Logo El Confidencial

Viajes de lujo: tenemos otra excusa para ir a Bruselas (y no es el Atomium ni el chocolate)

Además de la agitada vida cultural de la capital belga y de todas sus atracciones, hemos encontrado un refugio exclusivo donde relajarse antes o después de volar

Foto: El aeropuerto de Bruselas ha inaugurado una sala vip que tiene hasta spa. (Foto: Lounge by Lexus)
El aeropuerto de Bruselas ha inaugurado una sala vip que tiene hasta spa. (Foto: Lounge by Lexus)

El viajar es un placer y no digamos el volar alto y llegar lejos, sin metáforas. Concretamente a Bruselas, buscando la vida de una ciudad que bulle permanentemente y, vamos a confesarlo, el exquisito chocolate (belga) que aquí es más que un capricho: un placer permitido. Emociona estar en el corazón de Europa, ponerse a la sombra de esa estructura de vanguardia que es el Atomium, construida para la Exposición Universal de Bruselas de 1958, la Torre Eiffel belga a todas luces, a la que también se puede entrar y se debe. Por las vistas magníficas y por el ADAM, el Art & Design Atomium Museum, un centro de arte y diseño en el que hay muebles a gogó. Más allá de estos y otros delirios arquitectónicos y artísticos, o de la Europa en miniatura del Bruparck, ideal para viajes en familia, hemos encontrado otra excusa para viajar a esta ciudad... y sin salir del aeropuerto. Para antes o después de adentrarse en sus laberintos.

Ni hygge ni lykke

Esta vez se trata de omotenashi, un término japonés que habla de la hospitalidad del país, de abrir las puertas al personal para que se sienta como en casa... o mejor. Y no solo eso, sino de elevar la educación a su máxima potencia, rindiendo culto a las formas -Japón es así- y haciendo que reine la armonía incluso en el corazón de la gran urbe, donde esto parece utópico e imposible. Es la onda del ryokan (alojamiento tradicional), los onsen (baños termales) y por supuesto la ceremonia del té, solo que ahora en pleno aeropuerto.

Lujo, exclusividad y diseño en el Lounge by Lexus del aeropuerto de Bruselas.
Lujo, exclusividad y diseño en el Lounge by Lexus del aeropuerto de Bruselas.

Un rinconcito tokiota

Este espíritu que animaba a los samuráis y que está por todos los rincones de Tokio es el que ha invadido la sala Lounge by Lexus, en el Aeropuerto Internacional de Bruselas, un despliegue de placer y lujo para sibaritas (caben hasta 175 invitados de la marca japonesa de coches premium; en concreto, de Lexus España y The Loft by Brussels Airlines) a lo largo y ancho de 700 metros cuadrados con un objetivo más que claro: quitar las tensiones del viaje y hacer que este sea lo más relajado y placentero posible. Y eso es fácil con un gran salón central, un bar, zonas para el relax, duchas y, atención, hasta un spa. Por no hablar de las camas.

Dulce espera

Qué vamos a decir de las largas esperas en las salas de los aeropuertos, de las masificaciones, de los agobios, las prisas, los insufribles controles de seguridad. En tiempos de mindfulness y meditación, cuando ya quien más y quien menos hace yoga, no podía faltar una sala vip como esta en la que poner a cargar la batería, pero la de uno mismo. Comer, beber, relajarse; casi el título de una película. Para no echar de menos (o no tanto) ese deseado chiringuito bordeando el mar, esa maravillosa azotea en las alturas de tu ciudad o esa querida terracita de barrio. Hay máquinas para preparar cócteles, mojitos incluidos. Hay sillones diseñados por Alfredo Häberli con el sello del fabricante italiano de muebles de lujo Moroso y también los de relax firmados por Panasonic (Real Pro Hot Stone es su nombre).

La espera en el aeropuerto también puede ser placentera.
La espera en el aeropuerto también puede ser placentera.

Tocar el cielo

Hemos llegado a tal punto en nuestra búsqueda del lujo y la excelencia que en una sala como esta, descaradamente vip, uno puede tumbarse a la bartola pero no en una hamaca chiringuitera, sino en una cama de hotel. Y no solo eso, sino mirar a un cielo estrellado (pura simulación) por el que luego seguramente volará, como paso previo o posterior a las salas de spa personal, con variedad de pulverizadores a elegir (AquaSymphony) y lo mismo en efectos de luces de colores (AquaCurtain). Lo que se dice una experiencia sensorial. No es de extrañar viniendo de esta compañía que ya creó una nave espacial futurista, el Skyjet, para la película 'Valerian y la ciudad de los mil planetas'.

Este espacio aeroportuario de diseño está pensado para relajarse.
Este espacio aeroportuario de diseño está pensado para relajarse.

Y fuera, la gran ciudad

Extramuros de este jardín de Epicuro particular, te esperan el centro de Bruselas -es obligado saludar al Manneken Pis y a su versión femenina, la Jeanneke Pis-, el MIMA (Millennium Iconoclast Museum of Arts), en el barrio de moda (cultural) Molenbeek, muy cerquita de la Grand Place; el mercadillo de segunda mano de los domingos en el barrio de Marolles, las actuaciones de jazz de The Music Village o la cosmopolita calle Américaine, done está la casa-museo del arquitecto Víctor Horta, un ejemplo del Art-Nouveau en memoria de aquel pionero del modernismo.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios