien hace unos años montó su propia productora para sacar sus propios proyectos adelante siempre que los necesitara y es autor de una trilogía para adolescentes, 'El secreto de Aladina', pues una de sus grandes pasiones es la escritura y también la música. Pero no hagamos más spoilers...

PREGUNTA: ¿Cómo ha sido tu primera experiencia anglosajona?

RESPUESTA: Actuar en otro idioma es muy complicado, hay que estar muy preparado y centrado en ello. Te obliga a hacer un clic en el cerebro, de igual manera que cuando conduces en el Reino Unido, donde tienen el volante a la derecha. Al principio estás en guardia, pero luego ya la cosa fluye. Me entrené mucho, con el coaching de mi hija menor, que es actriz y es la única que vive con nosotros. Me transmitió mucha confianza de entrada. Cuando vi los guiones, mi personaje es muy importante, es el antagonista de esta temporada, encontré que había secuencias en español e inglés. Esta temporada se desarrolla fundamentalmente en Buenos Aires, aunque hay una parte en la Costa Azul y en Venecia. Fue muy fácil, entre comilllas, al tener muy buenos directores. Fue un desafío que yo ya creía que no llegaba porque ya llevo muchos años de carrera. Esto es lo más parecido a Hollywood, porque es una serie de alto presupuesto, aunque también he trabajado en buenas producciones en Argentina, España e Italia. Además, es un reto interpretar a un político.

P: En Argentina tienes un buen catálogo para inspirarte...

R: Yo ceo que es un formato universal. Muchos de ellos, no digo todos, son como estrellas del rock. Este personaje en particular no está inspirado en nadie, pero se van a sentir identificados muchos. Es un tipo que mueve multitudes, que hipnotiza al electorado prácticamente. Es el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires y está buscando su reelección, utilizando sus métodos maquiavélicos. En nuestra profesión, el hábito hace al monje y cuando tienes trescientos extras aplaudiéndote es muy bueno para la escena, te lo acabas creyendo. Es bueno ver los entresijos del poder y de alguna forma se espía a la alta sociedad. Se ve cómo es su día a día y la política está muy vinculada a esto.

P: Has estado rodeado de un gran reparto, en el que se encuentran Julia Stiles y Poppy Delevingne. ¿Cómo ha sido tu relación con ellas?

R: Fantástica. Nos hemos ensamblado de una manera muy cómoda y fluida, con mucho entusiasmo. A esta temporada también se incorporó Rupert Graves, que es un actor formidable y muy divertido. Estar en mi ciudad me hizo sentir un poco anfitrión de ellos y lo pasamos fenomenal.

P: Acabasteis el rodaje apenas unos días antes de que estallara la pandemia. ¿Cómo lo has vivido?

R: Terminamos una semana antes. Fue una suerte, porque hubiera sido un lío. Muchas producciones se vieron afectadas por el confinamiento. Ya se estaba empezando a sentir la angustia de lo que estaba pasando en Francia, en el Reino Unido o en España. Jugamos contra el tiempo y lo logramos. Aquí estábamos muy pendientes de lo que pasaba en vuestro país, porque después iban aplicándose en Argentina las mismas medidas. Nadie se esperaba esto. Esto es como una película de terror y futurista. Recuerdo a los orientales usando barbijos (mascarillas) y nunca pensé que íbamos a usarlos salvo para un quirófano. Aquí hemos empezado la desescalada, estamos en primavera, casi verano, con la vacuna más cerca. Supuestamente esta segunda ola no llegará aquí en la medida que llegue la vacuna. Lo vivimos con angustia, desazón e incertidumbre.

Gabriel Corrado, en una secuencia de 'Riviera'. (Movistar Plus)
Gabriel Corrado, en una secuencia de 'Riviera'. (Movistar Plus)

P: Llevas treinta y un años casado. ¿Cómo se consigue esa estabilidad?

R: Estoy muy feliz. Somos un buen equipo. Cuando viví en España, en el 93 y en el 98, que me quedé cuatro años, estuvimos siempre juntos y con nuestros hijos, que ya son mayores y viven fuera, salvo la menor, como te comentaba.

P: Desvelabas en su día que haber hecho terapia de pareja también os había ayudado mucho y también haber empezado de cero juntos en otros países.

R: Todo eso ayuda. Cuando uno va a otros países, donde no tiene un círculo social que te contenga ni la familia, te une mucho, aunque también te puede separar. En nuestro caso nos hizo mucho bien, nos proporcionó oxígeno, pero también nos damos independencia, ni yo meto las narices en su trabajo, en el buen sentido, ni ella en el mío. Nos ayudamos y somos buenos compañeros. Hacer terapia de pareja es fantástico porque ayuda a salir de una situación difícil, te hace ver la luz. Lo más fácil es tirar la toalla y abandonar, hay que trabajar. Si realmente hay amor, hay que defenderlo y sacar lo mejor de eso. Además de mantener el sentido del humor y compartir actividades. Tanto en lo profesional como en lo personal, una persona tiene que renacer constantemente.

P: También dices de tus hijos que te han dado pocos problemas. ¿A qué se dedican?

R: Son buenos chicos y para un padre y una madre son siempre tus hijos, los ves crecer, aunque les quieres resolver la vida, que es un error. Hemos aprendido a ser padres y, como decís en España, no nos han dado mucha caña. Lucas, el mayor, es licenciado en Economía y es músico, porque tuvo su banda en su momento, y es muy intrépido y le ha gustado explorar muchas cosas. Está viviendo en Ámsterdam desde hace tres semanas. Se fue allí con su novia y está con un emprendimiento. Lucía, la de en medio, vive en Barcelona hace casi dos años, es licenciada en Comunicación Social y se dedica a la producción audiovisual, trabajó en varias producciones internacionales en Buenos Aires y también para Disney, entre otras empresas. Clara, la más chica, que tiene 21 años, estudiaba Psicología pero lo dejó. Hace un tiempo comenzó a estudiar teatro y le encanta dirigir. De hecho, es probable que se vaya a estudiar a Estados Unidos con esa finalidad.

Gabriel Corrado, con su mujer y sus cuatro hijos. (Cortesía)
Gabriel Corrado, con su mujer y sus cuatro hijos. (Cortesía)

P: A España llegas precedido de los éxitos de las telenovelas y presentas programas como 'Vivan los novios', dos galas de la Hispanidad desde Sevilla, intervienes en 'Hostal Royal Manzanares' con Lina Morgan y protagonizas la serie 'Mediterráneo'. ¿De quiénes guardas mejores recuerdos o enseñanzas?

R: La persona que creyó en mí en España fue Valerio Lazarov, que ya no está entre nosotros, y entonces dirigía Tele 5. Me contrató para presentar 'Vivan los novios' en el 93 y producía lo de Lina Morgan. También presenté una gala de Nochevieja con Claudia Schiffer. Era la primera vez que lo hacía, fue aprender otra parte del mundo audiovisual. Me abrió otra puerta. También Paolo Vasile confió en mí para las galas de la Hispanidad del 99 y 2001. También me divertí mucho con Josema Yuste en 'Mediterráneo' y Ana Duato fue una compañera estupenda. Me instalé en Marbella, inicialmente por tres meses, pero acabaron siendo cuatro años. Después viví en Madrid y la experiencia fue muy interesante.

P: ¿Qué ocurrió con una serie que iba a escribir el recordado Sebastián Junyent ('Hostal Royal Manzanares') y que ibas a protagonizar con Isabel Pantoja? ¿La llegaste a conocer?

R: Me hubiera encantado y tuvimos una comida en Madrid. Recuerdo que me dijo que yo tenía los ojos parecidos a Paquirri. Éramos muy jóvenes. Se iba a producir en España, pero como pasa a veces con los proyectos, naufragó. Era muy interesante y hubiera estado muy bien.

En el Festival de las Naciones de 2018, en Sevilla, recibiendo un premio junto a la infanta Elena. (Cortesía)
En el Festival de las Naciones de 2018, en Sevilla, recibiendo un premio junto a la infanta Elena. (Cortesía)

P: En estos días también eres noticia porque intervienes en el último videoclip de Pimpinela, que lleva ya casi 20 millones de reproducciones.

R: Los conozco hace muchos años y participaron en la gala de Nochevieja que presenté en España. En el videoclip intervengo también con la actriz Carina Zampini, con quien había trabajado en la serie 'Luna negra'. Fue muy bonito porque tiene un lenguaje diferente, en el que cuentas una historia en muy pocos minutos. Como está en YouTube, se ve en todo el mundo. He recibido muy buenos elogios por ese trabajo. Los trabajos son como botellas que uno tira al mar con un mensaje y uno no tiene ni idea del recorrido que van a hacer.

P: En unas semanas cumples 60 y, según me cuentas, has hecho bien la transición de ser el galán de las historias a ser el villano o el actor de carácter.

R: Hay que envejecer con dignidad. Considero que es un estado de ánimo y un tema mental el tema de la edad cronológica. Lo importante es estar vigente, primero de todo para uno mismo. A mí esta serie me ayudó a aprender algo nuevo, actuar en inglés, aunque me manejaba de manera social. Aprender es buenísimo a la edad que sea. El confinamiento, además, me está permitiendo hacer algo que me encanta, dirección de orquesta. Lo estoy aprendiendo online. Me gusta mucho la ópera, toco la guitarra desde muy pequeño... Hay que seguir creciendo.

Isabel Pantoja