Los ingredientes más asquerosos de tus perfumes

Sexy, divina, retozando por bosques y playas, saltando por praderas, entrando en las fiestas más exclusivas, rodeada de chulazos y oliendo tan ricamente.

Foto: Los ingredientes más asquerosos de tus perfumes

Sexy, divina, retozando por bosques y playas, saltando por praderas, entrando en las fiestas más exclusivas, rodeada de chulazos y oliendo tan ricamente. Está claro que los anuncios de perfumes son un fiel reflejo de nuestro día a día (¡juas!) 

Esencias románticas llenas de flores, notas orientales cargadas de sensualidad, la pureza de los cítricos más frescos... ¿Apetecibles, verdad? Pues no está lleno de flores el campo, ni el frasco. Es más, algunos de los ingredientes de nuestros perfumes preferidos son más asquerosos de lo que te imaginas. Vamos, que todo el revuelo que se armó cuando Lady Gaga anunció que su perfume debía llevar sangre y semen no es nada comparado con lo que solemos rociarnos cada mañana.

INDOL

"L'eau de Indol". Si lo decimos susurrando y con la boquita pequeña queda hasta glamuroso, pero, queridas, no os dejéis llevar por el francés que es uno de los idiomas más tramposos que existen. El indol es un compuesto químico que se encuentra en los intestinos de los animales (incluidos los nuestros) y es el responsable directo del olor de las heces. Pero he aquí la trampa del perfumista: en concentraciones muy bajas desprende un aroma floral. Aún así, puag.

ÁMBAR GRIS 

Ve diciendo "mi marido me ha regalado un anillo con una piedra de ámbar gris" y quedarás muy bien... a no ser que tu interlocutor conozca de verdad lo que es el ámbar gris, en cuyo caso responderá "tu marido es un guarro". Y es que esta sustancia de ámbar tiene poco. Se trata de una secreción biliar que generan los cachalotes para facilitar la digestión de determinados alimentos y que se queda flotando en el mar o en las playas. Su olor es dulce y terroso y se utiliza en muchísimos perfumes como fijador base de la fragancia.

LADANUM 

Conocido también como labdanum o ladan, se trata de una resina que se obtiene peinando la lana de las ovejas y las cabras que se frotan contra una especie de arbustos florales. Se usa como sustitutivo del ámbar gris. No es de lo peor que nos hemos encontrado, cierto, pero imagina a esas ovejas y cabras frotándose contra unas plantas para conseguir algo de olor similar a la bilis de un cachalote.

ALMIZCLE 

Afortunadamente desde hace bastantes años, muchas casas de perfumes deciden fabricarlo de forma sintética, pero originalmente se extrae de las glándulas anales de las civetas, específicamente de los machos que utilizan esta sustancia fétida para marcar su territorio. Porque, por mucho que nos embriaguen los perfumes almizclados, originalmente se trata de un olor bastante repulsivo, pero pasa lo mismo que en el caso del indol: diluido, su olor es agradable y además es un gran fijador.

Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios