Ahora los escotes se llevan en la espalda y así los llevan las expertas en moda
  1. Estilo
  2. Moda
Fichajes

Ahora los escotes se llevan en la espalda y así los llevan las expertas en moda

Para ver lo que de verdad importa en una prenda este verano basta con darle la vuelta

Foto: Rosie Huntington-Whiteley es una de las mejores embajadoras del escote de espalda. (Instagram @rosiehw).
Rosie Huntington-Whiteley es una de las mejores embajadoras del escote de espalda. (Instagram @rosiehw).

Esta temporada el escote será halter o no será. La adoración que la industria de la moda ha mostrado por la estética de los años 70 ha hecho que triunfen los diseños cuyo énfasis está en el cuello y dejan la espalda al descubierto. Es importante tener en cuenta este último punto si se quiere entender el por qué de determinadas prendas que han llegado a nuestro armario. Ahora no importa lo que se muestre o no por delante porque la fantasía queda reservada para la parte de atrás. Es ahí donde encontramos formas en equis, cortes, agujeros, tiras, lazos (flossing), broches, elásticos y cualquier detalle que sea capaz de aportar algo diferencial, incluyendo la opción más aplaudida, la de dejar el espacio completamente desnudo.

El sector nupcial ya le había puesto ojitos hace tiempo a este detalle como esencia de muchos vestidos de novia pero ha sido recientemente cuando el resto se han dado cuenta también de su preciosidad. Givenchy, Dries Van Noten o Victoria Beckham son algunas de las notables casas en las que la apuesta se sintió más firme cuando presentaron sus ideas sobre la pasarela. Después llegaron las firmas de a pie para recoger el testigo y trasladar todo ese glamour propio de alfombras rojas a nuestro día a día. Lo consiguieron de manera clara. No hay que rebuscar demasiado, los catálogos de Zara y Mango están repletos de propuestas en las que el golpe de efecto viene desde el área posterior.

En todos los casos esta tendencia ha sido trasladada a vestidos pero la realidad es que en tops, blusas, jerséis y camisas también se puede conseguir el mismo resultado. Hasta en bañadores se han concentrado todos los esfuerzos en esa fracción del cuerpo este verano. A esto ha contribuido otra de las preferencias claras de los últimos meses por la silueta que ha sido bautizada como cut out gracias a esas aberturas que estratégicamente aparecen sobre el abdomen, bajo el pecho o en los laterales de la cintura. Este patrón ha provocado que se dé un respiro a las formas tradicionales y se cambie el foco para dar con diseños mucho más evocadores. Sensualidad en estado puro. Puede que de un vistazo no lo parezca, pero basta un simple giro para que se descubra que lo mejor estaba escondido.

Cuestión de impacto

Resulta cuanto menos emocionante el saber que lo que de frente se ve sencillo, sobrio, serio incluso, guarda una sorpresa. La impresión puede ser más o menos comedida en función de si deja a la vista los omóplatos, parte de la columna o directamente la espalda entera queda semidesnuda, pero impresión al fin y al cabo. Y ahí está el quid de la cuestión por el que esta tendencia tan instagrameable necesita demostrar que puede llevarse con total normalidad aun cuando no vaya a haber fotos de por medio.

Tal y como ya hemos mencionado, este atributo ya ha sido aceptado de buen agrado por todo tipo de prendas ya sean de estilos o tejidos más o menos formales. Un gran avance en este sentido si consideramos que esta distinción parecía acarrear en exclusiva las etiquetas de nocturna y festiva. Ya no hay momento del día idóneo ni contexto necesario para ser lucido con éxito porque su uso se ha democratizado por completo. Incluso el minimalismo tiene cabida en esta argumentación cuando aparece en piezas lisas sin ningún tipo de artificio.

Ahora bien, que lo más reseñable de un diseño esté en la parte de atrás requiere de una serie de reglas a seguir para que no pierda la gracia. Para empezar, no conviene llenarlo de accesorios puesto que corre el riesgo de desviar la atención. Tampoco se recomienda llevar el cabello suelto en el caso de que este sea largo para evitar algo tan evidente como es que esas particulares “ventanas” a través de las cuales se puede ver la piel en todo su esplendor queden cubiertas, con lo cual es una oportunidad inmejorable de probar distintos recogidos. Y, en tercer lugar, elegir bien el sujetador porque quedará a la vista o, en su defecto, optar por su ausencia.

Pero, sobre todo, si algo hay que tener presente en todo momento es que debe defenderse con seguridad, sin miedo a equivocaciones. Sabiendo que este recurso inesperado es también el más estético. Porque que es así como mejor puede corroborarse su carácter hipnótico.

Tendencias
El redactor recomienda