Tratamientos antiacné para terminar con los granitos de la espalda
  1. Estilo
  2. Belleza
Cuidados corporales

Tratamientos antiacné para terminar con los granitos de la espalda

El verano es el escenario propicio para lucir escotes de espalda y poner toda la anatomía bajo el sol, pero cuando hay granitos a la vista es necesario tener un plan de actuación

placeholder Foto: ¿Acné en la espalda? Hay un protocolo para controlarlo. (Unsplash)
¿Acné en la espalda? Hay un protocolo para controlarlo. (Unsplash)

Continuando con la técnica de nombrar cada tipo de acné del cuerpo para simplificarnos el acceso a la información, se acuñó el término 'backne' de la contracción de las palabras 'back' (espalda) y 'acné'. Sin embargo, en España casi es más fácil encontrar información sobre el ‘bacné’, la versión españolizada que hace referencia a lo mismo: los granitos de la espalda.

Cuando los dermatólogos hablan de acné no solo se refieren al que se localiza en el rostro y es por tanto más visible, la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV) apunta como otros escenarios habituales conductos auditivos externos, zona alta de la espalda, zona preesternal (escote) y pliegues. Durante todo el año, la espalda es una de esas áreas protegidas por la ropa y por tanto sus problemas de acné no son visibles, pero al llegar el verano y exponerla podemos encontrarnos con granitos o marcas de pasados brotes de acné. Es muy común que esta problemática genere inseguridades y terminemos optando por prendas que cubran la espalda.

placeholder La zona preesternal (escote) también puede padecer brotes de acné. (Getty)
La zona preesternal (escote) también puede padecer brotes de acné. (Getty)


¿Por qué sale el acné en la espalda?

Sin embargo, es posible tratar el acné, aunque no se trate de un proceso inmediato. Como siempre, la clave es prevenir que aparezca, pero también se puede actuar sobre los brotes activos para calmarlos y evitar su proliferación. Lo primero es aclarar que el acné, sea cual sea la edad, afecta a muchas personas y, entre mujeres, los casos pueden estar relacionados con medicamentos, trastornos hormonales, infecciones o estrés. Cuando hablamos de acné en la espalda, otros condicionantes pueden ser el hecho de tener una piel grasa, el exceso de sudoración, prendas que no transpiren o incluso el tipo de detergente que se utilice para lavar la ropa, circunstancias que se ven empeoradas en las estaciones más cálidas, en las que las altas temperaturas aumentan la sudoración de la piel y segregaciones sebáceas.

Foto: Drew Barrymore te enseña sus trucos para acabar con el acné. (Getty)

El exceso de segregación sebácea puede taponar el folículo polisebáceo generando la posterior inflación e infección. Sin embargo, cuando hablamos de bacné, la reacción de la piel ante este taponamiento es distinta y puede generar un acné más grave. “Tiende a afectar más a los chicos que a las chicas, y puede conllevar lesiones con más inflamación y creación de cicatrices secundarias”, aseguran los expertos de Salud.mapfre.es. Hay casos graves en los que puede generar quistes que deben ser extirpados con cirugía, aunque no se trata de lo habitual.

placeholder Desfile en Nueva Delhi. (EFE)
Desfile en Nueva Delhi. (EFE)

Sin perder de vista la cita con el dermatólogo, si se tiene algo de acné en la espalda, sí existe una rutina tanto preventiva como de tratamiento para controlar su proliferación. La limpieza y la adecuada hidratación son pasos ineludibles a los que se suma la exfoliación mecánica una vez por semana. En los casos de acné más severo, encontramos también tratamientos por vía oral complementados con cremas antibióticas, retinoides o peróxido de benzoílo, recordemos que al tratarse de una zona en la que la piel es más fuerte, la forma de tratar el acné en la espalda es distinta y se pueden utilizar tratamientos más agresivos.

Higiene correcta y no agresiva

Muchas personas ni siquiera recuerdan enjabonarse la espalda cuando están en la ducha; sin embargo, además de segregar sudor a diario y estar en constante contacto con la ropa, también en la ducha exponemos a la espalda a, por ejemplo, los residuos procedentes de las mascarillas capilares. Si bien es cierto que no se trata de residuos al uso, sí son fórmulas muy nutritivas que pueden aumentar el taponamiento del poro.

placeholder Durante la ducha no solemos limpiar la espalda de la forma adecuada. (Unsplash)
Durante la ducha no solemos limpiar la espalda de la forma adecuada. (Unsplash)

A la hora de limpiar la piel de la espalda, es recomendable hacerlo con un gel con un pH adecuado, como un 5,5, lo más cercano posible al pH de la piel. De este modo, además de limpiar la zona con suavidad, se controla la seborregulación, se deja la piel hidratada, se evita la irritación y se mantiene la flora bacteriana. Desde la AEDV, incluso recomiendan simplemente agua y un detergente sin jabón si no se tienen productos comercializados específicamente para limpiar la piel con acné.

No eludir la hidratación

Es preferible evitar fórmulas muy grasas y optar por las emulsiones, mucho más fáciles de aplicar en esta zona del cuerpo de difícil acceso. Al ser fórmulas mucho más ligeras, ofrecen una rápida absorción perfecta para poder vestirte sin miedo a manchar la ropa y además no obstruyen los poros. Otro ineludible cuidado es la fotoprotección. Cuando tomamos el sol sí recordamos aplicar protección solar en la espalda, sin embargo, en las exposiciones previas, como cuando quedamos a tomar algo y llevamos prendas escotadas en la espalda, solemos descuidar el protector solar. Este descuido puede desencadenar en una hiperpigmentación de los granitos que tengamos o de las cicatrices de algún brote de acné.

placeholder Las cremas hidratantes corporales deben adaptarse a nuestro tipo de piel.  (Unsplash)
Las cremas hidratantes corporales deben adaptarse a nuestro tipo de piel. (Unsplash)


Exfolia una vez por semana

Antaño, la creencia de que frotarse la piel con una esponja de lufa un día a sí hizo que muchas pieles se sensibilizaran en extremo. Cuanto hablamos de exfoliación para tratar o prevenir el bacné, a lo que nos referimos es a una exfoliación física o mecánica a través de scrubs suaves que permitan arrastrar suciedad, residuos y grasa, y dejar respetar la piel pero sin resultar muy agresivos. Exfoliando una vez por semana la espalda, conseguiremos la renovación celular y mejoraremos su apariencia. También puedes explorar con fórmulas seborreguladoras o tipo peeling.

Evitas prendas que no transpiren

Especialmente en verano o cuando practicamos deporte, podemos recurrir a tejidos que no dejen que la piel respire del todo bien, favoreciendo la obstrucción del poro. Tejidos como el algodón o el lino son perfectos para mantener a raya sudoración y acné.

placeholder Los scrunchies son otro accesorio estrella de la coleta baja. (Imaxtree)
Los scrunchies son otro accesorio estrella de la coleta baja. (Imaxtree)

Cuida la alimentación

Desde PromoFarma incluso la denominaban la ‘dieta antibacné’, rica en alimentos con propiedades antiinflamatorias, bactericidas como repollo, la col, el pepino, detoxificantes como la piña, la alcachofa y el espárrago, etc.

Precisamente, la alimentación puede estar especialmente relacionado con el acné en la espalda. “Los acnés que afectan al tronco pueden venir causados por el consumo de corticoides o por alteraciones endocrinológicas como ciertas enfermedades de la glándula suprarrenal”, explican desde Salud.mapfre.es.

placeholder Para conseguir que la piel de la espalda esté lisa y uniforme, es necesario seguir una rutina de cuidado con productos específicos. (Unsplash)
Para conseguir que la piel de la espalda esté lisa y uniforme, es necesario seguir una rutina de cuidado con productos específicos. (Unsplash)

Consulta regular con un dermatólogo

Por supuesto, la visita regular al dermatólogo para crear un plan de tratamiento específico para cada paciente es clave. Él puede recetarte tratamientos tópicos que actúen sobre la hiperproducción de grasa, hiperqueratosis (causa del taponamiento folicular) y la infección asociada como las cremas antibióticas. Como recuerdan desde la AEDV, “para usarlos de forma correcta y evitar efectos secundarios, como la irritación, deben seguirse los consejos del dermatólogo”.

Acné Manchas en la piel Complejos cuerpo
El redactor recomienda