Logo El Confidencial

Terrazas de invierno: dónde tomarte algo en febrero como si fuera julio

Hay que plantarle cara a esta fría estación y subirse a lo más alto para tomarse un cóctel en un invernadero plantado en una azotea. O asomarse a la naturaleza desde el otro lado del cristal

Foto: Cabaña Marconi, todo un refugio en El Encinar de los Reyes.
Cabaña Marconi, todo un refugio en El Encinar de los Reyes.

Pocas cosas se pueden comparar a sentir que es julio en pleno diciembre. Y es exactamente lo que pasa en estas terrazas climatizadas, que de pronto el invierno se va a veranear, algo así. Quédate con los nombres (y la dirección), porque aquí te parecerá que estás fuera estando dentro y otras cosas por el estilo. Estas terrazas están hechas a prueba de temporales, bajadas de temperatura sin avisar y ciclogénesis. Pura emoción

Cabaña Marconi

Era un merendero escondido en el bosque y es un restaurante la mar de goloso donde ir a celebrar da igual qué. Porque sigue estando en contacto con la naturaleza, por su enclave y por estas cristaleras que dejan al paisaje pasar. Como pasear pero sentados y entregándose a una carta que mezcla lo mediterráneo con la tradición del norte de Europa. Para convocar aún más al verano hay tablas de surf. Por algo se llama Cabaña Marconi.

Pídete: ¿qué tal foie de las Landas francesas, salmón marinado con salsa de eneldo y unas albóndigas suecas con puré de patata? Como cierre de oro, una bomba de chocolate con helado de vainilla.

Dónde: Camino del Cura, 233. El Encinar de los Reyes. Alcobendas.

Cabaña Marconi es toda una 'glass house'.
Cabaña Marconi es toda una 'glass house'.

Mamá Chicó

La hemos recomendado para una cena de empresa cool y ahora lo hacemos por su terracita, que suena a verano, pero es que es así, tal cual. No se trata ya de un menú navideño, sino de dejarse caer por Mamá Chicó sin más, a ver qué se cuece. En este restaurante italo-argentino con alma gallega en el centro de Madrid.

Pidete: pizza de setas de termporada con foie, cebolla caramelizada y rúcula con reducción de balsámico y coulis de frambuesa, una ensalada caprese con mozarella de búfala italiana tricolore confitado y aceite de albahaca. De postre, un clásico: tarta milhojas.

Dónde: Recoletos, 10.

La terracita veraniega para el invierno de Mamá Chicó.
La terracita veraniega para el invierno de Mamá Chicó.

The Hat

El rooftop del hostel The Hat, que ya es un clásico madrileño del buen vivir, se guarda en su manga el as de un invernadero climatizado que permite disfrutar del invierno desde lo más alto sin temor a los deslices del termómetro. Porque aunque no sea verano, el sol sigue poniéndose y los atardeceres siguen siendo eso, un espectáculo que no hay que perderse.

Pídete: uno de sus cócteles de nombre Hard Candy, en bolsita, con zumos naturales, un destilado como protagonista y hielo picado.

Dónde: Imperial, 9.

El invernadero de The Hat, en la azotea.
El invernadero de The Hat, en la azotea.

Saporem

En el corazón del barrio de las Letras o en Chueca, dos barrios que hacen temblar Madrid, presumiendo de ambiente cool, está Saporem, con esta terraza que es la prolongación de su interior y que es el escenario de cenas con música, pop up markets y otros eventos. Eso o tomarse un cake and tonic en fin de semana (de 17 a 20 h), sí, una tarta maridada con gin-tonic (17 variedades), o un vodka-tonic (12 referencias); o acabar la cena en su barra de cócteles, que todo puede ser. El espacio es muy cosmopolita.

Pídete: tortilla de patatas con cebolla caramelizada, cocotte de queso con frutos secos, tartar de salmón sobre limas o una Brooklyn Burger, que lleva carnes de ternera y buey, beicon, queso cheddar y salsa barbacoa casera. Como colofón, la tarta de galletas Oreo, queso mascarpone y tartar de fresas.

Dónde: Ventura de la Vega 5 y Hortaleza 74.

Así es la terraza de Saporem Ventura.
Así es la terraza de Saporem Ventura.

Fellina

Como si fuera una directora de cine, Fellini hecho mujer. Homenaje rendido a la mamma (o la nonna) con aire gatuno. Un 'tutti a tavola!' en toda regla. Te enseñan sus cartas sobre la mesa: pasta fresca cucinata, pizzas finas e imaginativas, dicen, con todo el sabor de Sicilia, Roma e Napoli, así tal cual. Fellina es mucha Fellina (grupo Le Cocó): sala, club y nuestra terraza.

Pídete: pizza frita, su plato más pazzo (y rico), aseguran. Además,vitello tomato, melanzane alla parmigiana (berenjenas), espagueti a la carbonara (los originales, por fin) y la torta de la nonna, que te dejará sin palabras.

Dónde: Caracas, 21.

Fellina, un homenaje a Fellini, la dolce vita y la cocina de la mamma.
Fellina, un homenaje a Fellini, la dolce vita y la cocina de la mamma.

Perrachica

A vueltas con el grupo Larrumba hasta llegar a este garito gastronómico de estilo industrial-colonial. Curiosamente Perrachica se levanta donde antes hubo un banco, pero nada que ver. Esto son mas de 900 metros cuadrados para que te quieran y te dejes querer. Y con terraza, por supuesto.

Pídete: sopa de ajo con crujiente de jamón ibérico y huevo de codorniz, tortilla trufada con espuma de patata, arroz meloso de pollo de corral y verduritas de temporada, un solomillo de ternera a la brasa y para coronar la faena, una espuma de nutella, helado de vainilla y migas de brownie.

Dónde: Eloy Gonzalo, 10.

Perrachica, así de estiloso.
Perrachica, así de estiloso.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios