Logo El Confidencial

Los seis errores más frecuentes que te impiden conseguir un vientre plano

Si tu sueño es lucir este verano una tableta de chocolate, la versión más deseada de los abdominales, sigue estos consejos de los chicos de 2BeFit. Tendrás unas vacaciones muy dulces

Foto: Tú también puedes tener un vientre plano. (Foto: 2BeFit)
Tú también puedes tener un vientre plano. (Foto: 2BeFit)

Por fin has tomado la decisión de cuidarte porque quieres sentirte mejor por dentro y verte mejor por fuera, PERO esa querida tableta de chocolate abdominal se te resiste o esa grasilla abdominal no termina de desaparecer y no dejas de preguntarte: “¿Pero qué estaré haciendo mal?”. Jorge y Marta de 2BeFit te cuentan los seis errores que puede que estés cometiendo sin saberlo.

1. Haces mucho cardio de baja intensidad

¿Tu rutina de deporte se resume en salir a caminar durante una hora o en correr a ritmo constante durante mucho tiempo? Pues sentimos decirte que solo con este tipo de ejercicios no vas a conseguir bajar la 'barriguilla'. Lo ideal es que lo complementes con un entrenamiento interválico de alta intensidad, también llamado HIIT (High Intensity Interval Training). Estos ejercicios aumentarán tu ritmo cardiaco y activarán tu metabolismo, favoreciendo la quema de grasas. ¡Incluso tras haber terminado de entrenar!

Hay que pasar del paseíto a los ejercicios de alta intensidad. (Foto: 2BeFit)
Hay que pasar del paseíto a los ejercicios de alta intensidad. (Foto: 2BeFit)

2. Te machacas a hacer abdominales

Hacer abdominales es necesario, por supuesto, pero con frecuencia se realizan mal, causando desequilibrios musculares y dolores de espalda o de lumbares. De ahí que tus esfuerzos no estén dando sus frutos. Además, para activar la quema de grasas es necesario involucrar varios grupos musculares, y si son grandes, mejor que mejor, por lo que si haces circuitos que incluyan sentadillas, push ups, lunges o ejercicios de espalda, pondrás todo tu cuerpo en movimiento y quemarás mucho más.

Ah, y no te olvides de que tus músculos necesitan un tiempo mínimo de descanso, ¡incluidos los abdominales! Es importante que dejes pasar unas 48 horas antes de volver a entrenar ese grupo muscular.

No basta con hacer abdominales. (Foto: 2BeFit)
No basta con hacer abdominales. (Foto: 2BeFit)

3. Haces la misma rutina de entrenamiento

Eres constante, tanto tanto que nunca varías tus rutinas de entrenamiento. Ojo con eso porque el cuerpo es inteligente y se acostumbra muy fácilmente a los ejercicios que lleves tiempo haciendo. Ya verás cómo cambiando el entreno, el tipo de ejercicios o variando las intensidades volverán a aparecer esas agujetas, lo que significará que estás trabajando bien el músculo.

Los ejercicios han de ser intensos y variados. (Foto: 2BeFit)
Los ejercicios han de ser intensos y variados. (Foto: 2BeFit)

4. No cuidas lo que comes

Por mucho ejercicio que hagas, si no cuidas tu alimentación, los beneficios nunca van a llegar… Como ya habrás escuchado, los abdominales se hacen en la cocina. ¡Y es cierto! Así que ha llegado el momento de hacerte una pregunta: ¿eres realmente consciente de lo que comes?

No es necesario obsesionarse con las calorías, ni mucho menos, pero sí que deberías eliminar ciertos alimentos de tu dieta, con eso ya notarás un gran cambio; así que fuera bebidas con gas, azúcar, bollería industrial y harinas refinadas, fuera grasas como el aceite de palma que no aportan nada bueno a tu organismo y empieza a cocinar más en casa, a elaborar tu propio pan (es muy fácil, solo se hace con harina, sal y agua, tienes la receta aquí), así sabrás exactamente lo que contienen tus comidas y te acabarás aficionando a experimentar con nuevas combinaciones.

5. Consumes alcohol, ejem...

Esto ya lo sabrás, pero te lo repetimos de nuevo por si acaso: el alcohol son 'calorías vacías', es decir, que aporta calorías al cuerpo sin proporcionar ningún beneficio a nivel nutricional. Además del chute de azúcar que te estás metiendo, ya sabemos cómo son las resacas. Te permites comer todo tipo de 'junk food' o 'comida basura' para ayudarte a sentirte un poco mejor y realmente lo único que estás haciendo es perjudicar a tu cuerpo, así que ve limitando el consumo de alcohol y verás cómo tu cuerpo y tu abdomen lo agradecen.

6. No duermes lo suficiente

¿Descansas bien o duermes al menos 8 horas? Si la respuesta es no, deberías empezar a cambiar tus hábitos si quieres lucir una tripa plana porque durante el descanso se liberan hormonas que controlan el apetito y el gasto energético. Así es, cuando duermes el tiempo suficiente, se mantiene el equilibrio entre la grelina (hormona que genera sensación de estómago vacío) y la leptina (hormona que inhibe la sensación de hambre). Por lo tanto, la falta de sueño hace que aumente la concentración de grelina y que disminuya la de leptina. ¿Resultado? Tras una mala noche tienes más hambre. Además, te apetecen alimentos con azúcar.

Si eres de los que les cuesta dormir, opta por tomar alimentos ricos en triptófano en la cena. El triptófano es un aminoácido esencial que contribuye a aumentar la creación de serotonina y melatonina, dos tipos de sustancias que intervienen en la inducción del sueño. Lo encontrarás en lácteos (desnatados mejor), huevos, carnes magras y frutos secos. Así que ya sabes: ¡un vasito de leche y a la cama!


Si quieres seguir a Jorge y Marta, el dúo tras 2BeFit, puedes hacerlo en su web, en su Instagram o en su canal de Youtube.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios