Qué hacer con la piel ahora que nos liberamos de la mascarilla
  1. Estilo
  2. Belleza
¿Normalidad beauty?

Qué hacer con la piel ahora que nos liberamos de la mascarilla

Tras más de un año y medio con la mascarilla como barrera protectora de la piel, le decimos adiós al escudo del covid-19 y hay que preparar y cuidar la piel para no sufrir consecuencias

Foto: El simple gesto de quitarse la mascarilla puede poner en riesgo nuestra piel sensibilizada. (Imaxtree)
El simple gesto de quitarse la mascarilla puede poner en riesgo nuestra piel sensibilizada. (Imaxtree)

El continuado uso de la mascarilla ha llevado a acuñar y normalizar términos como maskné o maskitis, relacionados con esa sensibilización de la zona en contacto o cubierta por la mascarilla, y que ha concienciado sobre el cuidado de la piel y la higiene diaria. Pero además de las agresiones asociadas a ella, también se ha convertido en una barrera frente a factores externos como el sol o el viento.

Ahora que toca desenmascararse -tan solo en espacios abiertos y siempre que se pueda mantener una distancia social de 1,5 metros-, esa parte del rostro resguardada durante cerca de un año y medio vuelve a ver la luz, más sensibilizada que antes y las consecuencias no han tardado en verse en las consultas dermatológicas. “Estamos atendiendo con más frecuencia a pacientes con brotes de acné que ya no sufrían el problema y que empiezan a tenerlo de nuevo en la zona de la mascarilla”, confesaba la doctora Elena Moreno Luna, médico estético de Clínica FEMM a Vanitatis.

placeholder Los meses bajo la mascarilla, la piel ha sufrido agresiones y está más sensible. (Imaxtree)
Los meses bajo la mascarilla, la piel ha sufrido agresiones y está más sensible. (Imaxtree)

Tras meses bajo la mascarilla, la piel está más deshidratada como consecuencia de no estar en contacto con el aire, recibiendo tan solo nuestro aliento, los gases que exhalamos y que quedan entre la mascarilla y la piel. Explica la dermatóloga que este es el momento idóneo de revitalizarla con tratamientos de hidratación. La maskitis, dermatitis asociada al uso de la mascarilla que se puede extender más allá del terreno de esta, es tan solo un ejemplo de esa necesidad de hidratación que termina por irritar la piel y que puede verse empeorada con el desenmascaramiento.

De no llevar a cabo un adecuado cuidado de la piel antes y durante la transición entre la vida con mascarilla y sin ella, la deshidratación contribuirá a un aspecto apagado y favorecerá la aparición de arrugas, además del riesgo de que aparezcan manchas solares tras la exposición al sol.

Foto: Diferencias entre la piel seca y la piel deshidratada. (Imaxtree)

Ante la pregunta, ¿necesitará la piel una rutina de adaptación a la liberación de la mascarilla? La doctora no lo duda: sí. “Tanto por quitarnos la mascarilla como porque en verano aumenta nuestra exposición al sol directo con las salidas más frecuentes y con las vacaciones. Esto significa que tenemos que hidratar muy bien la piel”.

Desterramos por tanto la idea de que, con las altas temperaturas, además de aligerar las capas de ropa, también aligeramos la rutina cosmética. “De hecho, el verano es la peor estación para saltarnos nuestras rutinas de limpieza e hidratación. Recordemos: limpiar la piel por la mañana y por la noche, aplicar el tónico, el sérum, nuestra crema correspondiente (hidratante, antiarrugas…) y el contorno de ojos”, además por supuesto de la protección solar.

placeholder El peróxido de benzoílo es uno de los aliados cosméticos de la lucha contra el acné. (Imaxtree)
El peróxido de benzoílo es uno de los aliados cosméticos de la lucha contra el acné. (Imaxtree)

Sin mascarilla pero con sol

Precisamente, elegir un protector solar no solo con un SPF alto, sino también que sea responsable con el medioambiente, respete la sensorialidad y, sobre todo, se lleve bien con nuestra pie, hace que el momento de compra se dificulte enormemente… ¿Qué le pedimos entonces a nuestro protector solar ahora que aligeramos el uso de la mascarilla y estamos más expuestos al sol?

placeholder La protección solar no solo debe utilizarse a diario en el rostro, también debe aplicarse en el resto del cuerpo. (Imaxtree)
La protección solar no solo debe utilizarse a diario en el rostro, también debe aplicarse en el resto del cuerpo. (Imaxtree)

Además de optar por fórmulas con un factor 50, la doctora de la Clínica FEMM recomienda en los casos de pieles con acné elegir un protector solar no comedogénico para que no genere exceso de grasa y aplicarlo cada hora y media o dos horas, aunque no estemos específicamente tomando el sol. “El sol que nos da paseando, sentados en una terraza o incluso debajo de una sombrilla nos hace el mismo daño”, recalca.

Limpieza, la mejor defensa

Una de las herramientas del combate frente al maskné es la limpieza de la piel, para sanearla y evitar que proliferen infecciones. Además de limpiar el rostro dos veces al día, por la mañana y por la noche, antes de la retirada de la mascarilla es recomendable realizar una limpieza más profunda. “El método recomendado es el que realiza un profesional en cabina, en un centro de referencia, y en el que personalizan según nuestro tipo de piel: sensible, madura, deshidratada”, precisa la doctora, que subraya la importancia de la constancia en las rutinas de cuidado diarias, complementada por una puesta a punto que empiece por una higiene facial para eliminar células muertas, suciedad…

placeholder Modelo con mascarilla en el desfile de Siriano. (Getty)
Modelo con mascarilla en el desfile de Siriano. (Getty)

A esta limpieza facial realizada en cabina que restaure las capas externas de la piel y la prepare para el aire y el sol, podemos sumarle tratamiento hidratantes más intensivos como la mesoterapia. La doctora Moreno recomienda dos opciones:

  1. Una infiltración de un cóctel de vitaminas con ácido hialurónico, que se realiza en tres sesiones antes de una gran exposición al sol.
  2. Mesoterapia de tan solo ácido hialurónico, en el caso de que no contemos con tiempo suficiente para realizar las tres sesiones recomendadas. “Nos proporcionará un 100% de hidratación en la piel, pues es un ácido que no da volumen ni rellena las arrugas, pero sí hidrata en profundidad y prepara bien la piel para la exposición solar”. El efecto de este tratamiento dura unos seis meses.

¿Qué pasa con los labios?

Además del tercio superior de la piel, tampoco hay que olvidarse de los labios, que durante meses han estado protegidos de la incidencia del sol y que, al no tener glándulas sebáceas, son la primera parte del cuerpo en resecarse. Los bálsamos labiales con tratamiento como el Flawless Lips de Sepai, 78€ en Sephora, no solo hidratan los labios sino que también actúan en las líneas de expresión que aparecen en su contorno. El bakuchiol, conocido por ser la alternativa natural al retinol y no irritar la piel, es uno de sus ingredientes estrella para reducir las arrugas, hidratar y aportar suavidad, mejorando también la apariencia de las manchas.

placeholder Russian lips, el retoque de labios más natural. (Imaxtree)
Russian lips, el retoque de labios más natural. (Imaxtree)

Limpiar en profundidad, mantener una hidratación correcta, reaplicar el protector solar, usar bálsamo labial y, si hay tiempo, visitar a un médico estético son los pasos de la vuelta a la vida sin mascarilla. Deberes para no tener que inventar un nuevo término para calificar las consecuencias del desenmascaramiento… ¿Los cumpliremos?

El redactor recomienda