Logo El Confidencial
SOS CAPILAR

Los errores que no debes cometer en tu pelo durante la cuarentena

Secarlo con la máxima temperatura, lavarlo con agua demasiado caliente, cepillarlo mal... Evita estos hábitos perjudiciales si quieres presumir de una melena 10

Foto: El gorro, siempre de lana o algodón. (Imaxtree)
El gorro, siempre de lana o algodón. (Imaxtree)

Si pensabas que el verano era el peor enemigo del pelo, estás equivocada. Estos días encerrada en casa pueden ser letales si no aplicas los cuidados necesarios. “El aire, la calefacción, la sequedad de algunos ambientes son, entre otros, los factores que debilitan y dañan el cabello y el cuero cabelludo en esta época”, señala Gema Eguiluz, estilista senior de Salón In-Viso (Madrid).

Penélope Cruz, con pelo lleno de volumen y matices dorados en el Festival de Cine de Cannes. (Getty)
Penélope Cruz, con pelo lleno de volumen y matices dorados en el Festival de Cine de Cannes. (Getty)

El Dr. Javier Pedraz, director médico de Insparya Madrid, resuelve algunas de las dudas que pueden surgir a la hora de tratar o cuidar el cabello durante estas semanas:

1. ¿Lavarse el pelo todos los días? El experto recomienda solo en casos diagnosticados de exceso de sebo, en las melenas secas se pueden alternar los días.

2. Peinarse es necesario, sobre todo en las melenas largas, no solo por cómo estimula nuestro cuero cabelludo, también es una herramienta psicológica para sentirse mejor.

3. Cortar y teñir en casa no es recomendable, pero si no puedes esperar, recurre a tintes vegetales.

4. La luz artificial afecta nocivamente al pelo y la piel, así que utiliza productos para revitalizarlo una vez a la semana.

5. "Hay que tener en cuenta que el exceso de dulce es nocivo tanto para la salud como para el cabello, ya que el azúcar produce andrógenos, que pueden provocar la caída del cabello", nos cuenta el experto.

Pero las condiciones ambientales no son las únicas culpables de que el pelo pierda su brillo, esté más seco o notemos el cuero cabelludo sensible. Durante estas semanas, caemos en numerosos errores que empeoran aún más esa situación. El principal fallo -y también el más frecuente- tiene que ver con el lavado. Eguiluz recomienda lavarlo con un champú sin sulfatos: “Además, es importante usar agua templada en vez de muy caliente y masajear con suavidad el cuero cabelludo”.

Ya sabes, nada de rascar. “El enjuague final debería ser con agua más bien fría, porque ayuda a sellar la cutícula y deja un aspecto más sedoso”, recuerda el equipo de estilistas de Llongueras.

Hidratación obligatoria

Mucha gente se salta el acondicionador (no hablemos de la mascarilla) por miedo a que se engrase su pelo. ¡Error! La hidratación es el primer paso para mantener el pelo a salvo del frío. “También es imprescindible para que no se encrespe, ni pierda brillo ni elasticidad”, añade la estilista de Salón In-Viso. Por tanto, la aplicación semanal de mascarilla capilar debe ser una obligación. Es más. Si tienes tiempo, aplícala antes del champú -puedes mojarte un poco el pelo antes con un spray- y déjala actuar unos 15 minutos con la cabeza envuelta en una toalla.

Si has calentado antes el turbante, el efecto será aún más intenso. Respecto al acondicionador, resulta esencial para evitar roturas o puntas abiertas. Actualmente no hay excusas ya que existen fórmulas para todos los tipos de cabello: supernutritivas, ligeras para pelo fino o sin volumen, en spray y sin aclarado para las que van con prisas… Lo importante es que se reduzcan los enredos al mínimo.

  1. Cream Heat Spray, de Maria Nila (24 €). Una crema en spray que protege el cabello de las herramientas de calor, hidratándolo y previniendo las puntas abiertas. Además aporta un brillo sutil. Contiene extracto de semilla de girasol, proteína de guisante y panthenol.
  2. Miracle Oil Nourish de Aussie (5,99 €). Este aceite capilar es perfecto también para pelos finos o con poco volumen, ya que es ligero y no aporta peso ni grasa. En su fórmula, extracto de semilla de cáñamo australiano.
  3. Hydrasource Pack, de Biolage (16 €). Tratamiento intensivo para nutrir en profundidad que actúa en solo tres minutos. Su envase es muy ligero porque se fabrica con una menor cantidad de plástico que las mascarillas habituales. Además, por su tamaño (100 ml) es perfecto para viajar.
  4. Cepillo raqueta de Termix (9,99 €). La raqueta es la herramienta perfecta para desenredar tanto en húmedo como en seco. Sus púas gruesas y separadas reducen el riesgo de rotura y, por tanto, evitan el encrespamiento o frizz. También se puede usar para alisar con el secador.
  5. The Miracle Mask Goji, de My.Organics (29 €). Una mascarilla hidratante de regeneración y reconstrucción profunda. Aporta hidratación y nutrición profunda sin aportar peso, el cabello recupera su volumen y cuerpo al tiempo que protege el color.

El arte del cepillado

Por mucho que notes que tu melena está sedosa al aplicar mascarilla o acondicionador, evita caer en la tentación de cepillarla en ese momento. “Se arrastra el producto y el pelo está mucho más expuesto a roturas”, advierten desde Llongueras. “Lo correcto es pasar los dedos de medios a puntas para sellar el producto y que penetre bien”, apuntan. Cuando termines con el aclarado, retira bien el exceso de agua con una toalla, pero siempre presionando nunca frotando.

“Para el cepillado recomiendo un cepillo de cerdas naturales o uno con iones que favorecerá el pulido y el desenredado de forma respetuosa”, aconseja Gema Eguiluz, quien habla también del siguiente paso: el secado. Mientras siga el frío, hay que cumplirlo a rajatabla. “No es recomendable salir a la calle con el pelo mojado, ya que con las bajas temperaturas el cuero cabelludo sufre porque se ralentiza la microcirculación, la musculatura se bloquea y las células de la cutícula se desunen entre sí. Además, la humedad favorece que puedan aparecer picores y roturas”, detalla.

Un secado perfecto

Para empezar, lo ideal es que cuando enchufemos el secador, nuestro pelo no esté mojado del todo, sino húmedo. Los estilistas de Schwarzkopf recomiendan esperar unos 15 minutos. Por tanto, intenta absorber el exceso de agua con una toalla o turbante durante ese tiempo (lávate los dientes, échate la crema del cuerpo o tu rutina de cuidados faciales).

Y otro consejo de los expertos: aplica algún producto protector de calor, sobre todo, si tienes mucho pelo, piensas pasarte después la plancha o vas a hacerte un brushing. “Además, es esencial que el secador permita regular la temperatura e intensidad del aire: nunca hay que usarlo al máximo de calor”, afirma Eguiluz. Cuidado también con las distancias. Mantelo alejado unos 15 o 20 centímetros y ve cambiando la zona de secado, para que no sufra demasiado el cuero cabelludo.

Si buscas volumen en la raíz, aplica el aire a contrasentido, para que se levante. Aunque en general, interesa secar de la raíz hacia la punta para favorecer el desenredado. Otro truco final es terminar con aire frío. El contraste de temperaturas dejará la melena con más cuerpo y elasticidad. Ya solo queda salir de casa… Si lo haces con un gorro, recuerda que sea de materiales naturales y transpirables como la lana y el algodón. Los sintéticos solo acentuarán el efecto encrespado tan típico de esta época.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios