Logo El Confidencial

Sigüenza, el pueblo medieval que mejor sale en las fotos (y a solo hora y media de Madrid)

Pasea por sus travesañas, entra en la Casa del Doncel y vete a verle (al Doncel) a la catedral, quédate a dormir cual cardenal en el castillo y haz la ruta de los ríos Dulce y Salado. ¿Puede haber mejor plan?

Foto: Pasear por las calles de Sigüenza, un lujo. (Cortesía Molino de Alcuneza)
Pasear por las calles de Sigüenza, un lujo. (Cortesía Molino de Alcuneza)

Sigüenza es un regalo, así de claro. Esta vez no diremos que la villa es de reyes, porque esta lo es, atención, de obispos, de cuando los obispos eran guerreros (literal). Sin duda, otra época, que aquí, al norte privilegiado de Guadalajara, donde al termómetro le da por bajar y bajar y bajar (no temas, solo hay que abrigarse y abrigarse y abrigarse), podrás vivir y revivir hasta hartarte el Medioevo. Te encantará pasearte cual cardenal por sus travesañas (las calles del casco viejo) y cual cardenal también admirar su rico patrimonio para luego ir a dormir, cual ídem, al alcázar, que es llamado el de los obispos. Qué menos. Escápate este fin de semana y verás qué bien sale(s) en las fotos. Y luego piensa si es el pueblo más bonito de España. ¿Estuviste ya en Trujillo, Albarracín o Aínsa? Precisamente a este último pueblo le dio el relevo Sigüenza como capital del turismo rural.

A una hora y media de Madrid (solo)

Si vives en la capital del reino, no tendrás que pensártelo mucho porque Sigüenza está a solo 69 kilómetros de Guadalajara y Guadalajara a solo 56 kilómetros de Madrid, así que el plan viene rodado. Además, de camino y sin salirte de la A-2 contemplarás el magnífico castillo de Torija para ir abriendo boca. Que te espera uno de los parajes naturales preferidos del televisivo Félix Rodríguez de la Fuente -ya sabes, 'El hombre y la tierra'-, que siempre se dejaba caer por aquí. A mil metros de altitud y sobre terrenos abruptos y escarpados, donde campan a sus anchas los buitres leonados. Y te espera, claro, una de las villas medievales mejor conservadas.

La estrella, el Doncel

Por más que las paredes aquí hablen de insignes eclesiásticos, el personaje histórico más popular de Sigüenza es, sin lugar a dudas, el Doncel, el legendario militar del siglo XVI que descansa en la catedral y cuya figura en alabastro serena y pensativa es toda una joya de la estatuaria fúnebre. Para la noble ciudad, un símbolo. Este Martín Vázquez de Arce tiene hasta una casa con su nombre, la Casa del Doncel, tipo torre, de tres plantas y unos magníficos salones decorados con cenefas mudéjares y separados por arcos de yeserías, que, además, ¡es restaurante! Todo habla a gritos de lo principal que fue (y es) el lugar. Solo hay que ver la catedral, a su vez, reina y señora de la plaza Mayor, que fue cosa del cardenal Mendoza, el gran mecenas del Renacimiento español, alcarreño de pro. Es románica, gótica, renacentista, plateresca, barroca y neoclásica, todo a la vez y a su tiempo.

Y en su casa, un restaurante de altura

En la Casa del Doncel, nada más y nada menos, es donde se aloja el restaurante Nöla (www.nolarestaurante.com), en el que podrás degustar tanto su cocina de altos vuelos como los productos de estas tierras y los platos más tradicionales, eso sí, reinventados por Jorge Maestro, que se curtió con Santi Santamaría, Arzak y Berasategui, entre otros de los grandes. Atención a sus migas con pan de hogaza, con morteruelo y huevo cocinado a baja temperatura, y a su pintada en escabeche de miel de romero. Y de postre, mousse caramelizada de leche de oveja. No falta el tapeo, que es obligado, en la plaza Mayor: el Alameda (www.alamedatapas.es) es tu bar. Presume de más de 100 tapas y raciones.

Muchos monumentos en uno

La catedral no está sola, sino muy bien acompañada. De las iglesias de Santiago y San Vicente, románicas ambas; del Palacio Episcopal, de la Ermita del Humilladero, donde está la oficina de turismo; de la Plazuela de la Cárcel y la de las Cruces, del Palacio de los Infantes, del barrio barroco de San Roque, en la Alameda, o del Monasterio de Nuestra Señora de los Huertos. Y hay mucho más. Un conjunto histórico-artístico de los de sobresaliente.

Una noche (o mil) en palacio

Con perdón de los paradores de Santiago de Compostela, Granada y León, este no es un parador más de la red, sino el Parador (www.parador.es), así con mayúsculas. Porque es un castillo soberbio que se levantó allá en el siglo XII en lo más alto de la ciudad como alcazaba árabe, pero que luego fue morada de cardenales, obispos y reyes. Porque aquí podrás dormir (y soñar) bajo dosel, gozar de mucha paz en el que fue patio de armas, salir no a su terraza sino a sus almenas, con vistas de aúpa, y alucinar con su capilla románica. Tal vez te pongas poético, tal vez (desde 90 euros).

Fue castillo de los obispos, hoy es un hotel con historia. (Paradores)
Fue castillo de los obispos, hoy es un hotel con historia. (Paradores)

Y otra en un molino

El de Alcuneza (www.molinodealcuneza.com), que también es histórico, como todo aquí: un antiguo molino harinero del siglo XV que es bucólico por demás y está a solo un par de minutos de Sigüenza, cuyas habitaciones tienen vistas a su jardín o al valle del Alto Henares (desde 152 euros). Podrás leer junto a la chimenea, relajarte en su spa, escuchar -es tal cual- el canto de los pájaros, pasear junto al Henares y probar en su restaurante los productos de su huerta.

Ver esta publicación en Instagram

#megustaelverano #molinodealcuneza #piscina #gastroescapada

Una publicación compartida de Molino de Alcuneza (@molinodealcuneza) el

Un río dulce y otro salado

Además de las calles empedradas, las casas habitadas por la historia y tanto monumento, está el paisaje. Aquí, en la comarca del Alto Henares, afluente del Tajo, se juntan los sistemas montañosos Central e Ibérico. Y aquí está el Parque Natural del Barranco del Río Dulce, donde es posible ver al ya mencionado buitre como pez en el agua, al halcón peregrino, a la nutria, con suerte, y al alimoche. Como curiosidad, aquí también estuvo ubicada la primera fábrica de papel moneda en España, que funcionó hasta 1960. Además, estás de suerte. Porque hay muchas rutas para hacer: la que va de Aragosa hasta Pelegrina, junto al río Dulce (12 km y por terreno llano). O la de la Hoz de Pelegrina (4 km), que recorre lo más abrupto del parque y que pasa por la caseta donde Rodríguez de la Fuente guardaba su material de filmación, y llega al mirador que lleva su nombre, desde donde se ve una impresionante cascada. A este parque hay que sumar la microrreserva de los saladares de la cuenca del río Salado, que es así por el agua que recoge de las salinas. Y esto a 400 km del mar.

No solo Sigüenza

También hay que merodear por los alrededores, hasta dar con el conjunto fortificado de la villa de Palazuelos, una de las pedanías de Sigüenza, que vale mucho la pena; con Carabias, famosa por su iglesia románica, y con Pelegrina, que sobresale por su castillo, naturaleza al margen. Así, hasta desembocar en ese otro pueblo de galardón que es Atienza, también muy pintoresco y con castillo.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios