Entrevistamos a la primera mujer trans que quiere correr las 24 horas de Le Mans
  1. Celebrities
ESPECIAL LGTBI

Entrevistamos a la primera mujer trans que quiere correr las 24 horas de Le Mans

Charlie Martin se ha convertido en un referente para la comunidad LGTBI y en su ánimo está seguir abriéndose camino en el mundo del motor

Foto: Charlie Martin cumplirá 40 años el próximo 24 de agosto. (Foto: Cortesía)
Charlie Martin cumplirá 40 años el próximo 24 de agosto. (Foto: Cortesía)

"Ojalá lo pueda conseguir el año que viene, porque este año no va a poder ser, a no ser que pase algo en sentido contrario de la noche a la mañana. Tengo confianza en que acabaremos consiguiéndolo. Para cualquier piloto es impresionante y en mi caso aún más por los obstáculos que hay que superar", nos contesta Charlie Martin, la primera mujer trans que intentará participar en las emblemáticas 24 horas de Le Mans, la emblemática carrera de automovilismo de resistencia que se disputa cada año en el circuito de la Sarthe, muy cercano a la mencionada localidad. Aun así, se encuentra en un momento profesional espléndido con otras metas más a corto plazo que conseguir: "Este año sigo compitiendo en Britcar y ojalá logremos ganar el campeonato, porque hemos empezado de manera fantástica".

De momento, su caso sigue siendo excepcional ("he oído que hay alguno más empezando, por información que he leído en internet"), pero sí hay más personas trans involucradas en este sector, "ingenieros, mecánicos...", pero no siempre "son visibles, por los motivos que sean, porque hacerlo es una elección muy personal". No ha sido este su caso y espera "haber abierto un camino para que la gente vea que en mi deporte puede ser su auténtico yo".

Charlie Martin, que cumplirá 40 años el próximo 24 de agosto y lleva quince de ellos compitiendo en el mundo del motor, mostró su transición de género a partir de 2012 en su canal de YouTube GoCharlie, y desde entonces se ha convertido en un referente para la comunidad LGTBI.

PREGUNTA: ¿Has recibido apoyo en el entorno deportivo o, por el contrario, te has encontrado con dificultades?

RESPUESTA: He tenido un gran apoyo por parte de mis amigos y de los medios de comunicación. Cuando 'salí del armario' en el deporte, mi historia generó una inmensa atención. Se escribieron cosas sobre mí y entrevistas que hice que fueron muy positivas. Me pareció que era importante dar una imagen positiva en lugar de estar diciendo que algo había sido malo o que alguien había sido horrible. Al principio fue duro y lo dejé todo, porque me aterrorizaba, si te soy honesta, tenía miedo de no ser apoyada. Hay gente que no había tratado a una persona transexual y no sabía cómo reaccionar, así que me sentí muy vulnerable durante esa época.

No creo que la gente no fuera buena. En Inglaterra es muy común en ocasiones que nos preocupemos por si algo que podamos decir puede ser inapropiado u ofensivo y que acabe haciendo daño, por lo que optamos por no decir nada. Cuando recibes esa respuesta, lo percibes como pasivo-agresivo y construyes tu propia narrativa en tu cabeza por los motivos que les lleva a esa gente a no hablar contigo o comportarse de esa manera. Ese es el primer obstáculo que me encontré, así que lo importante es conseguir establecer un diálogo con esa gente, para que les pudiera contar cómo era, por qué estaba haciendo esto... Construirte una red de gente que te apoye, que es crucial, es algo que, como trans, nadie te explica, así que lo tienes que hacer por ti misma. En esa época de mi vida no tenía mucha confianza en mí misma, así que era una situación aterradora.

placeholder Charlie Martin es embajadora de la organización benéfica Stonewall. (Foto: Cortesía)
Charlie Martin es embajadora de la organización benéfica Stonewall. (Foto: Cortesía)

P: En España se está debatiendo sobre una ley trans, cuyo mayor obstáculo es la denominada autodeterminación de género sin necesidad de ser sometido a exámenes médicos. Hay quienes esgrimen como argumento que en lugares públicos, como por ejemplo una cárcel o un baño, las mujeres podrían ver amenazada su integridad. ¿Qué dirías a estas personas?

R: Hay gente en el Reino Unido que ha utilizado ese argumento, diciendo que hay lugares exclusivamente para mujeres en los que se sentirían desprotegidas, porque podría llegar un hombre diciendo que legalmente es una mujer y por lo tanto puede estar ahí... Es muy frustrante y descorazonador para mucha gente trans porque está socavando sus derechos humanos. La gente que quiera hacer este tipo de cosas -dice en alusión a hipotéticas agresiones- lo va a hacer de todas maneras. En todas las sociedades hay gente mala que va a cometer delitos, pero al hacerse este tipo de afirmaciones se pone en cuestión a los transexuales.

Cuando una persona va al baño usa el baño para lo que se usa, no con otro propósito. He escuchado muchas historias en el Reino Unido, particularmente para niños trans, que tienen miedo de ir al baño porque en muchas ocasiones han sido desafiados de una manera agresiva. Hay gente que no va al baño en todo el día en su trabajo o en las escuelas por miedo a estas situaciones. En el mundo del deporte también se está produciendo un gran debate en este sentido, especialmente en Estados Unidos, donde se ha prohibido a los trans jugar al rugby. Tienen que cambiar muchas cosas...

P: Perdiste a tus padres siendo muy joven. ¿Fue especialmente duro no tenerles a tu lado en tu transición?

R: Salí del armario con mi madre cuando tenía 11 años y con algunos amigos del colegio. Mi madre, de alguna manera, siempre lo supo. Estamos hablando de 1995 y la situación no era la misma que ahora, en la que resulta más fácil. Para entender lo que significa ser transgénero, ahora a mi madre le podría haber enseñado vídeos de YouTube o blogs de gente que estaba transicionando, pero antes no existía nada de eso. Es duro para cualquiera no tener a sus padres para apoyarle. Tengo la suerte de tener dos hermanos mayores y una hermanastra que me han apoyado mucho. También he tenido mucha suerte con mis amigos. Es algo a lo que te acostumbras y vives con ello, pero es muy triste.

placeholder Charlie quiere lograr ser la primera mujer trans en participar en las 24 horas de Le Mans. (Foto: Cortesía)
Charlie quiere lograr ser la primera mujer trans en participar en las 24 horas de Le Mans. (Foto: Cortesía)

P: ¿Qué les dirías a los niños y adolescentes que estén viviendo un proceso similar al tuyo?

R: Nunca dudes de tu derecho a ser válido, de esa persona que tú sabes que eres. No permitas que la gente te haga sentir mal. No dejes que nadie te obligue a ser algo que tú no eres. Sé la mejor versión de ti mismo. Estamos viviendo una época en la que a través de internet y de la tecnología te permite conectar de una manera mucho más fácil con otra gente que siente como tú. Es increíble poder conectar con ellos y tener su apoyo. En mi caso, eso no existía y tuve que descubrirme a mí misma, por lo que el proceso fue mucho más duro.

P: Sufriste anorexia, depresión, te sentías muy sola... ¿De dónde sacaste la fuerza para superar todos esos problemas?

R: Mi madre era una mujer muy fuerte. Era una mujer amable y dulce, pero con mucha fortaleza. Estuvo luchando contra el cáncer durante dos años y ver cómo luchó durante ese proceso me hizo admirarla mucho por todo lo que tuvo que experimentar. Siempre estaba sonriendo y era positiva. Eso me enseñó mucho y considero que mucha de su fuerza me ha llegado de ella. Transicionar era algo que me aterrorizaba porque afectaba a numerosos aspectos de mi vida, mi relaciones, mi familia, mi carrera... Después de un tiempo empecé a pensar que había afrontado la cosa más aterradora para mí y que había salido muy bien.

Me sentí feliz y me dio mucha fuerza porque me di cuenta de que a partir de entonces no me daría miedo nada. Había hecho algo que parecía imposible y cualquier cosa a partir de entonces parecería posible. Sabes que a veces cuando te propones hacer algo surge una voz que te plantea dudas; sin embargo, ahora voy a tomar más riesgos en mi vida, voy a hacer cosas que me apetece hacer. Y además cuanto menos miedo tenía, más éxito alcanzaba. Cuando sumas todas las cosas que has hecho y que inicialmente no te veías capacitada para hacer es cuando te das cuenta de que eres mucho más fuerte y capaz de lo que creías. De todo ese proceso surgió la resliencia que tengo en la actualidad. Cuando crees, confías en ti misma y te aceptas como eres, das comienzo a un proceso increíble.

placeholder Podemos seguir todas sus noticias en su canal de YouTube. (Foto: Cortesía)
Podemos seguir todas sus noticias en su canal de YouTube. (Foto: Cortesía)

P: ¿Cuál sería, a tu juicio, la mejor manera de luchar contra la transfobia?

R: Lo principal es la educación, porque pienso que gran parte del estigma contra el que tienen que luchar los trans se basa en la falta de comprensión, de educación y de empatía. Desde que hice la transición, hace diez años, he experimentado en conversaciones la falta de conocimiento y conexión con los problemas que nosotros tenemos que afrontar. Cuando hay más comprensión se genera más empatía. Creo que es una pieza clave para el cambio social de una manera duradera. Estas personas, una vez que adquieren esa comprensión, pueden compartirlo con el resto de la gente y eso es algo muy poderoso. Por ejemplo, si una persona se mete con otra estando en el baño por ser transexual, se puede encontrar con alguien que le diga que eso no puede ni debe hacerse. Esa gente es también una aliada para la comunidad.

P: Una cuestión importante es la falta de oportunidades profesionales que se encuentran los transexuales en muchas ocasiones y que en algunas de ellas las pone al borde de la exclusión social. ¿El Gobierno de tu país está adoptando medidas para mejorar esa situación?

R: Yo colaboro con la organización Stonewall y una de sus áreas de trabajo es con el Gobierno en cuestiones relacionadas con la legislación para proteger a la comunidad LGTBIQ+. No soy una experta, pero considero que el Reino Unido, en comparación con algunos países europeos y el resto del mundo, tiene un buen grado de protección, pero hay muchas cosas que se tienen que seguir haciendo. Por ejemplo, las listas de espera para recibir tratamiento o para acudir a una clínica especializada. Cuando estuve transicionando, tuve que esperar cuatro meses para la primera consulta.

Hay gente que tiene que esperar dos o tres años para empezar el proceso. Es una locura. Si fueras al médico y le dijeras que tienes depresión, no te dirían que volvieras en dos años. Esa era la situación que yo viví y no sé cómo estará ahora exactamente, pero considero que se puede hacer mucho para mejorar, en términos de cambiar tu identidad y de que tus derechos sean reconocidos. Como persona trans que ha transicionado, me siento una privilegiada por poder vivir mi vida sin sentir ningún estigma ni sentirme vulnerable en la sociedad, pero sé que hay mucha gente ahora en ese proceso que necesita ese apoyo y considera que se puede mejorar.

placeholder  Charlie Martin. (Foto: Cortesía)
Charlie Martin. (Foto: Cortesía)

P: Más allá del deporte, ¿qué otros objetivos vitales te has marcado para los próximos años?

R: Llegar a Le Mans sería un logro enorme. Ahora la mayor parte de mis energías las consume mi deseo de competir al más alto nivel y de estar a la altura. Me gustaría seguir compitiendo durante mucho tiempo. Me encantaría vivir junto al mar. Es algo en lo que he pensado desde hace tiempo, bien sea en Inglaterra o en Francia, que me apasiona y además hablo el idioma. También quiero seguir siendo una embajadora para los derechos de las personas transgénero, porque es algo que me importa mucho y no me gustaría dejar de hacerlo. De hecho, no creo que llegue un momento en el que me diga que no hay nada más que hacer en este sentido. Soy una persona a la que le gusta mantenerse ocupada. También me gustaría viajar más. Ahora mismo estoy muy centrada en las cosas que me hacen feliz.

LGTBI Noadex