Ana Soria cambia drásticamente de look (y le damos algunos consejos)
  1. Estilo
  2. Belleza
PELOS

Ana Soria cambia drásticamente de look (y le damos algunos consejos)

La joven se ha apuntado a la melena de moda, un long bob, para decir adiós a este 2020 que la ha convertido en estrella

placeholder Foto: Ana Soria, en una corrida de toros en Granada. (EFE)
Ana Soria, en una corrida de toros en Granada. (EFE)

El año pasado por estas fechas nadie, salvo su familia y sus amigos más cercanos, conocían la existencia de Ana Soria. La joven estudiante de Derecho se ha ganado un sitio en la prensa social durante el 2020 por su relación con Enrique Ponce, que salió a la luz en verano tras conocerse la separación del torero y Paloma Cuevas. La almeriense ha querido quizá cortar por lo sano con todo el estruendo mediático que supuso aquello y encarar el 2021 con un nuevo look. ¿Hay algo más simbólico?

Según una experta en estos asuntos de la belleza, Soria se ha cortado el pelo "probablemente para sanearlo, porque los sucesivos tintes le habían secado mucho la melena". La joven se ha hecho "entre un bob y un long bob", capeado y muy actual, que moderniza su imagen y le sienta francamente bien. Se trata del corte de pelo de moda esta temporada, y no hay famosa que no haya sucumbido a meter la tijera para darle un poco de aire a su melena.

Desde Vanitatis queremos darle algunos consejos para peinar y cuidar este nuevo peinado tan trendy. Existe vida más allá de llevar el lob con ondas deshechas. Accesorios, recogidos y distintos acabados pueden lograr que cambie de peinado prácticamente a diario.

Foto: Hailey Baldwin se ha hecho fiel del bob. (Getty)

La textura del cabello es uno de los elementos más socorridos para convertir cualquier look y crear un peinado propio de it girl. El efecto mojado puede ser una buena opción, y se convirtió en el look elegido por Versace para su último desfile. Al añadirle peso y fijación al corte, es una buena opción para un look rápido del día a día.

El cabello rizado se ha descubierto como una interesante apuesta capilar. Es cómodo, hace que el pelo parezca más corto y, si está bien cuidado y acondicionado, triplica las dosis de rollo de cualquier look. Si quiere que su bob gane mucho volumen, puede apostar por un rizo más marcado. Las ondas siempre son excelentes aliadas, pero hay días que el pelo alborotado y las medias a color son necesarios.

El lob también acepta el flequillo. Un flequillo largo, que cubra ligeramente los ojos, es un acierto muy chic. Su grosor es cosa suya y de su peluquero, pero el peinado le abrirá un abanico de posibilidades. Puede dejarlo ondulado, abombarlo para conseguir un look sesentero, abrirlo y colocarlo a los lados para un volumen sensual y retro, o incluso puede marcarse un Cleopatra y llevarlo denso y recto.

Las melenas ultralisas han sido unas grandes aliadas del corte bob y lob desde sus inicios. Ayudan a pronunciar su forma y crean la sensación de un cabello compacto, sano y con las puntas más sanas y rectas.

A pesar de que se trata de melenas cortas, el largo de los cortes de pelo lob también admite recogidos, la clave está en convertir el peinado en el centro de las miradas y no tratar de conseguir un acabado perfecto. Muchos mechones quedarán fuera, así que lo importante es que el resultado sea mono y colorido.

Después de aceptar la moda de los scrunchies y de que los coleteros forrados se hayan propagado por todas partes, toca incluirlos en el día a día. Recogiendo todo el cabello en un pequeño moño bajo, a la altura de la nuca y rematándolo con un scrunchie de un color distinto al de nuestro cabello, se puede conseguir un peinado innovador, llamativo, sencillo y favorecedor.

Las trenzas también son bienvenidas con los lobs y bobs. Para las versiones más cortas, siempre se puede recurrir a las trenzas de raíz, dejando el cabello suelto y trenzando los mechones próximos al rostro o de la coronilla. Si la melena es algo más larga, e inspirada en la influencer María Bernard, se puede incluso optar por una trenza francesa. El truco está en cerrar la trenza en cuanto se llegue a la nuca. De este modo no hay que luchar con mechones rebeldes que busquen liberarse y parece que el cabello es más largo.

Superada y asimilada la moda de los pasadores tipo joya, su corte de pelo bob/lob tiene que hablar muy seriamente con las pinzas. Aquel recurso de principio de los 2000 ha hecho su gran regreso y es una forma muy chic y aceptada de recoger los mechones que puedan molestar al caer sobre el rostro. El truco está en recoger el cabello con la suficiente esponjosidad como para que la raíz del pelo no quede tirante.

Ana Soria Enrique Ponce