El desfile olímpico de Dior
  1. Estilo
  2. Moda
RESORT 2022

El desfile olímpico de Dior

Descubre por qué el desfile de la firma francesa ha sido uno de los más abrumadores de la temporada

placeholder Foto: Dior Resort 2022.
Dior Resort 2022.

El desfile de la colección crucero 2022 de Dior nos ha permitido disfrutar de una experiencia única: la de estar en el interior del estadio Panatenaico de Atenas, donde se celebraron los primeros juegos olímpicos de nuestra era, mientras la cantante Ionna Gika y una orquesta en directo se encargaban de hacer el show aún más evocador. Cabe destacar que hace cuatro años, el Consejo Central Arqueológico prohibió desfilar a Gucci en la Acrópolis, pero ahora Atenas abre sus puertas de lleno a Dior, que con esta presentación majestuosa rinde homenaje a la mítica serie de fotografías que Jean-Pierre Pedrazzini tomó en 1951 en la Acrópolis.

En aquella época, los diseños pertenecientes a la colección exploraban el optimismo tras la guerra, mientras que la colección actual ha querido enfatizar el talento griego. Maria Grazia Chiuri se ha encargado personalmente, junto a su equipo, de buscar a artesanos, creativos y artistas en Grecia para ver su trabajo e incluirlo en la colección.

Así ha sido como el sastre y bordador Aris Tzernovakis, de Argos, ha bordado una clásica chaqueta Bar y el icónico tote bag Book de la maison, y como la artista Christiana Soulou ha realizado las ilustraciones de figuras femeninas de la mitología que aparecen en los vestidos. Chiuri ha ido más allá al incorporar a su colección también los peplos, las únicas prendas que eran exclusivas de las mujeres y que ahora reinventa la directora creativa al combinar elegantes vestidos con prendas de alma deportiva y zapatillas de deporte futuristas. “Quería enviar el mensaje de que no son esculturas, sino que tienen un papel activo en el mundo. Es algo realmente contemporáneo: todo lo que hay bajo los vestidos son detalles técnicos que podrías usar también para correr”, explicaba la diseñadora en un preview parisino de la colección a ‘WWD’.

“Los peplos permiten al cuerpo moverse con libertad y evocan a las mujeres en movimiento, y nadie como una atleta mueve su silueta de una forma realmente activa. Mi idea era aunar estos elementos en el desfile”, asegura la directora creativa. Maria Chiuri Grazia se ha esforzado también por dotar a los elementos clásicos de Dior de libertad, esa que persigue para las mujeres con sus diseños. Frente a los corsés, la prenda insignia de Chiuri es siempre el vestido de diosa, que en esta colección tiene un indudable sabor helénico. Al final del desfile nos hemos quedado sorprendidos ante un vestido con forma de cisne que irrevocablemente ha traído a nuestras mentes el mítico diseño de Marjan Pejoski con el que Björk sorprendió en los premios Oscar de 2001. No resulta tan extraño relacionar a ese vestido con el del desfile, pues en 2014 Maria Grazia Chiuri y Pier Paolo Piccioli incluyeron en su colección de alta costura para Valentino un vestido con un cisne sobre su cuerpo transparente.

Aunque, por supuesto, lo que ocurría sobre la 'pasarela' ha sido impactante y sobrecogedor, el front row del desfile (e incluso el front row casero protagonizado por influencers como Gala González, siempre atenta a las novedades de la maison) ha sido igualmente memorable. Hemos visto a Beatrice Borromeo y a Pierre Casiraghi disfrutar de la presentación junto a personajes tan relevantes como Catherine Deneuve.

Cara Delevingne y Anja Taylor-Joy han demostrado tener una gran relación, pues cuando iban a ser fotografiadas, la actriz se ha encargado de que el vestido de la modelo estuviera perfecto al colocar personalmente los flecos del diseño para lograr la foto 10.

Dior Beatrice Borromeo Pierre Casiraghi Desfiles
El redactor recomienda