La película de Saint Laurent: ¿salvará el cine a la moda?
  1. Estilo
  2. Moda
EL SÉPTIMO ARTE SE PONE CHIC

La película de Saint Laurent: ¿salvará el cine a la moda?

Las marcas están recurriendo a la gran pantalla para sus nuevas propuestas. ¿Es la herramienta que todos esperaban?

placeholder Foto: Lux Aeterna.
Lux Aeterna.

El coronavirus ha forzado a la moda a plantearse el futuro de las pasarelas, un debate que, pese a llevar años sobre la mesa, se ha acelerado a causa de la pandemia. Marcas como Gucci se embarcan en festivales con los que mostrar sus propuestas, y mientras que las actuaciones musicales y los videoclips se han convertido en la opción B de los desfiles, el cine se perfila ahora como otro salvavidas glamuroso capaz de rescatar a las marcas de moda. Mucho antes de que el mundo se detuviera, Saint Laurent puso en marcha 'Self', un proyecto artístico con el que el director creativo de la marca, Anthony Vaccarello, invitó a artistas conceptuales como la fotógrafa italiana Vanessa Beecroft y el escritor Bret Easton Ellis a capturar la individualidad y promocionar a sus rostros y colecciones.

Fue en febrero del año pasado cuando Gaspar Noé recibió un encargo de Saint Laurent: hacerse cargo de 'Self 04', la cuarta entrega del proyecto. ¿Las exigencias de la pieza audiovisual? Tenían que aparecer modelos y vestuario de Saint Laurent. Aceptó y apostó por las actrices Béatrice Dalle y Charlotte Gainsbourg, imágenes de la marca. El realizador subió la apuesta y se autoimpuso estrenar 'Lux Æterna' en Cannes, que arrancaba en pocas semanas, por lo que con un guion de tres líneas, mucha improvisación y un rodaje frenético, la película logró su objetivo y consiguió una proyección especial de medianoche en el principal festival de cine del mundo.

placeholder Imagen cortesía de Filmin.
Imagen cortesía de Filmin.

El aspecto más llamativo de 'Lux Æterna' es el uso violento que hace de la luz. “La estroboscopia de luz puede ser realmente fascinante ya que juega con nuestras ondas cerebrales. Hay personas a las que estas luces parpadeantes, de colores o no, les pueden transportar a estados irracionales de miedo, mientras otras regresan a un estado de relajación y plenitud. Es un poco como fumarse un porro, algunos se ríen y se relajan, mientras que otros se vuelven locos”, explica el director.

Mientras que muchas marcas han encontrado en los videojuegos su mejor salvavidas y la ficción televisiva se erige como una potente pasarela para las firmas, el cine funciona a su vez como un apetecible colchón sobre el que saltar en plena pandemia.

El problema, como señala la periodista de moda Vanessa Friedman, radica en que en demasiadas ocasiones las marcas pierden el norte en sus proyectos o terminan por resultar aburridas. Ella ha sido una de las más feroces críticas del Guccifest, del mismo modo que lo fue del primer desfile virtual de Chanel, pero no es la única que echa de menos los desfiles. Si antes de la pandemia parecían estar obsoletos, parece que cuando todo vuelva a la normalidad, los fashion shows serán recibidos con entusiasmo tanto por los amantes de la moda como por los editores, que si bien es cierto alguna vez se quejaban del frenético calendario y de cómo este afectaba a sus vidas, ahora echan de menos que la acción ocurra más allá de sus pantallas.

Modelos
El redactor recomienda